El espíritu de la pintura, por Cai Guo-Qiang

Cai Guo-Qiang. Foto ©Javier Molina

 

 

 

El artista chino Cai Guo-Qiang es una figura reconocida internacionalmente, entre otras facetas debido a su admiración por los clásicos españoles. Se ha inspirado en varias ocasiones en la obra de Goya para sus propuestas, y su devoción por El Greco lo llevó a reproducir parte de su recorrido vital, pasando por Creta, Venecia, Madrid y Toledo, con el deseo de empaparse de una experiencia que le permitiera conocer mejor al artista y plasmar esas vivencias en su obra.

 

 

 

Cai Guo-Qiang, Last Carnival, 2017. Foto de Yvonne Zhao, cortesía del Cai Studio.

 

 

 

A Guo-Qiang se le conoce como el artista de la pólvora. Sus piezas encierran toda la fuerza del impulso libre, el gesto al aire y la intencionalidad del sentimiento. No en vano, este artista es también pirotécnico, y ha sabido incorporar el polvo de ignición a sus creaciones. El resultado recuerda muchas veces la visión de los fuegos artificiales explotando en el aire, pero representados sobre un lienzo.

 

 

 

Cai Guo-Qiang, Mountain in Heat, 2016. Foto de Yvonne Zhao, cortesía de Cai Studio.

 

 

Para esta muestra, Guo-Qiang se ha encerrado durante los meses de septiembre y octubre en el Salón de Reinos del museo para convertirlo en su estudio temporal. El resultado de este trabajo intenso se abrirá al público el día 25. La pieza clave de la muestra es una obra monumental que el artista compondrá en directo, titulada “El espíritu de la pintura”. Esta exposición propone un diálogo con algunos de los maestros que hoy se custodian en el Prado como Tiziano, Velázquez, Rubens, Goya o El Greco, y con el que el artista pretende estrechar lazos entre oriente y occidente en sus formas de entender el arte.

 

 

 

Making-of del documental “El espíritu de la pintura” dirigido por Isabel Coixet.

 

 

A la exposición se añade un largometraje-documental dirigido por Isabel Coixet en torno a este artista y su obra. La cinta, producida por el museo, se ha elaborado durante los meses en que Guo-Qiang ha estado trabajando en la Sala de los Reinos. Una versión reducida del documental se proyectará mientras la muestra esté en curso. Para Coixet, ha sido la ocasión ideal para conocer más en detalle los procesos creativos de este artista tan espiritual y recoger esas impresiones en un filme que haga accesible al público la fascinación que Guo-Qiang despierta.

 

 

El CEART inaugura este jueves 14 de noviembre en la sala A una exposición dedicada a este maestro de la fotografía, que estará abierta al público hasta el 9 de febrero. La muestra recoge uno de los últimos proyectos del artista, centrado en el duro trabajo que llevaban a cabo los mineros de Serra Pelada, una mina abierta de oro en el corazón de Brasil donde los empleados se jugaban la vida diariamente.

La inmigración, la pobreza, la vida marginal, el trabajo esclavo, la relación del hombre con la tierra, el aprovechamiento de recursos naturales… son temas que desde siempre han fascinado a Salgado. Desde el comienzo de su carrera como fotógrafo, su obra se ha decantado por dar visibilidad a los colectivos más desfavorecidos y por crear con sus imágenes un relato visual vívido e impactante sin demasiados artificios. Con un duro blanco y negro, la obra de este autor transita entre el fotoreportaje y la fotografía naturalista.

Y como idea que impregna todo su trabajo está la dignididad humana. Salgado retrata a los empleados, mineros y recolectores desde un planteamiento puramente humanista que quiere poner en valor su integridad, su fortaleza y su resiliencia.

“Si fotografías a un humano, de manera que no se le represente de forma noble, no hay motivo para hacer la fotografía. Esa es mi forma de ver las cosas”.

Salgado no se abrió paso en esta disciplina hasta tiempo después de haber concluido sus estudios de economía entre Brasil y Estados Unidos, y un doctorado en estadística en Francia. Pero en 1973 su vida dio un vuelco y decidió emprender su carrera como fotógrafo llegando a trabajar en la Agencia Gamma y en Magnum Photos durante más de 15 años hasta que en 1994 fundó su propia agencia Amazonas Imagen.

Con el proyecto “Gold”, el fotógrafo retrata una dura realidad que se sucede en la mina de Serra Pelada, nombre dado a un enclave minero totalmente devastado y excavado de manera anárquica, la mayor mina de oro a cielo abierto del mundo, por la que pasaron más de 50.000 personas. Al calor de las leyendas sobre el misterioro Dorado, el fervor por este metal precioso llevó a desarrollar prácticas de explotación extenuantes para los trabajadores y a originar relatos de pena y gloria, de victoria y derrota humanas entre la tierra, los túneles y los cestos de carga.

La exposición del CEART reúne el porfolio completo de Salgado en su característico blanco y negro y con fotografías de gran formato que no dejan a nadie indiferente.