José Cobo

José Cobo

Santander, 1958

El escultor cántabro José Cobo estudió talla de piedra y pintura al fresco en Madrid, en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Después se fue a Estados Unidos para ingresar en la reputada School of the Art Institute of Chicago, donde se graduó como Master Sculptor, en 1985, y en Historia del Arte y Crítica, diez años más tarde. Entre 1994 y 1997 fue profesor de escultura de esta escuela norteamericana. El prestigio de que goza en Estados Unidos ha propiciado que exponga frecuentemente en ciudades como Chicago, Nueva York, Minneapolis o Michigan.

Su producción se centra en la figura humana y también en los animales, y utiliza la escultura en términos clásicos de representación, pese a que la actitud y la posición de sus personajes sean poco convencionales. No suelen ser esculturas para colocar sobre un típico pedestal, sino que están tumbadas directamente en el suelo, colgadas en la pared o del techo, volando, bailando, caminando, en actitud de lanzarse al agua…, o bien están montadas sobre una pequeña tarima con ruedas, como si fueran un juguete. Los materiales que utiliza abarcan una amplia gama que va del bronce a las resinas sintéticas, pasando por la fundición de aluminio o, incluso, el cartón piedra y el alambre. José Cobo utiliza buena parte de las técnicas de la escultura tradicional; realiza un modelado virtuoso que respeta el concepto de realismo, las proporciones, con especial atención a los detalles, pero que engloba también campos marginales como el ámbito de los juguetes, de las figuras de pesebre o de los bibelots. Muchas de sus obras, además, están pintadas, tal como se estilaba en la escultura antigua y la imaginería popular.