ART MADRID’18 CIERRA SU EDICIÓN MÁS EXITOSA

La Galería de Cristal de CentroCentro Cibeles, espacio en el que se ha celebrado por quinto año consecutivo la Feria de Arte Contemporáneo Art Madrid ha recibido entre el miércoles 21 de febrero y el domingo 25 de febrero más de 20.000 visitantes, entre los que ha aumentado hasta un 20% el porcentaje de público profesional y de coleccionistas, tanto privados como institucionales.

Fotografía realizada por Julia Mateo de Madphoto

Para esta 13ª edición, el comité de selección de Art Madrid’18, formado por el especialista en mercado del arte internacional Ángel Samblancat; el teórico y crítico de arte Alfonso de la Torre, el galerista Javier López Vélez, de 3 Punts (Barcelona) y, el comisario independiente Carlos Delgado Mayordomo, valoró más de una centena de propuestas para dar forma a un programa en el que prima la calidad sin olvidar el potencial de ventas y para el que exigieron a las galerías propuestas coherentes y vanguardistas.

“Me ha gustado la hiperactividad de la feria y el aire de permanente entusiasmo. Y, claro, el espacio de encuentro que se crea entre obras de artistas consagrados y nuevas voces emergentes. Art Madrid se ha convertido en una propuesta muy diferente, en el sentido de distinguida, en el agitado febrero artístico”, opina Alfonso de la Torre. Para Samblancat destaca “la mejor selección de propuestas por parte de los expositores en la feria y la mayor apertura a galerías internacionales, por ejemplo de Latinoamérica con magníficas representaciones como la de Collage Habana de Cuba, de Italia con Casa Falconieri de Cagliari, de Asia con Yiri Arts de Taipei y sus nuevas aportaciones, de Alemania con Schmalfuss y Robert Drees, de Ucrania con Nebo Art Gallery de Kiev y sus emocionantes telas de exquisita factura”.

Fotografía realizada por Miguel Ángel Satué de Madphoto

COLECCIONISTAS ENTUSIASTAS Y ARTISTAS DESTACADOS

Frasco Pinto y Pedro Pinto, directores de la Galería Artizar de Tenerife, destacan la variedad de público en “una feria muy visitada, con amantes del arte de todo tipo. Coleccionistas veteranos, coleccionistas jóvenes, visitantes sin más ánimo que ver arte y curiosos”. En cuanto a ventas, su propuesta, un ONE PROJECT de Carlos Nicanor “ha cubierto y superado las expectativas. La verdad es que ha funcionado muy bien”, aseguran. Jaime Sordo, presidente de la Asociación de Coleccionistas 9915 fue uno de los coleccionistas que eligió una pieza de Nicanor para su Colección “Los Bragales”. Para la galerista Arancha Osoro de Oviedo, el balance ha sido muy positivo y “a pesar de traer una apuesta nueva y personal, difícil en algún caso de defender en un mercado tan amplio, estamos contentos porque se vendió obra de todos nuestros artistas, destacando especialmente las piezas de artistas que han ido a parar a colecciones privadas, como son un acrílico de Jezabel Rodríguez, una obra de gran formato de Nuria Formenti y una pieza del escultor Kiko Miyares”.

Junto a los artistas ya destacados, merecen una mención especial algunos de los y las artistas más apreciados por los coleccionistas y compradores de esta edición, como son el pintor Lino Lago (con varias piezas vendidas con la galería Moret Art de A Coruña), el taiwanés Lai Wei-Yu de la galería Yiri Arts (el pintor más joven de la colección del Museo de Bellas Artes de Taiwan), la escultora Candela Muniozguren que vendió varias piezas de su ONE PROJECT con la galería Bea Villamarín, la coreana Joo Eun Bae, una auténtica revelación de la galería MH Art Gallery de Bilbao, Carmen Calvo, Premio Nacional de Bellas Artes de la que se vendieron varios collages en la galería Art Lounge de Lisboa, o Roldán Lauzán de la galería cubana Collage Habana, uno de cuyos retratos ya forma parte de la Colección Bassat.

Lino Lago

1.Rojo, 2017

Óleo sobre lino

30 x 24cm

Candela Muniozguren

Tetrix 04, 2017

Acero lacado

50 x 20cm

Lai Wei-Yu

After School Fight, 2017

Óleo sobre tela

116 x 91cm

Para Sara Joudi, de la Galería Shiras (Valencia) por primera vez en Art Madrid, “había un perfil de nuevos coleccionistas y de compradores ocasionales que se interesaron mucho por nuestra propuesta y adquirieron obra. Había un ambiente favorable a la venta y comentarios muy positivos sobre la propuesta general de la feria. Nosotros vendimos obra de todos los artistas que llevamos”. Desde otra de las nuevas galerías, Diwap Gallery (Sevilla), su co-director Juan Cruz señala que su paso por Art Madrid ha sido “una experiencia gratificante al ver cómo se va introduciendo la obra de artistas urbanos y de entornos diferentes al habitual, es un camino lento pero hay que hacerlo y tener paciencia y Art Madrid ha hecho muy buena apuesta”.

Javier López, de Galeria 3 Punts de Barcelona, destaca un “público cada vez más interesante y más jóven” que les sorprendió en cuanto potenciales compradores ya que en esta edición han “superado las expectativas de ventas”. La propuesta de 3 Punts incluía, entre otros, a Okuda San Miguel, Samuel Salcedo, Gerard Mas, Mark Jenkins y Ramón Surinyac. En este sentido, la galería alemana Robert Drees, espacio de referencia para el arte contemporáneo en Hannover, destaca “la energía y el entusiasmo de los compradores y amantes del arte entre el público de Art Madrid” sin olvidar “el espacio, una ubicación inigualable para mostrar arte”.

Pepa Salas

Alles wird gut, 2017

Acrílico sobre lienzo

80 x 80cm

Okuda San Miguel

Punk Horse, 2017

Esmalte sintético y fibra de vidrio

68 x 60cm

La propuesta de la galería Luisa Pita, según la galerista, “ha captado la atención de coleccionistas y entidades como la Fundación Caja Burgos con quién he cerrado un proyecto expositivo para Christian Villamide, o colaboraciones con dos estudios de arquitectura para integrar obras de Pierre Louis Geldenhuys en sus próximos proyectos”, cuenta la galerista.

Esta posibilidad de nuevos proyectos, el encuentro con otros profesionales, es una de las experiencias que más aprecian los artistas. “Es el eslabón perfecto para contactar con otras galerías, coleccionistas particulares, compartir experiencias con otros artistas... Participar en Art Madrid, abre un abanico de posibilidades para cualquier artista, motivándolo a seguir creando con ánimo y perspectiva de poder vivir del arte”, explica la española Pepa Salas, representada por la galería Robert Drees.

Para Rubén Martín de Lucas, uno de los artistas más valorados en las última ediciones de Art Madrid con la galería BAT alberto cornejo, las ferias “son un gran dinamizador, sobre todo a nivel mercado del arte (necesario para sustentar toda la estructura). Sirve muy bien como complemento al trabajo, más pausado y profundo, que llevan a cabo los artistas en las galerías e instituciones. Además, poder conocer al público, tener su opinión, contar de primera mano tu discurso... acorta la distancia entre artista y público. La imagen de artista endiosado en su púlpito es engañosa y poco real”.

Rubén Martín de Lucas

Large Wild Garden 03, 2017

Ceras, óleo y esmalte

180 x 240cm

“Es de las ferias en las que más he socializado y me he sentido muy cómodo en contacto con el público, me he sentido muy querido. Me ha gustado mucho participar en una de las mejores ferias de mi país abanderando a una serie de artistas que simbolizan ciertos cambios en el mercado del arte”, añade Okuda San Miguel, Artista Invitado en Art Madrid’18.

Okuda San Miguel, Fotografía realizada por Miguel Ángel Satué de Madphoto

INVITADOS Y PERSONALIDADES

A la inauguración oficial de Art Madrid’18 asistieron, entre otras personalidades los embajadores de Alemania, Brasil, Ucrania, Francia, Suiza, Suecia, Italia, Chile, Rusia, la embajadora de Costa Rica, México, así como el Sr. Pedro Berhan da Costa, Consejero de Cultura de la Embajada de Portugal, la Sra. Natasha Díaz, Primera Secretaria de la Embajada de Cuba, el Sr. Antonio Lee, Agregado cultural de la Oficina Económica y Cultural de Taipei, el Sr. Ryan Matheny Garrido, Agregado cultural adjunto de la Embajada de Estados Unidos, buen ejemplo de la importancia que ya tiene la feria entre los coleccionistas y profesionales extranjeros.

Por parte de las instituciones locales han visitado la feria Dª. Manuela Carmena, Alcaldesa de Madrid, D. Óscar Sáenz de Santa María, Director de Industrias Culturales y del Libro del MECD, D. Luis Serrano, de la Dirección General de Patrimonio cultural de la Comunidad de Madrid, así como Dª. Elisa de Cabo de la Vega Subdirectora General de Protección del Patrimonio Histórico de la Secretaría de Estado de Cultura MECD.

Dª Manuela Carmena junto el artista Antonyo Marest, Fotografía realizada por Sara Ortega de Madphoto

Como representación de instituciones y fundaciones culturales han asistido a Art Madrid’18 Luis Lafuente Batanero, Director General de Bellas Artes y Patrimonio Cultural, Javier del Campo de Fundación Caja de Burgos, Dª. Leticia Martín, Gerente Centro Atlántico de Arte Moderno-CAAM, el Sr. D. Santiago Miralles, Director General de la Casa de América, Dª. María Brancós Barti, jefa de exposiciones de la Fundación Telefónica y Dª Rosario López directora de Proyectos Culturales de la Fundación Banco de Santander.

La adquisición de la primera obra de arte siempre infunde respeto. Un sentimiento difícil de definir que mezcla el vértigo con la adrenalina. Pero por encima de la incertidumbre y la cautela, se impone una sensación placentera de conexión, entendimiento y deseo. Esa obra que, una vez vista, se queda en la memoria, reaparece en el recuerdo varias veces al día y parece querer decirte que está dispuesta a formar parte de tu hogar, es la candidata perfecta para decantar la decisión.

En los primeros pasos, muchos coleccionistas coinciden en señalar que no se parte de un plan establecido, sino que uno va adquiriendo piezas en función del gusto y de la conexión que siente con ellas hasta que, pasado el tiempo, se dan cuenta de que el volumen de obras que acumula puede recibir la etiqueta de “colección”. Así lo relata, por ejemplo, Alicia Aza, cuando afirma que

“No fui consciente de que estaba coleccionando hasta muchos años después, cuando un tercero me nombró como coleccionista y habló de mi colección. En 2005 tomé conciencia de lo que supone coleccionar y decidí articular una colección con una identidad de criterios y soportes”.

Comparte esta misma opinión Marcos Martín Blanco, cofundador, junto a su mujer Elena Rueda, de la Colección MER:

“Coleccionar ha sido una pasión, movida por un estado visceral que te incita a ello. La colección en cuanto a las adquisiciones no ha sido especialmente complicada porque, reconozcámoslo: es fácil comprar porque son todas cosas bellas y tienes alguna idea clara de por dónde quieres ir, pero al principio esas preferencias no estaban tan claras. Es con el tiempo cuando va conformándose un criterio”.

No siempre sucede así, por supuesto, pero para el comprador que se inicia en este sendero, la vinculación personal que traba con su primera pieza es fundamental. Ahí está el germen de una relación duradera que no se limita a una simple cuestión estética, sino que es una ventana abierta al conocimiento, a la exploración, a un mundo que muchas veces nos es desconocido y despierta nuestra fascinación. La semilla de esa conexión es puramente sentimental, y es precisamente ese impulso el que determina las primeras adquisiciones. La primera pieza nunca se olvida.

Art Madrid'20, foto de Ana Maqueda

Superando las recomendaciones habituales que se hacen por parte de asesores y agentes, rara es la ocasión en que el amante del arte se decide a comprar por pura inversión. Esos caminos suelen abrirse más adelante, cuando ya el volumen de piezas es considerable. Además, hay quien está un poco en contra de este concepto clásico del coleccionista tradicional, abordado desde una visión excéntrica, elitista y poco accesible. Muy al contrario, los compradores de arte son, por encima de todo, amantes del arte, seres sensibles y permeables al estímulo creativo que en un momento dado se deciden a profundizar en esa relación que ya mantienen con el arte para llevarse una pieza a su casa.

No es tan complicado superar esa pequeña barrera psicológica que convierte al visitante en comprador si se aborda el tema desde una óptica más personal e intimista que de consideración social. Para ello son de gran ayuda las obras de pequeño formato, la obra gráfica o la fotografía seriada, cuya horquilla de precios, por lo general más asumible, permite hacer una comparación más próxima a los gastos que pueden abordarse de manera cotidiana. De este modo, la compra de arte entra dentro del abanico de actividades factibles y se transforma en algo próximo y posible.

Art Madrid'20, foto de Marc Cisneros

En ese momento comienza una relación con el arte distinta, basada en la pura experiencia y en la convivencia con la pieza adquirida. Quizás pueda verse como un acto de atrevimiento, pero en numerosas ocasiones es más una cuestión de necesidad y de transformación. Los coleccionistas también coinciden en señalar que la adquisición de obra es un ejercicio de análisis personal y de abrirse a un nuevo campo de conocimiento que antes nos era ajeno. Alicia Aza explica que la razón por la que adquirió su primera pieza de videoarte, de Sergio Prego, es porque no la entendía y porque la veía como un reto y una oportunidad de superarse personalmente. Esta ventana abierta al conocimiento da lugar a nuevas conexiones y a entablar vínculos con los creadores, como una de las partes más fascinantes del proceso. Candela Álvarez Soldevilla explica que

“creo que lo más interesante en el mundo del arte es hablar con los artistas. Son personas provistas de una sensibilidad especial a las que escuchar y entender”

Y Alicia Aza también dice:

“Puedo compartir la satisfacción de poder contar hoy en mi círculo de amistades más cercanas con muchos artistas y eso supone un largo camino recorrido”.

Así, con obras que se presentan como asumibles dentro del horizonte de gastos que cada uno estima viable, es fácil encontrar una pieza que nos atrape. Desde ese momento, nuestro hogar también evoluciona hacia un espacio en el que el arte tiene un lugar y una presencia permanentes, y no cabe duda de que eso nos transforma por dentro.

Art Madrid'20, foto de Henar Herguera

Jaime Sordo, propietario de la colección Los Bragales y fundador de la Asociación de Coleccionistas de Arte Contemporáneo 9915, siempre ha definido su relación con el arte como una verdadera pasión y una necesidad vital. Para los compradores que se inician en esta senda tiene la siguiente recomendación:

“Es condición imprescindible que sienta la necesidad de convivir con la pasión de disfrutar de las obras. Otro aspecto muy importante es que antes de la toma de decisiones para las compras se informen, con lo cual es necesario leer prensa y libros especializados, visitar exposiciones y museos y mucho contacto con el galerismo, que es una fuente importante de información y muy concreta de los artistas que representa. Por último, la presencia en ferias de arte nacionales e internacionales. Todo ello genera información y formación”.

En efecto, las ferias se han convertido en un buen lugar para el descubrimiento porque condensan una amplia oferta y permiten una toma de contacto diversa y global de forma concentrada. Por esta razón, muchos compradores de nueva generación se inician en el contexto de un evento como Art Madrid, cuya cercanía y calidad constituyen una oportunidad única de conocer, empaparse y contagiarse de la pasión por el arte.


(*) citas extraídas de varias entrevistas difundidas en medios de comunicación públicos entre 2013 y 2019.