EL TRABAJO ABSOLUTO DE JUAN LUIS MORAZA

Vista de la exposición

 

 

Juan Luis Moraza, Vitoria 1960. Es ya un reputado artista, en el panorama artístico más contemporáneo. La obra de Moraza, se ha desarrollado básicamente en el campo de la escultura, no quitando así protagonismos  a las distintas disciplinas, con la integración de estas a sus instalaciones. La pintura, la implantación de objetos o el material audiovisual, hacen que la obra de Moraza se expanda en diferentes registros, técnicas y contextos. Dichas prácticas le han posicionado como un referente a la hora de influenciar a toda una generación.

 

 

 

Vista de la exposición

 

 

Ha realizado más de 20 exposiciones, tanto colectivas como individuales en los últimos años, en ciudades como Madrid, Barcelona, Nueva York, Venecia, Buenos Aires o Chile, y su obra, ya forma parte de ciertas colecciones públicas y privadas. Para esta muestra en concreto, el artista explica el concepto de trabajo apoyándose en diferentes escenarios de la sociedad más actual, ug of Work, Erosis, Calendario de fiestas laborales, República, Software, Anormatividad y La fiesta como oficio. 

 

 

Vista de la exposición

 

 

La idea que nos presenta el autor es cómo afrontar el día día frenético de la sociedad actual. Como el individuo, desarrolla el concepto de “trabajo absoluto” en todos los campos de su vida, tanto personal como profesional. Cada día, alimentamos en nuestro interior las obligaciones a las que nos sometemos, trabajamos las emociones, el cuerpo, las relaciones sociales y laborales, la imagen que proyectamos de nosotros e incluso programamos nuestro descanso. Con esta dinámica monitorizamos nuestro día a día relevando estas funciones a al categoría de obligaciones.

 

 

Vista de la exposición

 

 

El comisario Antón Castro, ha ejecutado un recorrido en el que se puede apreciar la desconfianza del artista ante dicha sociedad, que nos incita a ser competitivos y a desarrollarnos como autómatas, siendo así la pereza penada por el pensamiento colectivo. Como “premio” el sacrificio y el esfuerzo, premian al individuo con valores que dan sentido al trabajo constante de nuestras mentes. Es una valiosa crítica social, a la rutina que desarrollamos día a día . Una muestra que no os podéis perder. 

 

 

 

El CEART inaugura este jueves 14 de noviembre en la sala A una exposición dedicada a este maestro de la fotografía, que estará abierta al público hasta el 9 de febrero. La muestra recoge uno de los últimos proyectos del artista, centrado en el duro trabajo que llevaban a cabo los mineros de Serra Pelada, una mina abierta de oro en el corazón de Brasil donde los empleados se jugaban la vida diariamente.

La inmigración, la pobreza, la vida marginal, el trabajo esclavo, la relación del hombre con la tierra, el aprovechamiento de recursos naturales… son temas que desde siempre han fascinado a Salgado. Desde el comienzo de su carrera como fotógrafo, su obra se ha decantado por dar visibilidad a los colectivos más desfavorecidos y por crear con sus imágenes un relato visual vívido e impactante sin demasiados artificios. Con un duro blanco y negro, la obra de este autor transita entre el fotoreportaje y la fotografía naturalista.

Y como idea que impregna todo su trabajo está la dignididad humana. Salgado retrata a los empleados, mineros y recolectores desde un planteamiento puramente humanista que quiere poner en valor su integridad, su fortaleza y su resiliencia.

“Si fotografías a un humano, de manera que no se le represente de forma noble, no hay motivo para hacer la fotografía. Esa es mi forma de ver las cosas”.

Salgado no se abrió paso en esta disciplina hasta tiempo después de haber concluido sus estudios de economía entre Brasil y Estados Unidos, y un doctorado en estadística en Francia. Pero en 1973 su vida dio un vuelco y decidió emprender su carrera como fotógrafo llegando a trabajar en la Agencia Gamma y en Magnum Photos durante más de 15 años hasta que en 1994 fundó su propia agencia Amazonas Imagen.

Con el proyecto “Gold”, el fotógrafo retrata una dura realidad que se sucede en la mina de Serra Pelada, nombre dado a un enclave minero totalmente devastado y excavado de manera anárquica, la mayor mina de oro a cielo abierto del mundo, por la que pasaron más de 50.000 personas. Al calor de las leyendas sobre el misterioro Dorado, el fervor por este metal precioso llevó a desarrollar prácticas de explotación extenuantes para los trabajadores y a originar relatos de pena y gloria, de victoria y derrota humanas entre la tierra, los túneles y los cestos de carga.

La exposición del CEART reúne el porfolio completo de Salgado en su característico blanco y negro y con fotografías de gran formato que no dejan a nadie indiferente.