Art Marbella celebra su primera edición en pleno verano

Fotografía de Erwin Olaf_Shenzen. Portrait 2/Waiting. 2014
 

Art Marbella aparece como “la primera gran feria de arte del Mediterráneo” y en ella participan cerca de 40 galerías entre las que se encuentran la brasileña Baró Galeria, la italiana FL Gallery, la londinense Narrative Projects, la portuguesa Filomena Soares y algunas de la galerías españolas más importantes. Contarán, además, con secciones dedicadas a proyectos específicos de artistas invitados, un programa para VIP y Coleccionistas y espacios de investigación y educación dirigidos por comisarios internacionales.

El arte encuentra este verano un “punto caliente” en Marbella, “una de las ciudades más importantes del verano europeo y que atrae gran número de visitantes de alto poder adquisitivo de toda Europa, así como de Rusia y el Medio Oriente”, explica su promotor  Alejandro Zaia. “Es una gran oportunidad de establecer una feria internacional de un altísimo nivel de calidad enfocado a este público. Podemos ayudar a expandir las fronteras del coleccionismo, introduciendo nuevos jugadores y generando un entorno en el cual artistas, curadores, galeristas y coleccionistas se comunican y comparten información sobre las últimas tendencias en arte, y se expone el trabajo de los mejores artistas”, añade.

Zaia fué co-fundador de las ferias Pinta New York (2007) y Pinta London (2010), director de la colección Mundus Novus dedicada al arte latinoamericano contemporáneo, y miembro del comité de consultores internacionales del Museum of Latin American Art of Los Angeles (MOLAA) y el ART Museum for Private Collectors. Zaia es un reconocido experto en comunicación y marketing, habiendo fundado y liderado compañías de comunicación en Argentina, Chile, Mexico y los Estados Unidos. Su idea es “ofrecer al público una selección de arte de excepcional calidad, donde las propuestas más novedosas coexistan con grandes obras de las vanguardias históricas del Siglo XX”.

 
Obra de Juan Luis Moraza. Cortesía de Galería Espacio Mínimo. 

 

Junto a él, un comité de comisarios con grandes nombres del arte contemporáneo como Omar Lopez-Chahoud, director de la feria UNTITLED de Miami; Neri Torcello, a cargo de la sección Masters; y Maria Chiara Valacchi, directora de Spazio Cabinet Foundation en Milan, encargada de proyectos especiales y Bruno Leitão, encargado de mostrar la escena artística portuguesa y madrileña a través de los proyectos Portugal, Contact Zone y New Madrid.

Su objetivo es desarrollar una feria de arte contemporáneo con ciertas referencias a artistas más establecidos, dando significado y contexto para los artistas jóvenes. 

 
Obra de Misha Bies Golas. Sin título. Cortesía de galería Adhoc (Vigo).

 

La feria, con una nutrida participación española, se celebra en el Palacio de Ferias, Exposiciones y Congresos de Marbella.

Listado de participantes:

 

Adhoc – Vigo , España

Alarcon Criado – Sevilla , España

Alimentacion 30 + Salón – Madrid , España

APGallery – Madrid , España

Area 72/Punto – Valencia , España

Art Nueve – Murcia , España

Aurora Vigil-Escalera Galería de Arte - Gijón, España.

Bacelos – Vigo , España

Baro Galeria – Sao Paulo , Brazil

Carlos Carvalho – Lisboa , Portugal

Carreras Mugica – Bilbao , España

Daniel Cardani – Madrid , España

Elephant Kunsthall – Lillehammer , Norway

Espacio Mínimo – Madrid , España

F2 Galeria – Madrid , España

Fernando Pradilla – Madrid , España

Filomena Soares – Lisboa , Portugal

FL Gallery – Milan , Italy

Galeria de las Misiones – Montevideo , Uruguay

Galeria El Museo – Bogota , Colombia

Galeria Pelaires – Palma de Mallorca , España

Gema Llamazares – Gijon , España

L21 Gallery – Palma de Mallorca , España

Mark Hachem – Paris , France

Max Estrella – Madrid , España

Michel Mejuto – Bilbao , España

Narrative Projects – London , United Kingdom

Odalys Madrid – Caracas España , Venezuela

Opere Scelte – Turin , Italy

Red Penguin – San Pedro de Alcantara , España

Rodrigo Juarranz – Aranda del Duero , España

Rosa Santos – Valencia , España

Saro León – Las Palmas de Gran Canaria , España

Set Espai D’Art – Valencia , España

STOA Gallery – Estepona , España

Twin Gallery – Madrid , España

Yusto/Giner – Marbella , España

 

Dentro de los perfiles profesionales especializados que se pueden encontrar en el sector cultural, y más concretamente, en el ámbito de las artes visuales, una de las ocupaciones más recientes es la del comisario. Si la década de los 80 fue el auge del rol del artista, con su carácter innovador y la puesta en valor de su figura como articulador esencial de las propuestas creativas, el final de siglo trasladó el interés hacia los propios centros expositivos y su labor como custodios de la producción actual y como espacios para dar cabida a todas las propuestas. El cambio de milenio introdujo con fuerza en este panorama el rol del comisario. Quizás unido a una crisis de identidad social, quizás a la complejidad que está adquiriendo actualmente los proyectos contemporáneos, la necesidad de construir, articular y ahondar en los discursos artísticos se hizo evidente.

Aunque las funciones encomendadas a esta profesión no son nuevas en su totalidad, pues antes habían sido asumidas por conservadores, críticos o expertos según las temáticas, el rol ha adquirido solidez porque aúna todas estas finalidades al tiempo que permite la especialización de otros profesionales en sus respectivos ámbitos de competencia. Ahora bien, como algunos comisarios mismos señalan, no debe olvidarse el espíritu genuino de esta figura, que ha nacido para facilitar el entendimiento del discurso, crear narrativas dentro de un contexto en ocasiones caótico y disperso, mediar entre las obras y el espectador y crear puentes entre el arte contemporáneo y la sociedad.

El arte de nuestros días plantea multitud de incógnitas para el visitante que debe enfrentarse a propuestas muchas veces alejadas de los cánones estéticos pautados, lo que da paso a la incertidumbre y el desconcierto; pero, a su vez, estas obras emplean un lenguaje más cercano, unos materiales y hasta composiciones desprendidas de la sofisticación y el alarde técnico de antaño, algo que, lejos de favorecer la proximidad con el mensaje, genera cierto distanciamiento. Lo que acabamos de describir es parte de la esencia misma del arte actual. El cuestionamiento de las pautas formalistas y el recurso a elementos tangibles más utilitarios que embellecedores son los nuevos criterios de la creación, donde, por encima de todo prima el mensaje que se quiere transmitir.

Asimismo, otra característica intrínseca de la obra de nuestro tiempo es la preocupación de los artistas por temáticas más inmediatas, por cuestiones de carácter social, político y económico que buscar crear un revulsivo narrativo y conceptual, dejando atrás la prioridad estética o, mejor dicho, haciendo del discurso su propia estética. En este contexto, por extraño que pueda parecer, la creación contemporánea se encuentra con una barrera lingüística dificultando el entendimiento del espectador. Y a esta circunstancia se suma la abundante producción actual, abarcando un amplio abanico de temáticas que no son sino trasunto de nuestra sociedad diversa y globalizada.

El comisario contribuye a facilitar esa comprensión articulando un discurso coherente que permita la agrupación de ideas conexas para cohesionar el mensaje. Esto exige tener un profundo conocimiento del estado actual del arte, de las líneas de trabajo de los creadores, de las propuestas estéticas más recientes y de las demandas reales de la sociedad para tender un puente al diálogo y permitir el acercamiento al arte. Si el arte se ocupa de los mismos asuntos que nos preocupan a todos, ¿cómo no vamos a compartir sus postulados? La mediación cultural requiere del trabajo de los comisarios para abrir una pequeña ventana a la reflexión y para posibilitar un espacio de intercambio y de generación de ideas. Compartimos el pensamiento que José Guirao expresó en una entrevista reciente: “El comisario es alguien que desvela algo nuevo y sería un error que los comisarios se conviertan en gestores”.

Entendido así el papel del comisario, muchas instituciones se han subido al carro de crear convocatorias específicas para que los nuevos profesionales puedan dar salida a sus propuestas. Recordemos a modo de ejemplo la convocatoria “Inéditos” de La Casa Encendida, “Se busca comisario”, de la Comunidad de Madrid, o la convocatoria de Comisariado de La Caixa.