MUNCH, LA SOLEDAD DEL PINTOR DE FONDO
Munch llega al Museo Thyssen con “Arquetipos”, una completa revisión de su vida y su obra, pionera en el desarrollo del arte contemporáneo
EXPOSICIONES
Octubre 9, 2015

 

 

Pintaba para combatir la soledad del hombre contemporáneo, para entender la vida. Edward Munch llega ahora al Museo Thyssen con “Arquetipos”, una completa revisión de su vida y su obra, pionera en el desarrollo del arte contemporáneo, un carácter sólo reconocido muy recientemente. Es la primera exposición dedicada al artista noruego en Madrid desde 1984.

 

 

 

 

Hasta el 17 de enero se podrá comprobar cómo Munch es mucho más que un grito. La comisaria Paloma Alarcó y Jon-Ove Steihaug, director del Munch Museum, han seleccionado 80 piezas esenciales que muestran la aportación del pintor a la historia del arte moderno y lo convierten en uno de sus pioneros junto a Paul Cézanne, Paul Gauguin y Vincent van Gogh. “Conoció a los impresionistas y le dieron determinadas claves pictóricas. De Gauguin le interesaron especialmente los grabados, la experimentación técnica que había hecho con el grabado, y que Munch llevó más allá; Van Gogh también fue un artista que le interesó a Munch, y por ejemplo aquí tenemos una maravillosa noche estrellada; hay obras también que son muy Matissianas, y es curioso cómo Munch influye en Matisse en el principio de su vida, y luego Matisse le influye a Munch en el final de su vida”, explica Paloma Alarcó.

 

 

 

 

“Arquetipos” recorre también las emociones y obsesiones del pintor en particular y del hombre moderno en general, “conflictos existenciales marcados por el la melancolía, el amor, los celos, la ansiedad, la enfermedad, o la muerte”, explican desde el Museo Thyssen. Las nueve secciones en las que se divide la muestra representan los temas recurrentes del artista y la figura humana en diferentes escenarios, y combinan obras de diferentes épocas de su vida para resaltar el gusto por la repetición temática del artista y el carácter radical y renovador de su pintura, una mezcla de equilibrio y deformación de la formas, de colores mezclados, luminosos, estridentes, de texturas.... herramientas plásticas para,al final, representar estados de ánimo, estados del espíritu cercanos a la obsesión y la ansiedad. Munch fue el pintor que unió el plano universal y los códigos compartidos con el plano más íntimo y espiritual a través de la expresión pictórica.

 

 

 

 

 

Varios escritos del Munch, que acaban de ser editados en España, acompañan las secciones y explican sus motivaciones. En uno de ellos se puede leer: Pinto para entender la vida y para hacérsela entender a los demás.

 

 

COMPARTE ESTE EVENTO

1

OTROS ARTÍCULOS INTERESANTES

Diciembre 9, 2016
EXPOSICIONES
Diciembre 7, 2016
EXPOSICIONES
Diciembre 5, 2016
EXPOSICIONES