I AM SUAREZ BY OKUDA SAN MIGUEL, JOYERÍA CONTEMPORÁNEA EN ART MADRID’18

SUAREZ e Ink and Movement se alían para revolucionar el mundo de la joyería y lanzan I am Suarez by Okuda San Miguel, colección de joyas únicas, atrevidas y elegantes que podréis ver en #ArtMadrid18.

Buscando nuevas vías de expresión creativa y proyectando la tradición joyera hacia el futuro nace I am SUAREZ, la alianza entre una de las sagas de joyeros más emblemáticas de nuestros país, con 75 años de experiencia y exclusividad, Suarez, y el equipo de Ink and Movement, pioneros en la creación de grandes eventos de arte urbano y representantes de algunos de los nombres con más proyección del “nuevo arte contemporáneo”. I am SUAREZ es una iniciativa que busca mostrar al mundo el talento y el saber hacer de un grupo de artistas, diseñadores, artesanos y empresarios españoles que quieren entender y potenciar la estética de nuestro tiempo. Una fusión única para poner en valor la creatividad española dentro y fuera de nuestras fronteras.

Y, cómo no, el primero de los artistas seleccionados para este mágico combinado es Okuda San Miguel, atrevido, original y elegante como las 5 piezas que componen la colección i am SUAREZ by Okuda San Miguel: 3 sortijas, un brazalete y un colgante que los artesanos han trabajado mano a mano con Okuda para trasladar a las piedras y metales preciosos (oro rosa, diamantes, zafiros de Madagascar) las facetas geométricas y coloristas y los motivos e imágenes de sus esculturas y murales a gran escala. Los forros llevan calados una firma a mano alzada del artista que hace un guiño al uso del spray.

“Intervenir en otras disciplinas, transgredir formatos y técnicas, experimentar… es algo que me encanta. En esta colaboración junto a Suarez, además, he tenido la oportunidad de trabajar con los artesanos y los profesionales de Suarez, y por lo tanto de aprender de ellos. Ha sido un trabajo conjunto tratando de dar con los elementos y tipos de joyas con los que mejor plasmar mi cromatismo geométrico sobre una superficie totalmente nueva para mi”, asegura Okuda.

En #ArtMadrid18, el jueves 22 durante la mañana, tendrá lugar la presentación al público de la colección I am SUAREZ by Okuda San Miguel con la presencia del artista y un maestro joyero que diseñarán juntos una joya en exclusiva para un invitado sorpresa.

El público de Art Madrid no puede ser menos y, todo aquel que quiera customizar y personalizar una de las piezas de la colección puede hacerlo en el propio stand de Suarez de Art Madrid18, concertando una cita previa, los días 23 y 24 de febrero entre las 19:00 y las 20:00 para poder trabajar directamente con Okuda y el maestro joyero.

El arte es un lenguaje expresivo que no se conforma con seguir las pautas preestablecidas y se atreve a explorar nuevas opciones creativas. Sí, estamos ante algo intrínseco y consustancial al arte, porque una de sus finalidades es cuestionarse la razón de ser de nuestra realidad, ir un paso más allá de la ortodoxia instaurada, romper con el clasicismo y plantear un reto tanto para los artistas como para los espectadores. Y en este magma creativo, la incursión de nuevas técnicas y la combinación de disciplinas es el caldo de cultivo ideal para originar nuevos movimientos y tendencias.

Yoshi Sodeoka, “Utopia”

El arte experimental no empezó a designarse como tal hasta bien avanzado el s. XX. Hasta entonces, la eclosión y sucesión de movimientos artísticos dieron paso a manifestaciones cada vez más abstractas, más alejadas de la estética clásica, arquetípica e impostada, que había vivido pequeños episodios de evolución sobre la aparición de nuevas técnicas, pero con una producción muy basada en las exigencias del mecenas de turno. Era la dominación de los motivos religiosos, las reconstrucciones de relatos mitológicos, la tiranía de los retratos regios y nobiliarios, la expansión de los paisajes pomposos. Sin embargo, el siglo pasado fue la cuna del concepto de artista moderno, un autor autónomo, independiente, irreverente y difícil de dominar que quiso refugiarse también en un nuevo lenguaje para vivir al margen de los cánones.

Nacho Criado

Casi siempre, en sus inicios, las nuevas propuestas expresivas que se alejan del academicismo suelen recibir una dura crítica por parte del grupo más conservador y consolidado de las bellas artes. No olvidemos que esto mismo les había pasado a los impresionistas, abiertamente rechazados por los autores más tradicionalistas, que veían en su estilo una suerte de subversión (y hasta perversión) de la pintura. Hoy, en cambio, este movimiento de finales del s. XIX se ha consolidado como un referente ineludible de la historia del arte.

Cristopher Cichocki, “Fish With Enamel Illuminated by Ultra Violet Radiation”

Igualmente, toda forma experimental tiende a tratar temáticas menos amables y más arriesgadas que den cauce a las grandes inquietudes del momento. Por eso mismo, estas formas de expresión suelen asociarse con la crítica abierta al sistema establecido y el status quo de poder. Nada mejor que enturbiar la crudeza de un replanteamiento social con un golpe de efecto novedoso, como el que el arte experimental propone. Una ruptura de las reglas que exige una doble lectura para llegar al fondo del asunto. Porque, en esta corriente, pocas veces las cosas son lo que parecen.

Jim Drain

Así, el arte experimental se alimenta de recursos contemporáneos y construye su mensaje sobre el valor del propio discurso: importa más lo que se quiere decir que cómo se dice. La imagen, los elementos “extra-artísticos”, la influencia de otras profesiones y el impacto mediático juegan un papel fundamental en esta corriente aún hoy difícil de definir y concretar. El propio desarrollo del tejido artístico en cada momento y lugar determinan la expansión y acogida de estos modelos. La vieja y veterana Europa, tan apegada a su historia y herencia cultural, siempre ha ido a la zaga de otros focos pioneros, como los venidos del otro lado del charco. Quizás la ausencia de un peso histórico milenario y la inconsciencia de vivir una realidad con un pasado apenas bicentenario sirvan de impulso para marcar tendencia y erigirse en el campo de experimentación por excelencia. Perdamos el miedo a equivocarnos y probar.