La revolución de Marcel Dzama

Marcel Dzama, “Welcome to the land of the drone”, 2011.

 

 

La Casa Encendida dedica a esta exposición tres salas en las que se distribuye la obra según su técnica y su temática. Aunque Dzama es un creador multidisciplinar y recientemente ha ampliado su campo de experimentación hasta incluir la escultura o el vídeo, siempre ha destacado por ser un gran dibujante. Su obra se ha usado en numerosas carátulas de discos de grupos como They Might Be Giants, Beck o The Weakerthans. En esta ocasión, la exposición recoge una muestra representativa de piezas de dibujo, acuarela y tintas, a las que se destina gran parte del espacio; pero también incorpora obras escultóricas, y una vídeo proyección. La reunión de estas piezas permite conocer mejor la trayectoria de este autor y adentrarse en los parajes de su universo creativo.

 

 

Marcel Dzama, “Daily lady daily mail”, 2016.

 

 

Dzama nació en Winnipeg, Canadá, aunque actualmente trabaja y reside en Nueva York, donde realizó la mayor parte de sus exposiciones individuales. Se le ha comparado en ocasiones con el artista marginal Henry Darger por la similitud evidente entre ambos autores en las obras de ilustración. Pero Dzama se alimenta de multitud de corrientes, como el dadaísmo, el surrealismo o la cartelería soviética de propaganda política, para inspirar sus proyectos.  

 

 

Marcel Dzama, “My mother, my father, my sister, my killer, my lover, my savior, and other faces I once knew”.

 

 

El título de la exposición hace referencia a la línea de trabajo que Dzama ha seguido más recientemente, donde la influencia de la estética soviética es clara. Las ilustraciones nos recuerdan las composiciones típicas de la cartelería propagandística, con la incorporación de elementos vinculados al espíritu revolucionario, con figuras portando armas en uniformes militares y el uso de colores más apagados.

La muestra de La Casa Encendida inaugura el 28 de septiembre y permanecerá abierta hasta enero.
 

Si las artes visuales despiertan las emociones en el espectador, y también la gastronomía, en su máxima expresión, puede provocar un efecto similar, la relación entre ambas “disciplinas” está más que demostrada.

El queso es una pieza fundamental dentro de la gastronomía, y su diversidad le permite formar parte de los diferentes espacios de ésta, desde los entrantes a los postres. Es por ello que Art Madrid lo incluye en esta edición de la feria desde un lugar ambicioso, en el cual se le da al queso un acercamiento a la propia creación de una obra de arte, tanto desde el punto de vista del tiempo invertido en su proceso de ejecución como del estudio prácticamente personalizado que se le dedica a cada uno de ellos durante su elaboración.

Como si de un artista plástico se tratase, el Maestro Afinador de quesos ejecuta una serie de acciones convirtiendo cada pieza en un elemento exclusivo e individualizado. Esto es lo que consigue la quesería madrileña QAVA de Quesos y su Maestro Afinador José Luis Martín.

“QAVA & MARTÍN AFINADOR es un nuevo concepto de tienda: un espacio singular diseñado para degustar, aprender, difundir y comprar queso en Madrid, en pleno barrio de Retiro.”

José Luis Martín es una pieza clave en la quesería QAVA. Lleva trabajando en el mundo del queso más de 30 años, impartiendo formación por todo el mundo, visitando queserías, realizando consultorías y asesorando en el diseño y la puesta en marcha de alguna de las tiendas más emblemáticas de quesos de España. El hecho de conocer personalmente a los productores, e incluso asesorarlos en la fabricación y el diseño de sus productos, le permite seleccionar lotes específicos, en diferentes estadios de maduración, para completar el afinado del queso y así convertir cada pieza en un producto único, diferente y con un sello propio, el del afinador.

En el perfil del Maestro Martín Afinador se funden la experiencia y el conocimiento puro. Martín Afinador es asesor y consultor de queserías artesanales y diseño de producto, y de las mejores tiendas especializadas del país, director de Gourmetquesos, director y coordinador del Campeonato de los Mejores Quesos de España durante 9 ediciones, director Técnico y jurado en concursos y catas nacionales e internacionales de quesos, colaborador del Ministerio de Agricultura y de la Academia de Gastronomía Española, director y coordinador de la sección de quesos de la Guía Repsol de los mejores Alimentos de España y formador para escuelas de hostelería y centros de enseñanza, entre otras actividades.

El afinado del queso es un proceso complejo que requiere tiempo y dedicación, además de un uso desarrollado de los sentidos. El Maestro Quesero Afinador, como técnico especialista en la materia, trabaja todos los estadíos del queso (variados y complejos), controla todas las etapas de transformación de la materia prima, supervisa la evolución y desarrollo de los quesos según las características de cada uno de ellos, verifica la calidad y el estado en que llegan los quesos a sus cavas, su cuidado y conservación, y; por último, controla su embalaje y el tipo de envoltorio adecuados para su mejor conservación.

En Qava de Quesos cuentan con dos Cavas de Afinado de Quesos. En estas “cuevas de afinación” o cámaras frigoríficas diseñadas en condiciones constantes de temperatura, humedad y aireación, “cuidamos con mimo los quesos hasta llevarlos a su punto óptimo de consumo”. El trabajo del afinado conlleva disponer los quesos en baldas de madera, volteado diario y/o lavados frecuentes, cepillados periódicos, así como otras manipulaciones con carácter regular.

Entre los servicios que ofrece Qava de Quesos podemos encontrar cursos y talleres específicos, realización de eventos para grupos y empresas, y asesoramiento sobre diseño de tiendas y cavas de afinado.