DANIEL CANOGAR: DE TAMPA A ALCALÁ 31
La sala Alcalá 31 acoge desde el 28 de noviembre una exposición dedicada a Daniel Canogar. “Fluctuaciones” recoge una muestra representativa de este creador, preocupado por integrar las nuevas tecnologías en el lenguaje artístico contemporáneo.
EXPOSICIONES
Diciembre 5, 2017

Daniel Canogar, “Sikka Ingentium” (detalle), 2017.

 

 

 

Desde muy pronto, Daniel se adentró en el mundo de la imagen para explorar las posibilidades que el uso de las proyecciones podía tener en las propuestas plásticas contemporáneas. En esta senda, la logrado destacar como uno de los artistas españoles de mayor proyección internacional en nuestros días. Algunas de sus obras más destacadas han pasado por el Consejo de Europa, en Estrasburgo, o Times Square.

 

 

 

Daniel Canogar, “Sikka Ingentium”, 2017.

 

 

 

A medio camino entre Madrid y Nueva York, Daniel cuenta a día de hoy con un auténtico equipo de trabajo. La magnitud de sus piezas y la complejidad de sus montajes habían dado tiempo atrás un salto cualitativo que exigía una mayor dedicación de recursos. Además, las nuevas tecnologías requieren estar permanentemente actualizado.

 

 

 

Daniel Canogar, “Storming Times Square”, 2014.

 

 

 

La exposición organizada en Alcalá 31 recoge una muestra representativa de sus últimos trabajos, presididos por la pieza central “Sikka Ingentium”. Esta obra está compuesta por miles de DVDs traídos de todas las partes del mundo, recopilados personalmente por Daniel en sus viajes. Este factor añade un componente crítico a la escultura: una reflexión sobre la obsolescencia de los formatos tecnológicos, que se extiende a lo largo y ancho del planeta. Al mismo tiempo, representa el paso del tiempo. Son como fragmentos de memoria materializados en estos elementos de plástico circular que ahora se desplieguan en esta obra monumental. Una representación de la fragilidad humana expresada a través de la propia evolución tecnológica.

 

 

 

Daniel Canogar, “Tendril”, 2017.

 

 

 

Las ideas de Daniel van más allá de crear una simple propuesta plana y estática. Su último trabajo para el aeropuerto de Tampa, en Florida, es un algoritmo que se amolda y modifica para proyectar la ilusión de una vegetación viva y floreciente, inspirada en la flora de la región. Un reto tanto artístico como tecnológico que se acaba de inaugurar el pasado mes de octubre. 

 

COMPARTE ESTE EVENTO

1

OTROS ARTÍCULOS INTERESANTES

Noviembre 29, 2017
EXPOSICIONES
Octubre 25, 2017
EXPOSICIONES
Octubre 17, 2017
EXPOSICIONES