Elisa de la Torre

Elisa de la Torre

Madrid, 1990

Presenta un discurso en el que la conexión con la naturaleza es la raíz del proceso creativo, las piezas están generalmente compuestas de elementos matéricos que aportan movimiento y textura a las creaciones llenándolas de vida. Observamos vistas aéreas o panorámicas con claras connotaciones de desarrollo psicomental por sus constantes alusiones al distanciamiento, la observación analítica, la serenidad y la ecuanimidad. Estas obras parten de la exploración de la pintura fluida y fusiones aleatorias que surgen al añadir ciertas sustancias y minerales, provocando reacciones químicas y procesos de cristalización que finalmente dan lugar a topografías de formaciones y texturas similares a vistas de elementos de la naturaleza. Aprendiendo a jugar a con lo incontrolable surge la magia de lo inesperado y la belleza del caos.