José Guerrero

José Guerrero

Granada, 1914

José Guerrero se instala en Nueva York en 1949 donde se relaciona con artistas expresionistas abstractos y participa con su obra en distintas exposiciones, allí es donde halla su lugar en el mundo del arte, con un lenguaje propio que fue descubriendo medida que se incorpora al arte gestual cercano a la primera generación de la Escuela de Nueva York.

Más adelante, vuelve a España con su familia y su amistad con los informalistas del grupo de Cuenca supusieron el reencuentro definitivo de Guerrero con su país natal. En los años setenta Guerrero se erige en referencia para una nueva generación de pintores españoles defensores de la recuperación del gusto por la pintura, por su concepción y práctica, sustentada en la experimentación con los campos de color y abstracta pero no vacía de contenido.En 1984, recibe la medalla de oro al mérito en las Bellas Artes.