Roberto Reula

Roberto Reula

Madrid, 1970

La grandeza de lo pequeño. Siempre me ha llamado la atención la capacidad para condensar todas las calidades humanas en pequeñas esculturas de hombres corrientes, con sus defectos y virtudes. Personajes aislados a pesar de las multitudes, que conectan con el mundo a través de su inacción, en escenas con cierta ironía y retranca. Esculturas de gente que aparentemente no hace nada, solo mira y piensa, que no es poco.