UN PUENTE DE LUZ Y SONIDO EN LA MONUMENTAL SALAMANCA

El pasado fin de semana Salamanca se llenó de luz. Por tercer año consecutivo, el festival Luz y Vanguardias inundó las fachadas de esta ciudad con proyecciones y creaciones que por unos días generan un puente de convivencia entre el pasado y el futuro, entre el patrimonio histórico y la contemporaneidad.

Las obras están concebidas para su proyección sobre la zona monumental salmantina. El Ayuntamiento (Plaza Mayor), la Casa de las Conchas, la Plaza de Anaya junto a la Catedral Nueva y la Iglesia del Convento de San Esteban son algunos de los edificios seleccionados para esta edición. Además, el festival se estructura en cuatro secciones donde tienen cabida tanto al talento joven como a los grandes estudios internacionales: la sección de artistas invitados, la sección de concurso, la de jóvenes creadores y la programación paralela +Luz.

Uno de los platos fuertes de esta propuesta es el Concurso Internacional de Videomaping para proyectos creativos en torno a la fachada del ayuntamiento de la ciudad. Este año ha batido récords de participación, con obras venidas de varios rincones del mundo: veintinueve artistas y estudios de España, Hungría, Italia, Rumanía, Austria, Tailandia, Canadá, México y Colombia. La obra “Pneuma” del estudio VideomapingPro (España) ha sido la ganadora de este año, y el premio del público ha recaído sobre “R_Evolution”, del mexicano Jesús Gutiérrez Mercado.

Para potenciar el talento joven, el festival dedica un apartado a los estudiantes universitarios de las facultades de artes plásticas y audiovisuales de la ciudad. Las obras seleccionadas se proyectan sobre la fachada de la Casa de las Conchas. En esta edición han participado 52 estudiantes con 35 propuestas, de distintas temáticas y técnicas. Por su parte, la sección Luz+ abre la puerta a las creaciones de diferentes espacios artísticos de la ciudad que giran en torno al concepto de la luz.

Los artistas invitados en esta edición fueron Juan López (Alto Maliaño, Cantabria 1979), Eugenio Ampudia (Melgar, Valladolid, 1958), Darya von Berner (México, 1960) y Charles Sandison (Escocia, 1969). La característica compartida de estos creadores es la conexión de su obra con las nuevas tecnologías que resulta en instalaciones, videos, proyecciones y obra en los espacios públicos.

En Art Madrid amamos el arte en todas sus vertientes. Por ello, con motivo de nuestro 15º aniversario y gracias a Cooltourspain.com , los asistentes a la feria Art Madrid’20 tendrán la posibilidad de disfrutar gratuitamente de una visita guiada de arte urbano para descubrir el street art que esconde Lavapiés, uno de los barrios más multiculturales y coloridos de Madrid.

Con el código ARTMADRID2020

y tu entrada para la feria ArtMadrid’20 podrás disfrutar de manera gratuita del "Street art Tour Lavapiés" los días 26, 27 y 28 de febrero a las 11:00 de la mañana. El aforo es limitado, así que no lo dudes, reserva tu cita en Cooltourspain.com y una vez recibida la confirmación solo tendrás que ir con los ojos bien abiertos para disfrutar de esta magnífica experiencia.

El street art o arte urbano es la expresión del arte en los espacios públicos ya sea en forma de murales en edificios restaurados, graffiti, pintura de calle o acciones artísticas comisariadas. ¿Cuáles son las historias de fondo de cada artista? ¿Cuáles son los problemas sociales que afectan a nuestra ciudad?

Este proyecto social, cultural y educativo nació en 2016 para dar una respuesta a estas preguntas y mostrar el mensaje que esconden las obras de arte de tantos artistas nacionales e internacionales que han pintado el barrio de Embajadores. Se convirtió así el primer street art tour en Madrid con carácter diario.

Cooltourspain te mostrará la capital española de una manera alternativa y sus guías compartirán su conocimiento sobre el mejor street art de las zonas de Lavapiés y Malasaña. Del mismo modo, su Fundación colabora con proyectos sin ánimo de lucro y asociaciones locales para que personas en riesgo de exclusión social puedan aprender las técnicas utilizadas por grafiteros madrileños. El recorrido tiene dos horas de duración y comienza en la Entrada Teatro Valle Inclán (Calle de Valencia, 1).