Galería Vanguardia participa en Art Madrid?16

 

Obra de Alfonso Batalla.

 

 

La Galería Vanguardia, fundada en 1984 y situada en pleno centro de Bilbao, junto al Museo Guggenheim y la pasarela de Calatrava, es una de las galerías veteranas del panorama artístico de la ciudad y una visita fundamental para conocer su pulso creativo.

 

 

 

 

José Ramón Anda.

 

 

Dirigida por Petra Perez Marzo, la galería Vanguardia se centra en la difusión y comercialización del arte contemporáneo más actual y las nuevas tendencias del arte emergente. En su programa, con una media de 7 exposiciones al año de artistas nacionales, locales e internacionales, se mezclan propuestas de todas las disciplinas prestando especial atención a las nuevas tecnologías y a la realización de actividades paralelas para todo tipo de público y enfocadas a la mayor visibilidad, percepción y entendimiento del arte de nuestros días.

 

 

 

 

 

Desde 1990 Vanguardia participa en Ferias Internacionales como Colonia, Art Forum Berlin, Art Brussels, Arco y también ha estado en FIAC, Paris y Arte Lisboa.

 

 

Algunos de los artistas representados por la galería son Txaro Arrazola, Elena Asins, Martin Assig, José Manuel Ballester, Jaime Davidovich, Juan de Sande, J.R.Morquillas, Rut Olabarri, Carlos Pazos, Josué Pena, Javier Pérez, Txuspo Poyo, Mabi Revuelta, Begoña Usaola y José Zugasti. Y en Art Madrid’16 participan con una propuesta conjunta con los artistas Alfonso Batalla y José Ramón Anda.

 

 

 

Cuando maestría, imaginación y originalidad van de la mano, no podemos sino quitarnos el sombrero ante una obra. Así es el trabajo del artista Faig Ahmed, que fusiona tradición con contemporaneidad en sus impresionantes alfombras trenzadas, piezas que obligan a mirar atentamente y a analizar la confección y el mensaje que nos trasmiten.

Retrato de Faig Ahmed con una de sus obras (imagen de Sarah Benet, en www.animationpagoda.com)

Faig Ahmed (Azerbaiyán, 1982) es un creador incansable cuya obra rescata una de las principales señas culturales de esta región del mundo, conocida, al igual que otros países del entorno, por sus magestuosas alfombras, una tradición que se remonta varios milenios atrás como un signo de identidad colectiva hasta convertirse en un referente mundial. Sus dibujos hipnóticos de composición simétrica, que a veces semejan elementos mirados a través de un caleidoscopio, se desplieguan en capas tejidas de colores vivos con enorme impacto visual.

Faig Ahmed, obra de la serie "Liquid" (imagen www.animationpagoda.com)

Esta práctica sintetiza toda la historia del pueblo persa hasta convertirla en un símbolo cultural que transmite un amplio conocimiento acumulado a lo largo de los siglos. Esta tarea ha estado tradicionalmente atribuida a las mujeres, que siguen patrones de color y composición hasta dar el acabado perfecto que todos conocemos. La obra de Faig Ahmed es una forma de homenagear este trabajo meticuloso e invisible y ofrecer una relectura que tiene puentes con el pasado.

El artista de graduó en Bellas Artes en Baku, en la especialidad de escultura, y aunque su producción es muy diversa, se ha hecho célebre por sus trabajo con alfombras, un tipo de piezas con las que fue presentado en el pabellón de Azerbaiyán de la bienal de Venecia en 2007. Hoy, forma parte de importantes colecciones y museos alrederor del mundo.

Faig Ahmed, “Secret Garden”, 2017, (imagen de voltashow.com)

Como él mismo explica, el objetivo es canalizar el arte conceptual, con una fuerte base de abstracción colorista, a través de técnicas tradicionales, alejadas de lo que es habitual en el ámbito de las artes visuales. En su opinión, es imprescindible mirar al pasado para hallar esa conexión mística y espiritual que trata el paso del tiempo y nuestra ubicación en el momento de la historia. Su trabajo plantea una pregunta abierta sobre lo que es cierto y lo que no, lo que debería ser, lo que realmente vemos, y lo mucho que le debemos a nuestra herencia cultural para estar hoy donde estamos.

Faig Ahmed, "Set Your Life On Fire" (imagen de www.inverse.com)

El resultado es una obra ecléctica, que mezcla disciplinas y técnicas, en proyectos de grandes dimensiones sobre los que trabaja previamente en ordenador. Una tarea de descomposición y deconstrucción que lleva a cabo con gran inspiración para dar lugar a algo completamente nuevo y fascinante.