Redescubriendo la arquitectura de la capital

Vista del Instituto Eduardo Torroja. Edificio de 1953.

 

 

Este viernes 29 de septiembre comienza la 14ª edición de la Semana de la Arquitectura y el COAM ha programado, con ocasión del centenario del nacimiento de la activista Jane Jacobs, la proyección de “Citizen Jane, The battle for the city”. Esta película documental, dirigida por Matt Tyrnauer, relata la vida de esta urbanista neoyorkina que consiguió movilizar a las masas para detener un plan de construcción aberrante. El proyecto preveía el derribo de varios edificios del bajo Manhattan para trazar un entramado de carreteras de 8 carriles e invadir la ciudad de toneladas de asfalto. El filme llega ahora a la capital tras su estreno reciente en Estados Unidos.

 

 

Sede de la SGAE. Palacio Longoria. Edificio de 1904.

 

 

Este caso real es solo un ejemplo del impacto que las decisiones urbanísticas pueden producir en la conservación del patrimonio arquitectónico, aspecto esencial para definir la estética de una ciudad y conferirle identidad. El programa del COAM además cuenta este año con una ciudad invitada: París. El “Tándem París-Madrid 2017” pretende ahondar en la riqueza arquitectónica de estas dos ciudades y su transformación urbanística a través de la cultura. La propuesta ha contado con la colaboración de ambos ayuntamientos, las embajadas de los dos países, el Institut Française y el Instituto Cervantes, y ofrece una serie de actividades que se realizarán simultáneamente en Madrid y en París además de exposiciones “Réinventer Paris” y “Co-urbanismo” que se inauguran respectivamente en el Institut Française y L’Alliance Française de Madrid.

 

 

Tándem París-Madrid 2017.

 

 

Una de las formas de apreciar esa riqueza es conocer nuestra arquitectura de primera mano, por dentro y por fuera. Por este motivo, una de las propuestas que despierta mayor interés es la posibilidad de visitar por dentro edificios que habitualmente permanecen cerrados al público. El Festival Open House y el COAM dan la oportunidad de acceder a varios de estos espacios reservados como El Palacio de Lira, el Banco de España, Metrópolis o el Hipódromo de la Zarzuela. El catálogo supera el centenar de edificios y promete tener alta demanda, así que habrá que estar atentos para inscribirse con antelación. El año pasado hubo más de 40.000 visitantes y mucha gente no pudo acceder a los edificios porque se agotaron las plazas.

 

 

Antigua estación de metro de Chamberí, 1919.

 

 

Para cerrar la programación, a finales de octubre la propuesta “Madrid, otra mirada (MOM)” incluye una serie de conciertos, visitas, conferencias y exposiciones para dar a una mayor difusión del patrimonio urbanístico y monumental de la capital. El ayuntamiento ha contado con la colaboración de 107 instituciones que abrirán sus puertas para que los visitantes se acerquen a los edificios históricos y monumentales con otra mirada.

Si las artes visuales despiertan las emociones en el espectador, y también la gastronomía, en su máxima expresión, puede provocar un efecto similar, la relación entre ambas “disciplinas” está más que demostrada.

El queso es una pieza fundamental dentro de la gastronomía, y su diversidad le permite formar parte de los diferentes espacios de ésta, desde los entrantes a los postres. Es por ello que Art Madrid lo incluye en esta edición de la feria desde un lugar ambicioso, en el cual se le da al queso un acercamiento a la propia creación de una obra de arte, tanto desde el punto de vista del tiempo invertido en su proceso de ejecución como del estudio prácticamente personalizado que se le dedica a cada uno de ellos durante su elaboración.

Como si de un artista plástico se tratase, el Maestro Afinador de quesos ejecuta una serie de acciones convirtiendo cada pieza en un elemento exclusivo e individualizado. Esto es lo que consigue la quesería madrileña QAVA de Quesos y su Maestro Afinador José Luis Martín.

“QAVA & MARTÍN AFINADOR es un nuevo concepto de tienda: un espacio singular diseñado para degustar, aprender, difundir y comprar queso en Madrid, en pleno barrio de Retiro.”

José Luis Martín es una pieza clave en la quesería QAVA. Lleva trabajando en el mundo del queso más de 30 años, impartiendo formación por todo el mundo, visitando queserías, realizando consultorías y asesorando en el diseño y la puesta en marcha de alguna de las tiendas más emblemáticas de quesos de España. El hecho de conocer personalmente a los productores, e incluso asesorarlos en la fabricación y el diseño de sus productos, le permite seleccionar lotes específicos, en diferentes estadios de maduración, para completar el afinado del queso y así convertir cada pieza en un producto único, diferente y con un sello propio, el del afinador.

En el perfil del Maestro Martín Afinador se funden la experiencia y el conocimiento puro. Martín Afinador es asesor y consultor de queserías artesanales y diseño de producto, y de las mejores tiendas especializadas del país, director de Gourmetquesos, director y coordinador del Campeonato de los Mejores Quesos de España durante 9 ediciones, director Técnico y jurado en concursos y catas nacionales e internacionales de quesos, colaborador del Ministerio de Agricultura y de la Academia de Gastronomía Española, director y coordinador de la sección de quesos de la Guía Repsol de los mejores Alimentos de España y formador para escuelas de hostelería y centros de enseñanza, entre otras actividades.

El afinado del queso es un proceso complejo que requiere tiempo y dedicación, además de un uso desarrollado de los sentidos. El Maestro Quesero Afinador, como técnico especialista en la materia, trabaja todos los estadíos del queso (variados y complejos), controla todas las etapas de transformación de la materia prima, supervisa la evolución y desarrollo de los quesos según las características de cada uno de ellos, verifica la calidad y el estado en que llegan los quesos a sus cavas, su cuidado y conservación, y; por último, controla su embalaje y el tipo de envoltorio adecuados para su mejor conservación.

En Qava de Quesos cuentan con dos Cavas de Afinado de Quesos. En estas “cuevas de afinación” o cámaras frigoríficas diseñadas en condiciones constantes de temperatura, humedad y aireación, “cuidamos con mimo los quesos hasta llevarlos a su punto óptimo de consumo”. El trabajo del afinado conlleva disponer los quesos en baldas de madera, volteado diario y/o lavados frecuentes, cepillados periódicos, así como otras manipulaciones con carácter regular.

Entre los servicios que ofrece Qava de Quesos podemos encontrar cursos y talleres específicos, realización de eventos para grupos y empresas, y asesoramiento sobre diseño de tiendas y cavas de afinado.