ART MADRID’18 CIERRA SU EDICIÓN MÁS EXITOSA

La Galería de Cristal de CentroCentro Cibeles, espacio en el que se ha celebrado por quinto año consecutivo la Feria de Arte Contemporáneo Art Madrid ha recibido entre el miércoles 21 de febrero y el domingo 25 de febrero más de 20.000 visitantes, entre los que ha aumentado hasta un 20% el porcentaje de público profesional y de coleccionistas, tanto privados como institucionales.

Fotografía realizada por Julia Mateo de Madphoto

Para esta 13ª edición, el comité de selección de Art Madrid’18, formado por el especialista en mercado del arte internacional Ángel Samblancat; el teórico y crítico de arte Alfonso de la Torre, el galerista Javier López Vélez, de 3 Punts (Barcelona) y, el comisario independiente Carlos Delgado Mayordomo, valoró más de una centena de propuestas para dar forma a un programa en el que prima la calidad sin olvidar el potencial de ventas y para el que exigieron a las galerías propuestas coherentes y vanguardistas.

“Me ha gustado la hiperactividad de la feria y el aire de permanente entusiasmo. Y, claro, el espacio de encuentro que se crea entre obras de artistas consagrados y nuevas voces emergentes. Art Madrid se ha convertido en una propuesta muy diferente, en el sentido de distinguida, en el agitado febrero artístico”, opina Alfonso de la Torre. Para Samblancat destaca “la mejor selección de propuestas por parte de los expositores en la feria y la mayor apertura a galerías internacionales, por ejemplo de Latinoamérica con magníficas representaciones como la de Collage Habana de Cuba, de Italia con Casa Falconieri de Cagliari, de Asia con Yiri Arts de Taipei y sus nuevas aportaciones, de Alemania con Schmalfuss y Robert Drees, de Ucrania con Nebo Art Gallery de Kiev y sus emocionantes telas de exquisita factura”.

Fotografía realizada por Miguel Ángel Satué de Madphoto

COLECCIONISTAS ENTUSIASTAS Y ARTISTAS DESTACADOS

Frasco Pinto y Pedro Pinto, directores de la Galería Artizar de Tenerife, destacan la variedad de público en “una feria muy visitada, con amantes del arte de todo tipo. Coleccionistas veteranos, coleccionistas jóvenes, visitantes sin más ánimo que ver arte y curiosos”. En cuanto a ventas, su propuesta, un ONE PROJECT de Carlos Nicanor “ha cubierto y superado las expectativas. La verdad es que ha funcionado muy bien”, aseguran. Jaime Sordo, presidente de la Asociación de Coleccionistas 9915 fue uno de los coleccionistas que eligió una pieza de Nicanor para su Colección “Los Bragales”. Para la galerista Arancha Osoro de Oviedo, el balance ha sido muy positivo y “a pesar de traer una apuesta nueva y personal, difícil en algún caso de defender en un mercado tan amplio, estamos contentos porque se vendió obra de todos nuestros artistas, destacando especialmente las piezas de artistas que han ido a parar a colecciones privadas, como son un acrílico de Jezabel Rodríguez, una obra de gran formato de Nuria Formenti y una pieza del escultor Kiko Miyares”.

Junto a los artistas ya destacados, merecen una mención especial algunos de los y las artistas más apreciados por los coleccionistas y compradores de esta edición, como son el pintor Lino Lago (con varias piezas vendidas con la galería Moret Art de A Coruña), el taiwanés Lai Wei-Yu de la galería Yiri Arts (el pintor más joven de la colección del Museo de Bellas Artes de Taiwan), la escultora Candela Muniozguren que vendió varias piezas de su ONE PROJECT con la galería Bea Villamarín, la coreana Joo Eun Bae, una auténtica revelación de la galería MH Art Gallery de Bilbao, Carmen Calvo, Premio Nacional de Bellas Artes de la que se vendieron varios collages en la galería Art Lounge de Lisboa, o Roldán Lauzán de la galería cubana Collage Habana, uno de cuyos retratos ya forma parte de la Colección Bassat.

Lino Lago

1.Rojo, 2017

Óleo sobre lino

30 x 24cm

Lai Wei-Yu

After School Fight, 2017

Óleo sobre tela

116 x 91cm

Candela Muniozguren

Tetrix 04, 2017

Acero lacado

50 x 20cm

Para Sara Joudi, de la Galería Shiras (Valencia) por primera vez en Art Madrid, “había un perfil de nuevos coleccionistas y de compradores ocasionales que se interesaron mucho por nuestra propuesta y adquirieron obra. Había un ambiente favorable a la venta y comentarios muy positivos sobre la propuesta general de la feria. Nosotros vendimos obra de todos los artistas que llevamos”. Desde otra de las nuevas galerías, Diwap Gallery (Sevilla), su co-director Juan Cruz señala que su paso por Art Madrid ha sido “una experiencia gratificante al ver cómo se va introduciendo la obra de artistas urbanos y de entornos diferentes al habitual, es un camino lento pero hay que hacerlo y tener paciencia y Art Madrid ha hecho muy buena apuesta”.

Javier López, de Galeria 3 Punts de Barcelona, destaca un “público cada vez más interesante y más jóven” que les sorprendió en cuanto potenciales compradores ya que en esta edición han “superado las expectativas de ventas”. La propuesta de 3 Punts incluía, entre otros, a Okuda San Miguel, Samuel Salcedo, Gerard Mas, Mark Jenkins y Ramón Surinyac. En este sentido, la galería alemana Robert Drees, espacio de referencia para el arte contemporáneo en Hannover, destaca “la energía y el entusiasmo de los compradores y amantes del arte entre el público de Art Madrid” sin olvidar “el espacio, una ubicación inigualable para mostrar arte”.

Pepa Salas

Alles wird gut, 2017

Acrílico sobre lienzo

80 x 80cm

Okuda San Miguel

Punk Horse, 2017

Esmalte sintético y fibra de vidrio

68 x 60cm

La propuesta de la galería Luisa Pita, según la galerista, “ha captado la atención de coleccionistas y entidades como la Fundación Caja Burgos con quién he cerrado un proyecto expositivo para Christian Villamide, o colaboraciones con dos estudios de arquitectura para integrar obras de Pierre Louis Geldenhuys en sus próximos proyectos”, cuenta la galerista.

Esta posibilidad de nuevos proyectos, el encuentro con otros profesionales, es una de las experiencias que más aprecian los artistas. “Es el eslabón perfecto para contactar con otras galerías, coleccionistas particulares, compartir experiencias con otros artistas... Participar en Art Madrid, abre un abanico de posibilidades para cualquier artista, motivándolo a seguir creando con ánimo y perspectiva de poder vivir del arte”, explica la española Pepa Salas, representada por la galería Robert Drees.

Para Rubén Martín de Lucas, uno de los artistas más valorados en las última ediciones de Art Madrid con la galería BAT alberto cornejo, las ferias “son un gran dinamizador, sobre todo a nivel mercado del arte (necesario para sustentar toda la estructura). Sirve muy bien como complemento al trabajo, más pausado y profundo, que llevan a cabo los artistas en las galerías e instituciones. Además, poder conocer al público, tener su opinión, contar de primera mano tu discurso... acorta la distancia entre artista y público. La imagen de artista endiosado en su púlpito es engañosa y poco real”.

Rubén Martín de Lucas

Large Wild Garden 03, 2017

Ceras, óleo y esmalte

180 x 240cm

“Es de las ferias en las que más he socializado y me he sentido muy cómodo en contacto con el público, me he sentido muy querido. Me ha gustado mucho participar en una de las mejores ferias de mi país abanderando a una serie de artistas que simbolizan ciertos cambios en el mercado del arte”, añade Okuda San Miguel, Artista Invitado en Art Madrid’18.

Okuda San Miguel, Fotografía realizada por Miguel Ángel Satué de Madphoto

INVITADOS Y PERSONALIDADES

A la inauguración oficial de Art Madrid’18 asistieron, entre otras personalidades los embajadores de Alemania, Brasil, Ucrania, Francia, Suiza, Suecia, Italia, Chile, Rusia, la embajadora de Costa Rica, México, así como el Sr. Pedro Berhan da Costa, Consejero de Cultura de la Embajada de Portugal, la Sra. Natasha Díaz, Primera Secretaria de la Embajada de Cuba, el Sr. Antonio Lee, Agregado cultural de la Oficina Económica y Cultural de Taipei, el Sr. Ryan Matheny Garrido, Agregado cultural adjunto de la Embajada de Estados Unidos, buen ejemplo de la importancia que ya tiene la feria entre los coleccionistas y profesionales extranjeros.

Por parte de las instituciones locales han visitado la feria Dª. Manuela Carmena, Alcaldesa de Madrid, D. Óscar Sáenz de Santa María, Director de Industrias Culturales y del Libro del MECD, D. Luis Serrano, de la Dirección General de Patrimonio cultural de la Comunidad de Madrid, así como Dª. Elisa de Cabo de la Vega Subdirectora General de Protección del Patrimonio Histórico de la Secretaría de Estado de Cultura MECD.

Dª Manuela Carmena junto el artista Antonyo Marest, Fotografía realizada por Sara Ortega de Madphoto

Como representación de instituciones y fundaciones culturales han asistido a Art Madrid’18 Luis Lafuente Batanero, Director General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, Javier del Campo de Fundación Caja de Burgos, Dª. Leticia Martín, Gerente Centro Atlántico de Arte Moderno-CAAM, el Sr. D. Santiago Miralles, Director General de la Casa de América, Dª. María Brancós Barti, jefa de exposiciones de la Fundación Telefónica y Dª Rosario López directora de Proyectos Culturales de la Fundación Banco de Santander.

Aunque las definiciones tradicionales de arte incluyen de un modo u otro referencias a la belleza, el equilibrio y la estética, la posmodernidad introduce cambios en esta máxima y plantea una aproximación al arte desprovista de los conceptos heredados del pasado para reforzar su valor expresivo frente a la búsqueda de lo bello.

Shepard Fairey, "Free speech".

No obstante, los nuevos tiempos traen consigo otras imposiciones y pautas. En un mundo vertiginoso como el actual, donde se hace alarde de tolerancia, integración e igualdad, en ocasiones el exceso de cautela nos sitúa en el lado opuesto y la mesura social de lo “políticamente correcto” deriva en restricciones a la libertad de expresión, censura encubierta, dobles lecturas del mensaje. Hay quien dice que hoy “no se puede decir nada sin que te caigan encima”. Una visita rápida a las redes sociales desvela que, muchas veces, la supuesta libertad que hoy disfrutamos se ha transformado en un inmenso campo en el que andar “como pisando huevos”.

Montaje de la obra "Presos políticos" de Santiago Sierra, retirada durante la feria ARCO'18

No nos engañemos, esto también es un signo de nuestro tiempo. Las opiniones son mejor recibidas cuando se empaquetan con una envoltura de humor e ironía, o cuando se anclan en sitios-comunes ampliamente compartidos. En este contexto, la crítica desde el mundo del arte debería gozar de una mayor permisividad, pero los hechos recientes demuestran lo contrario. La censura por discursos de corte político ha protagonizado portadas de periódicos y todo parece indicar que hay ciertos temas que es mejor no tocar.

Shepard Fairey en su estudio, vía papermag.com

Esto lleva a algunos autores a optar por convertir su obra en estandartes con sentido social donde la carga estética universaliza el mensaje. Digamos que no se busca abiertamente la crítica política, económica o social en composiciones que no dejan espacio a la imaginación (para eso ya existe el fotoperiodismo). El propósito es crear imágenes icónicas con un mensaje embebido en el propio diseño, por eso en este ámbito el arte gráfico es el ganador. Nada nuevo bajo el sol, todo hay que decirlo, pero el logro está en que las creaciones contemporáneas son dignas herederas de todo el acervo compositivo y estético de las décadas precedentes, y en ese sentido, no se les puede quitar el mérito de “refundir” lo antiguo con lo nuevo para crear algo diferente y único.

Shepard Fairey

Big brother is watching you, 2006

Serigrafía sobre papel

61 x 46cm

Shepard Fairey

Earth crisis, 2014

Serigrafía sobre papel

61 x 46cm

Shepard Fairey

Icon Collage Set II, 2016

Serigrafía

97.5 x 76cm

Shepard Fairey es un artista paradigmático en este tema. En sus entrevistas, él mismo ironiza sobre la contradicción que supone criticar al capitalismo en sus obras y luego vender las ediciones por miles de dólares. Bueno, no hay que fustigarse por ello, de otro modo los artistas seguirían siendo aquellos que pueden permitirse vivir de rentas, y se eliminaría la voz de tantos otros que aspiran a vivir de sus creaciones. No olvidemos tampoco que hubo una época (no hace mucho), en que el arte urbano se consideraba vandalismo. Fairey, que se autodefine como artista y activista, ha tenido que enfrentarse a estas polémicas cuando algunas de las piezas que propone no son del gusto de todo el mundo. Y, con todo, una cosa es evidente: sus obras son inconfundibles y han ayudado a difundir un mensaje universal donde las críticas al sistema siempre están presentes. Evidentemente, algunos artistas responden sí a la pregunta con la que habríamos este post: el arte es una herramienta de crítica.