CREA TU PROPIO DISEÑO CON EL CONCURSO DE ART MADRID Y CERVEZAS LA VIRGEN

¿Te imaginas ser el creador de un diseño exclusivo para Cervezas La Virgen? En la 14ª edición de Art Madrid, puedes convertirte en el diseñador de la etiqueta de una edición exclusiva en lata de 50cl. de la Madrid Lager de Cervezas La Virgen.


Este formato exclusivo de 50 cl. de Madrid Lager de Cervezas La Virgen solo se podrá disfrutar durante la celebración de Art Madrid. Además, el diseño ganador recibirá un premio de 500 euros.


La elegida para inspirarte no es otra que una de las cervezas más míticas de La Virgen, la Madrid Lager, premiada en los últimos tres años como mejor Lager estilo Helles de España en los World Beer Awards. Es la primera variedad que realizó La Virgen, la más clásica y auténtica, la Lager de siempre que desde el año pasado también está disponible en lata de 33cl. Como explican sus creadores, “la lata de Madrid Lager ha llegado para quedarse y podrás llevártela a cualquier lado” porque “nos encanta la lata y los planes que la rodean”. En cambio, el diseño del concurso tendrá que estar ideado para un formato de 50 cl., realizado en exclusiva para la feria. Tu creatividad no tendrá más límites que las medidas del soporte, 135mm alto x 204mm ancho.



Aunque las obras deben poder reproducirse en formato digital para su posterior impresión, por lo que es preferible presentar trabajos de ilustración digital o diseño gráfico, podrás trabajar desde cualquier técnica o temática. También podrás jugar con las cualidades metálicas del material porque la etiqueta se producirá como un vinilo transparente, es decir, si en tu diseño dejas espacios sin intervenir, en esas zonas se verá el color metálico de la lata. Además el diseño debe integrar visualmente los logotipos de Cervezas La Virgen y Art Madrid’19, así como la frase “Edición Especial Art Madrid’19”.

Si tu pasión es tan grande como la de los maestros cerveceros de La Virgen, seguro que tienes en mente más de un diseño. No te preocupes porque cada artista puede presentar hasta 5 propuestas, siempre y cuando sean inéditas. La convocatoria está abierta a todo tipo de creadores, artistas o profesionales, eso sí, no olvides que el plazo de presentación estará abierto hasta el 10 de febrero.



Si, por el contrario, te cuesta encontrar inspiración, quizá la encuentres en algunos de los muchos espacios donde se sirven bien frías las cervezas La Virgen: desde su impresionante fábrica, el corazón de la marca madrileña; los numerosos bares amigos; hasta los sorprendentes taprooms que puedes visitar en la capital, con ambientes tan diferentes como acogedores e inclusivos y, donde seguro, encontrarás a las musas.

Vista de los taprooms y Fábrica de La Virgen

El proceso de selección se divide en dos partes: primero, habrá una preselección de 10 finalistas por parte de Art Madrid, cuyos diseños se difundirán desde nuestra web, newsletter y redes sociales. En la segunda fase, se hará una votación abierta en Instagram con el hashtag #ConcursoLaVirgenAM19, votación en la que también influirá el criterio final de Cervezas La Virgen. La obra ganadora se dará a conocer la semana previa a la celebración de la feria Art Madrid’19.

Las cervezas artesanas La Virgen se elaboran desde 2011 “sin trucos, sin prisas”, íntegramente con ingredientes naturales, siguiendo los mejores procesos tradicionales a la vez que incorporando la última tecnología, respetando el entorno y fomentando un consumo responsable. Siempre desde la ilusión, porque son afortunados de poder hacer lo que realmente les gusta. Por eso, la creatividad y la calidad son características que comparten Art Madrid y La Virgen; únete a esta experiencia única y demuestra tu talento.

¡Mucha suerte!

Dentro de los perfiles profesionales especializados que se pueden encontrar en el sector cultural, y más concretamente, en el ámbito de las artes visuales, una de las ocupaciones más recientes es la del comisario. Si la década de los 80 fue el auge del rol del artista, con su carácter innovador y la puesta en valor de su figura como articulador esencial de las propuestas creativas, el final de siglo trasladó el interés hacia los propios centros expositivos y su labor como custodios de la producción actual y como espacios para dar cabida a todas las propuestas. El cambio de milenio introdujo con fuerza en este panorama el rol del comisario. Quizás unido a una crisis de identidad social, quizás a la complejidad que está adquiriendo actualmente los proyectos contemporáneos, la necesidad de construir, articular y ahondar en los discursos artísticos se hizo evidente.

Aunque las funciones encomendadas a esta profesión no son nuevas en su totalidad, pues antes habían sido asumidas por conservadores, críticos o expertos según las temáticas, el rol ha adquirido solidez porque aúna todas estas finalidades al tiempo que permite la especialización de otros profesionales en sus respectivos ámbitos de competencia. Ahora bien, como algunos comisarios mismos señalan, no debe olvidarse el espíritu genuino de esta figura, que ha nacido para facilitar el entendimiento del discurso, crear narrativas dentro de un contexto en ocasiones caótico y disperso, mediar entre las obras y el espectador y crear puentes entre el arte contemporáneo y la sociedad.

El arte de nuestros días plantea multitud de incógnitas para el visitante que debe enfrentarse a propuestas muchas veces alejadas de los cánones estéticos pautados, lo que da paso a la incertidumbre y el desconcierto; pero, a su vez, estas obras emplean un lenguaje más cercano, unos materiales y hasta composiciones desprendidas de la sofisticación y el alarde técnico de antaño, algo que, lejos de favorecer la proximidad con el mensaje, genera cierto distanciamiento. Lo que acabamos de describir es parte de la esencia misma del arte actual. El cuestionamiento de las pautas formalistas y el recurso a elementos tangibles más utilitarios que embellecedores son los nuevos criterios de la creación, donde, por encima de todo prima el mensaje que se quiere transmitir.

Asimismo, otra característica intrínseca de la obra de nuestro tiempo es la preocupación de los artistas por temáticas más inmediatas, por cuestiones de carácter social, político y económico que buscar crear un revulsivo narrativo y conceptual, dejando atrás la prioridad estética o, mejor dicho, haciendo del discurso su propia estética. En este contexto, por extraño que pueda parecer, la creación contemporánea se encuentra con una barrera lingüística dificultando el entendimiento del espectador. Y a esta circunstancia se suma la abundante producción actual, abarcando un amplio abanico de temáticas que no son sino trasunto de nuestra sociedad diversa y globalizada.

El comisario contribuye a facilitar esa comprensión articulando un discurso coherente que permita la agrupación de ideas conexas para cohesionar el mensaje. Esto exige tener un profundo conocimiento del estado actual del arte, de las líneas de trabajo de los creadores, de las propuestas estéticas más recientes y de las demandas reales de la sociedad para tender un puente al diálogo y permitir el acercamiento al arte. Si el arte se ocupa de los mismos asuntos que nos preocupan a todos, ¿cómo no vamos a compartir sus postulados? La mediación cultural requiere del trabajo de los comisarios para abrir una pequeña ventana a la reflexión y para posibilitar un espacio de intercambio y de generación de ideas. Compartimos el pensamiento que José Guirao expresó en una entrevista reciente: “El comisario es alguien que desvela algo nuevo y sería un error que los comisarios se conviertan en gestores”.

Entendido así el papel del comisario, muchas instituciones se han subido al carro de crear convocatorias específicas para que los nuevos profesionales puedan dar salida a sus propuestas. Recordemos a modo de ejemplo la convocatoria “Inéditos” de La Casa Encendida, “Se busca comisario”, de la Comunidad de Madrid, o la convocatoria de Comisariado de La Caixa.