Arte Santander celebra su 24ª edición

 

Parece que el formato “solo project” ha cuajado en las últimas ediciones de ArteSantander y ha logrado consolidar y diferenciar una feria con gran participación. ArteSantander cumple 24 años y demuestra que, ante un panorama delicado, la implicación de las instituciones es esencial para perpetuar los proyectos.

 

 

En la edición de 2015, el comité de selección formado por profesionales como Alicia Ventura, Benjamin Weil, Moisés Pérez de Albéniz y Juan González Riancho, han tenido que decidir cuáles de los 90 proyectos presentados optan a los 42 stands de ArteSantander y, finalmente, serán 39 galerías españolas y 3 alemanas, aunque han recibido propuestas de Portugal, Francia e Italia.

 

Junto a galerías veteranas en santander como Cánem, Ángeles Baños, Blanca Soto o Rafael Ortiz, aterrizan por primera vez las jóvenes y madrileñas Galería Alegría, Espacio Valverde, Javier López o La Gran, de Valladolid y otras que repiten como La Twin Gallery. Seis espacios quedan reservados ya para galerías cántabras.

 

 

 

 
 
 

ArteSantander se desarrolla en paralelo al curso de coleccionismo organizado por la Universidad Menendez Pelayo, la Asoc. de Coleccionistas 9915 y el IAC/Instituto de Arte Contemporáneo, con ayuda de la fundación Banco Santander, con lo que el programa de visitas garantiza ser rico y especializado.


Como novedad, este año, y dirigido por La Latamuda, se presenta el programa Curator’s Talk!, un punto de encuentro y debate con comisarios sobre “las distintas concepciones, modelos y estrategias por las que transitan las prácticas artísticas” y para servir de plataforma de reflexión y de intercambio entre los invitados y el público asistente. En formato entrevista, los participantes son: Galería Gema Llamazares con el proyecto ‘Lo necesario y lo posible’ de la artista Irma Álvarez-Laviada, comisariado por Nicolás Combarro; Galería Guillermina Caicoya con ‘Sun_Moon: la lógica de la percepción’ de Nicholas Word, comisariado por Alfredo Aracil; L21 Gallery con ‘Brikoexposición’ de Álvaro Gil, comisariado por Francesco Gisveri; y JosedelaFuente con ‘Mortis causa’ de Antonio Diaz Grande. A todos ellos les podremos escuchar el día 28 de julio a las 18h en el Palacio de Exposiciones y Congresos de Santander donde se desarrolla la feria.

 

 

Galerías y proyectos ArteSantander 2015:


A del Arte (Zaragoza) Roberto Coromina “Tiza sobre pintura”
Adora Calvo (Salamanca) Fernando Renes
Alegría (Madrid) José Ramón Ais y Raúl Domínguez “Fuera de campo”
Ángeles Baños (Badajoz) Javier Arbizu
Artizar (Santa Cruz de Tenerife) Amparo Sard “Sombras”
Astarté (Madrid) Olalla Gómez “Por.venir”
ATM (Asturias) Kepa Garraza
Blanca Soto (Madrid) Ruth Quirce y Manuel Saro, proyecto comisariado por Blanca Soto
Cànem (Castellón) Antonio Alcaraz “Espacios industriales. Carbó i acer poética d´una memoria”
Carolina Rojo (Zaragoza) Iñaki Bergera “Twentysix (Abandoned) Gasolined stations”
Cavecanem (Sevilla) Atin Aya “Memoria inmediata”
Collectiva (Alemania) Edith Kollath
Espacio Marzana (Vizcaya) Edu López, “Input”
Espacio Valverde (Madrid) Alfredo Rodríguez “Limbo”
Espai Tactel (Valencia) Ana Barriga y Javier Palacios “Visual storytelling”
Espai Visor (Valencia) Bleda y Rosa, “Campos de batalla. España”, “Campos de batalla. Europa” y “Origen”
Ethall. Dibujo Contemporáneo (Barcelona) Aleksandra Kopff vs Ignacio Sáez Palacios
Gema Llamazares (Asturias) Irma Álvarez-Laviada “Lo necesario y lo posible”
Greusslich Contemporary (Alemania) José Noguero + Vanesa Farfán
Guillermina Caicoya (Asturias) Nicholas Wood “Sun_Moon: la lógica de la percepción”. Comisario: Alfredo Aracil
Javier López (Madrid) Todd James
JM (Málaga) Carlos Miranda y Tete Álvarez
Kir Royal (Madrid) Keke Vilabelba, “Landshapes”
L21 Gallery (Madrid) Álvaro Gil “Brikoexplosión”
La Gran (Valladolid) Marina Nuñez
La New Gallery (Madrid) Simon Arrebola “Itinerancias espirituales”
Mäss (Alemania) Lucía Simón
Moisés Pérez de Albéniz (Madrid) Miren Doiz “See attached file”
My name’s Lolita Art (Madrid) Paco Pomet “Un entrenamiento para futuros cuadros”
Paz y Comedias (Valencia) Manuel Blázquez “Albarim”
Rafael Ortiz (Sevilla) Nico Munuera
Rafael Pérez Hernando (Madrid) Joan Hernández Pijuán
Set Espaid’art (Valencia) Juan Olivares “La sostenida fuga de Olivares hacia el espacio”
Sicart (Barcelona) Eulália Valldosera
Twin Gallery (Madrid) Marla Jacarilla, “Anotaciones para una eiségesis”
Yusto-Giner (Málaga) José Luis Puche “Presente de lo ausente”
Espacio Alexandra (Santander) Sonia Higuera
Espiral (Santander) Juan Carlos López Davis
Estela Docal (Santander) Juan Manuel Fernández-Pinedo
Josedelafuente (Santander) Antonio Díaz Grande
Juan Silió (Santander) Cristina del Campo
Siboney (Santander) Fernando Martín Godoy

Dentro de los perfiles profesionales especializados que se pueden encontrar en el sector cultural, y más concretamente, en el ámbito de las artes visuales, una de las ocupaciones más recientes es la del comisario. Si la década de los 80 fue el auge del rol del artista, con su carácter innovador y la puesta en valor de su figura como articulador esencial de las propuestas creativas, el final de siglo trasladó el interés hacia los propios centros expositivos y su labor como custodios de la producción actual y como espacios para dar cabida a todas las propuestas. El cambio de milenio introdujo con fuerza en este panorama el rol del comisario. Quizás unido a una crisis de identidad social, quizás a la complejidad que está adquiriendo actualmente los proyectos contemporáneos, la necesidad de construir, articular y ahondar en los discursos artísticos se hizo evidente.

Aunque las funciones encomendadas a esta profesión no son nuevas en su totalidad, pues antes habían sido asumidas por conservadores, críticos o expertos según las temáticas, el rol ha adquirido solidez porque aúna todas estas finalidades al tiempo que permite la especialización de otros profesionales en sus respectivos ámbitos de competencia. Ahora bien, como algunos comisarios mismos señalan, no debe olvidarse el espíritu genuino de esta figura, que ha nacido para facilitar el entendimiento del discurso, crear narrativas dentro de un contexto en ocasiones caótico y disperso, mediar entre las obras y el espectador y crear puentes entre el arte contemporáneo y la sociedad.

El arte de nuestros días plantea multitud de incógnitas para el visitante que debe enfrentarse a propuestas muchas veces alejadas de los cánones estéticos pautados, lo que da paso a la incertidumbre y el desconcierto; pero, a su vez, estas obras emplean un lenguaje más cercano, unos materiales y hasta composiciones desprendidas de la sofisticación y el alarde técnico de antaño, algo que, lejos de favorecer la proximidad con el mensaje, genera cierto distanciamiento. Lo que acabamos de describir es parte de la esencia misma del arte actual. El cuestionamiento de las pautas formalistas y el recurso a elementos tangibles más utilitarios que embellecedores son los nuevos criterios de la creación, donde, por encima de todo prima el mensaje que se quiere transmitir.

Asimismo, otra característica intrínseca de la obra de nuestro tiempo es la preocupación de los artistas por temáticas más inmediatas, por cuestiones de carácter social, político y económico que buscar crear un revulsivo narrativo y conceptual, dejando atrás la prioridad estética o, mejor dicho, haciendo del discurso su propia estética. En este contexto, por extraño que pueda parecer, la creación contemporánea se encuentra con una barrera lingüística dificultando el entendimiento del espectador. Y a esta circunstancia se suma la abundante producción actual, abarcando un amplio abanico de temáticas que no son sino trasunto de nuestra sociedad diversa y globalizada.

El comisario contribuye a facilitar esa comprensión articulando un discurso coherente que permita la agrupación de ideas conexas para cohesionar el mensaje. Esto exige tener un profundo conocimiento del estado actual del arte, de las líneas de trabajo de los creadores, de las propuestas estéticas más recientes y de las demandas reales de la sociedad para tender un puente al diálogo y permitir el acercamiento al arte. Si el arte se ocupa de los mismos asuntos que nos preocupan a todos, ¿cómo no vamos a compartir sus postulados? La mediación cultural requiere del trabajo de los comisarios para abrir una pequeña ventana a la reflexión y para posibilitar un espacio de intercambio y de generación de ideas. Compartimos el pensamiento que José Guirao expresó en una entrevista reciente: “El comisario es alguien que desvela algo nuevo y sería un error que los comisarios se conviertan en gestores”.

Entendido así el papel del comisario, muchas instituciones se han subido al carro de crear convocatorias específicas para que los nuevos profesionales puedan dar salida a sus propuestas. Recordemos a modo de ejemplo la convocatoria “Inéditos” de La Casa Encendida, “Se busca comisario”, de la Comunidad de Madrid, o la convocatoria de Comisariado de La Caixa.