LA VIRGEN, CERVEZAS ARTESANAS CON AMOR

La virgen

Cervezas La Virgen fue creada en 2011 en Madrid de la mano de un grupo de jóvenes emprendedores cuyo objetivo es innovar y hacer cerveza de calidad, hecha con pasión al estilo tradicional. Una cerveza pura, viva y fresca, elaborada honestamente y con esmero, con ingredientes selectos y recursos sostenibles.

Con un marcado carácter madrileño, en su receta solo se encuentran malta de cebada, lúpulo, levadura y agua. Embotellada semanalmente se distribuye a más de 1.500 puntos de venta, representando una experiencia de consumo de cerveza diferente y auténtica.

En estos años, la marca ha experimentado un crecimiento exponencial y cuenta con un creativo equipo profesional formado por más de 70 personas. Cervezas La Virgen ha demostrado una constante apuesta por la calidad y la innovación en un sector en continuo crecimiento y es una referencia en el mercado de la cerveza artesanal español.

La Virgen

En #ArtMadrid18 tendrán un espacio propio en el que servirán bocados diarios y la mejor cerveza de Madrid. Tienes que probar su Jamonera, es algo especial, la Madrid Lager es todo un clásico y la 360 con extra de lúpulo es una bomba! Tienen recetas estacionales como La Negra (el desayuno perfecto!) o la de castañas, el verdadero sabor del invierno… Pero si quieres conocer un poco más a La Virgen, deberías ir a su fábrica, el corazón de Cervezas La Virgen, la mejor manera de entender la marca y la pasión que profesan a este brebaje delicioso y, sí te lo ponen fácil y hacen tours guiados todas las semanas.

La Virgen, además, patrocina la acción Tropicalismo que ofrece la galería sevillana Diwap en su stand C5, en el One Project de Art Madrid’18, el color y el frescor de las obras del artista Antonyo Marest con la música de MENEO dj y su Gameboy mítica.

¡Salud y arte para todos!

El CEART inaugura este jueves 14 de noviembre en la sala A una exposición dedicada a este maestro de la fotografía, que estará abierta al público hasta el 9 de febrero. La muestra recoge uno de los últimos proyectos del artista, centrado en el duro trabajo que llevaban a cabo los mineros de Serra Pelada, una mina abierta de oro en el corazón de Brasil donde los empleados se jugaban la vida diariamente.

La inmigración, la pobreza, la vida marginal, el trabajo esclavo, la relación del hombre con la tierra, el aprovechamiento de recursos naturales… son temas que desde siempre han fascinado a Salgado. Desde el comienzo de su carrera como fotógrafo, su obra se ha decantado por dar visibilidad a los colectivos más desfavorecidos y por crear con sus imágenes un relato visual vívido e impactante sin demasiados artificios. Con un duro blanco y negro, la obra de este autor transita entre el fotoreportaje y la fotografía naturalista.

Y como idea que impregna todo su trabajo está la dignididad humana. Salgado retrata a los empleados, mineros y recolectores desde un planteamiento puramente humanista que quiere poner en valor su integridad, su fortaleza y su resiliencia.

“Si fotografías a un humano, de manera que no se le represente de forma noble, no hay motivo para hacer la fotografía. Esa es mi forma de ver las cosas”.

Salgado no se abrió paso en esta disciplina hasta tiempo después de haber concluido sus estudios de economía entre Brasil y Estados Unidos, y un doctorado en estadística en Francia. Pero en 1973 su vida dio un vuelco y decidió emprender su carrera como fotógrafo llegando a trabajar en la Agencia Gamma y en Magnum Photos durante más de 15 años hasta que en 1994 fundó su propia agencia Amazonas Imagen.

Con el proyecto “Gold”, el fotógrafo retrata una dura realidad que se sucede en la mina de Serra Pelada, nombre dado a un enclave minero totalmente devastado y excavado de manera anárquica, la mayor mina de oro a cielo abierto del mundo, por la que pasaron más de 50.000 personas. Al calor de las leyendas sobre el misterioro Dorado, el fervor por este metal precioso llevó a desarrollar prácticas de explotación extenuantes para los trabajadores y a originar relatos de pena y gloria, de victoria y derrota humanas entre la tierra, los túneles y los cestos de carga.

La exposición del CEART reúne el porfolio completo de Salgado en su característico blanco y negro y con fotografías de gran formato que no dejan a nadie indiferente.