Gabriel Pereyra

Gabriel Pereyra

Córdoba, 1968

Las artes plásticas alemanas y el constructivismo ruso han formado el lenguaje pictórico desde su niñez. Cuando descubrió a George Grosz en su adolescencia, nunca imaginó que años después estudiaría con su discípulo en la Art Student League de Nueva York. A partir de ese momento su trabajo se fue desarrollando entre la figuración y el abstraccionismo, hasta que encontró la geometría. Cuando vivió en Alemania, le influyó profundamente encontrarse en la tierra de artistas del movimiento Bauhaus como Josef Alberts, Walter Groupius y Moholy Nagy, quienes marcaron y siguen marcando su vida artística. Cuando llegó a Barcelona descubrió las esculturas de Oteiza, los colores pastel de Dominica Sánchez, la obra de Palazuelo influyendo en su obra consolidándose en un lenguaje que le lleva a tener una conversación con una contemporaneidad de una Europa vertiginosa.