Dominica Sánchez

Dominica Sánchez

Barcelona, 1945

Las obras de Dominica Sánchez consisten en una observación íntima del mundo natural, son observaciones personales marcadas por un diálogo entre lo frágil y efímero y la musculatura del volumen. Sánchez lleva largos años perfeccionando este lenguaje pictórico, cuya sencillez desmiente la profundidad de las emociones que los dibujos conllevan, no son solo esbozos para las esculturas, sino obras propiamente independientes, realizadas con un lenguaje individualizado que comparte con las esculturas.