Del divisionismo al futurismo en Fundación Mapfre.

 

 

 

Hasta el 5 de junio, en la Fundación Mapfre de Madrid nos dan la oportunidad de saber un poco más sobre una época determinante en la historia de Italia, de finales del S.XIX a principios de XX, cuando la situación política, económica y social del país sufría una profunda crisis que determinaría en gran parte su concepto de nación de cara a la cercana Guerra Mundial. Asímismo, los artistas se embebieron de la realidad reinante e hicieron de sus obras un homenaje a su pueblo, comprometiéndose con sus carencias y penalidades y, muchos de ellos, participando de una intensa vida política.

 

 

 

La exposición 'Del divisionismo al futurismo. El arte italiano hacia la modernidad', organizada en colaboración con el Museo de Arte Moderno y Contemporáneo de Trento y Rovereto, incluye 78 cuadros en 5 secciones, plantea cómo los pintores italianos encuentran un estilo que desemboca de forma natural en las vanguardias del siglo XX. Divisionismo y futurismo definen así el nacimiento de la moderna pintura italiana.

 

 

 

En una primera época, los pintores están profundamente influidos por el impresionismo y el puntillismo, por los estudios de la luz a los que pusieron firma italiana descomponiendo la pintura en 3 colores primarios creando un efecto vibrante sin igual, así nace el divisionismo. Sus temas reflejan paisajes naturales y escenas populares (bailes, maternidades…) hasta que empiezan a fijarse en las ciudades y en las desigualdades sociales, en la idea de transformación y de futuro. De esa época es Reflexiones de un hambriento, de Emilio Longoni, presente en la muestra.

 

 

El estallido de la lucha obrera y las protestas sociales en las capitales económicas italianas actúa como revulsivo en muchos artistas que se ven impelidos a abanderar la revolución. Un caso de éxito fué el futurismo, movimiento surgido en torno al manifiesto de Marinetti que invitaba a la ruptura, a la violencia y a la industrialización como solución de todos los problemas en vísperas de la Gran Guerra. Entre los artistas que se sumaron a este movimiento estaban los divisionistas Boccioni, Carrà o Balla.

 

 

 

El movimiento, la velocidad, la luz y el color eran símbolos de la vida moderna y este impulso fortalecía la idea de nación joven, fuerte y unida. El futurismo, una de las principales vanguardias del inicio del S.XX, desembocaría en una estética netamente abstracta y contemporánea sin olvidar nunca su militancia en la representación de la luz y el color.

 

En Art Madrid amamos el arte en todas sus vertientes. Por ello, con motivo de nuestro 15º aniversario y gracias a Cooltourspain.com , los asistentes a la feria Art Madrid’20 tendrán la posibilidad de disfrutar gratuitamente de una visita guiada de arte urbano para descubrir el street art que esconde Lavapiés, uno de los barrios más multiculturales y coloridos de Madrid.

Con el código ARTMADRID2020

y tu entrada para la feria ArtMadrid’20 podrás disfrutar de manera gratuita del "Street art Tour Lavapiés" los días 26, 27 y 28 de febrero a las 11:00 de la mañana. El aforo es limitado, así que no lo dudes, reserva tu cita en Cooltourspain.com y una vez recibida la confirmación solo tendrás que ir con los ojos bien abiertos para disfrutar de esta magnífica experiencia.

El street art o arte urbano es la expresión del arte en los espacios públicos ya sea en forma de murales en edificios restaurados, graffiti, pintura de calle o acciones artísticas comisariadas. ¿Cuáles son las historias de fondo de cada artista? ¿Cuáles son los problemas sociales que afectan a nuestra ciudad?

Este proyecto social, cultural y educativo nació en 2016 para dar una respuesta a estas preguntas y mostrar el mensaje que esconden las obras de arte de tantos artistas nacionales e internacionales que han pintado el barrio de Embajadores. Se convirtió así el primer street art tour en Madrid con carácter diario.

Cooltourspain te mostrará la capital española de una manera alternativa y sus guías compartirán su conocimiento sobre el mejor street art de las zonas de Lavapiés y Malasaña. Del mismo modo, su Fundación colabora con proyectos sin ánimo de lucro y asociaciones locales para que personas en riesgo de exclusión social puedan aprender las técnicas utilizadas por grafiteros madrileños. El recorrido tiene dos horas de duración y comienza en la Entrada Teatro Valle Inclán (Calle de Valencia, 1).