Arte para el que necesitarás una lupa

Dalton Ghetti.

 

 

 

Cuando los lápices ya no se usan para dibujar, sino como materia prima para esculpir. Este es el trabajo de Dalton Ghetti, un carpintero brasileño que dedica su tiempo libre a trabajar los lápices hasta crear estos objetos en miniatura con los que, sin duda, se nos quitarán las ganas de sacarles punta.

 

 

 

Dalton Ghetti.

 

 

 

Al contrario de lo que pudiera pensarse debido al pequeño tamaño de estas piezas, Dalton invierte en cada una de ellas una media de 2 o 3 meses, y en algunas de ellas más. Se interesó por este formato a la edad de 25, aunque para entonces ya contaba con experiencia como escultor. Como él mismo explica: “Un día, tomé un lápiz y comencé a tallar su punta. La idea era llamar la atención de la gente hacia las cosas pequeñas. Lo pequeño es hermoso…”.

 

 

 

 

Ant-Man (trabajo para Marvel, Londres, 2015).

 

 

 

Slinkachu es un artista británico que ha decidido hacer del entorno urbano su particular estudio de creación en el que instala sus universos en miniatura. A pesar de la contradicción aparente entre las dimensiones de las calles y los edificios y el de sus piezas, el resultado es fantástico. Desde 2006, Slinkachu recrea incansablemente escenarios diminutos. Su trabajo de fotografía se ha recogido en los libros Little People in the City (2009), Big Bad City (2010) y Global Model Village (2012).

 

 

 

Slinkachu.

 

Tatsuya Tanaka.

 

 

 

El artista japonés Tatsuya Tanaka trabaja desde 2011 en crear un calendario con una imagen diaria en miniatura, en la que reproduce escenas de la vida cotidiana, muchas veces con un toque de humor. Como él mismo expresa, muchos de nosotros compartimos pensamientos sobre cómo algunos pequeños elementos de la vida diaria se asemejan a otras cosas, como el brócoli a un frondoso árbol. Este artista ha querido reunir un catálogo de estampas en las que sacar partido a estos pensamientos con un cambio de escala radical. El proyecto se llama Miniature Calendar.

 

 

 

Tatsuya Tanaka.

 

Si las artes visuales despiertan las emociones en el espectador, y también la gastronomía, en su máxima expresión, puede provocar un efecto similar, la relación entre ambas “disciplinas” está más que demostrada.

El queso es una pieza fundamental dentro de la gastronomía, y su diversidad le permite formar parte de los diferentes espacios de ésta, desde los entrantes a los postres. Es por ello que Art Madrid lo incluye en esta edición de la feria desde un lugar ambicioso, en el cual se le da al queso un acercamiento a la propia creación de una obra de arte, tanto desde el punto de vista del tiempo invertido en su proceso de ejecución como del estudio prácticamente personalizado que se le dedica a cada uno de ellos durante su elaboración.

Como si de un artista plástico se tratase, el Maestro Afinador de quesos ejecuta una serie de acciones convirtiendo cada pieza en un elemento exclusivo e individualizado. Esto es lo que consigue la quesería madrileña QAVA de Quesos y su Maestro Afinador José Luis Martín.

“QAVA & MARTÍN AFINADOR es un nuevo concepto de tienda: un espacio singular diseñado para degustar, aprender, difundir y comprar queso en Madrid, en pleno barrio de Retiro.”

José Luis Martín es una pieza clave en la quesería QAVA. Lleva trabajando en el mundo del queso más de 30 años, impartiendo formación por todo el mundo, visitando queserías, realizando consultorías y asesorando en el diseño y la puesta en marcha de alguna de las tiendas más emblemáticas de quesos de España. El hecho de conocer personalmente a los productores, e incluso asesorarlos en la fabricación y el diseño de sus productos, le permite seleccionar lotes específicos, en diferentes estadios de maduración, para completar el afinado del queso y así convertir cada pieza en un producto único, diferente y con un sello propio, el del afinador.

En el perfil del Maestro Martín Afinador se funden la experiencia y el conocimiento puro. Martín Afinador es asesor y consultor de queserías artesanales y diseño de producto, y de las mejores tiendas especializadas del país, director de Gourmetquesos, director y coordinador del Campeonato de los Mejores Quesos de España durante 9 ediciones, director Técnico y jurado en concursos y catas nacionales e internacionales de quesos, colaborador del Ministerio de Agricultura y de la Academia de Gastronomía Española, director y coordinador de la sección de quesos de la Guía Repsol de los mejores Alimentos de España y formador para escuelas de hostelería y centros de enseñanza, entre otras actividades.

El afinado del queso es un proceso complejo que requiere tiempo y dedicación, además de un uso desarrollado de los sentidos. El Maestro Quesero Afinador, como técnico especialista en la materia, trabaja todos los estadíos del queso (variados y complejos), controla todas las etapas de transformación de la materia prima, supervisa la evolución y desarrollo de los quesos según las características de cada uno de ellos, verifica la calidad y el estado en que llegan los quesos a sus cavas, su cuidado y conservación, y; por último, controla su embalaje y el tipo de envoltorio adecuados para su mejor conservación.

En Qava de Quesos cuentan con dos Cavas de Afinado de Quesos. En estas “cuevas de afinación” o cámaras frigoríficas diseñadas en condiciones constantes de temperatura, humedad y aireación, “cuidamos con mimo los quesos hasta llevarlos a su punto óptimo de consumo”. El trabajo del afinado conlleva disponer los quesos en baldas de madera, volteado diario y/o lavados frecuentes, cepillados periódicos, así como otras manipulaciones con carácter regular.

Entre los servicios que ofrece Qava de Quesos podemos encontrar cursos y talleres específicos, realización de eventos para grupos y empresas, y asesoramiento sobre diseño de tiendas y cavas de afinado.