Exposición Mitos del POP en el Museo Thyssen-Bornemisza

La última vez que disfrutamos del POP en Madrid fué en 1992 con la estupenda exposición Arte Pop en el Museo Reina Sofía. Ahora, más de 20 años después, al comisaria Paloma Alarcó, Jefa de Conservación de Pintura Moderna del Thyssen plantea una relectura del movimiento que borró la barrera entre baja y alta cultura, el Pop, desde la experiencia y la evolución del arte que nos ha traído el siglo XXI.

Mitos del Pop en el Museo Thyssen-Bornemisza presenta más de 100 obras, las imágenes más representativas y repetidas de los reyes, los mitos pop, Andy Warhol, Robert Rauschenberg, Tom Wesselmann, Roy Lichtenstein, David Hockney, Richard Hamilton, Robert Indiana y la magnífica rerpresentación del pop español de Equipo Crónica y Eduardo Arroyo.

La selección de Paloma Alarcó incluye a los pioneros del pop británico al pop clásico norteamericano y su expansión por Europa en un ratreo de las fuentes comunes del pop internacional para revisar y revisitara los mitos que tradicionalmente han definido al movimiento. El objetivo, según los organziadores es " mostrar que las míticas imágenes de estos artistas esconden un irónico y novedoso código de percepción de la realidad, un código que aún sigue vigente en el arte de nuestros días". La exposición no está ordenada de manera temporal, si no más bien temática: comienza por el collage, la publicidad y el cómic, con grandes obras de Hamilton y sigue con las salas dedicadas a los principales iconos pop que todos conocemos como los Beatles, la Elizabeth Taylor como Cleopatra de Warhol, para completarse con las naturalezas muertas, el erotismo urbano, la pintura de historia y el arte sobre el arte.

La exposición reúne obras procedentes de más de cincuenta museos y colecciones particulares de todo el mundo, con préstamos destacados de la National Gallery de Washington, la Tate de Londres, el IVAM valenciano o la prestigiosa colección Mugrabi de Nueva York. Una muestra completísima de los grandes nombres que inventaron un arte a partir de sus objetos cotidianos, los productos de consumo, la televisión, el cine, la publicidad y el cómic, un arte con una estética y una actitud que consiguió reconectar al ciudadano medio con el Arte vcon mayúsculas y que, más allá de eslóganes y color, proponía una lectura del mundo, la historia y la política llena de ironía y sentido del humor.

Como advierte la comisaria en el texto que presenta la exsposición "el pop esconde una paradoja apasionante: por un lado fue un movimiento innovador que abrió el camino a la posmodernidad, pero a la vez manifestó una clara orientación hacia el pasado. La ambición del pop de conectar con la tradición utilizando nuevos medios artísticos derivados de la televisión, la publicidad o el cómic se concentró sobre todo en la nueva valoración de los estilos y los géneros artísticos y en la reinterpretación de las obras de los maestros antiguos de las que haría homenajes o parodias irreverentes". 

Mitos del pop incluye un programa de actividades con un ciclo de cine pop, conciertos, conferencias e incluso el desarrollo de un cómic editado para la ocasión. La nueva exposición del Thyssen se podrá disfrutar hasta el 14 de septiembre. 

 

 

 

 

Si las artes visuales despiertan las emociones en el espectador, y también la gastronomía, en su máxima expresión, puede provocar un efecto similar, la relación entre ambas “disciplinas” está más que demostrada.

El queso es una pieza fundamental dentro de la gastronomía, y su diversidad le permite formar parte de los diferentes espacios de ésta, desde los entrantes a los postres. Es por ello que Art Madrid lo incluye en esta edición de la feria desde un lugar ambicioso, en el cual se le da al queso un acercamiento a la propia creación de una obra de arte, tanto desde el punto de vista del tiempo invertido en su proceso de ejecución como del estudio prácticamente personalizado que se le dedica a cada uno de ellos durante su elaboración.

Como si de un artista plástico se tratase, el Maestro Afinador de quesos ejecuta una serie de acciones convirtiendo cada pieza en un elemento exclusivo e individualizado. Esto es lo que consigue la quesería madrileña QAVA de Quesos y su Maestro Afinador José Luis Martín.

“QAVA & MARTÍN AFINADOR es un nuevo concepto de tienda: un espacio singular diseñado para degustar, aprender, difundir y comprar queso en Madrid, en pleno barrio de Retiro.”

José Luis Martín es una pieza clave en la quesería QAVA. Lleva trabajando en el mundo del queso más de 30 años, impartiendo formación por todo el mundo, visitando queserías, realizando consultorías y asesorando en el diseño y la puesta en marcha de alguna de las tiendas más emblemáticas de quesos de España. El hecho de conocer personalmente a los productores, e incluso asesorarlos en la fabricación y el diseño de sus productos, le permite seleccionar lotes específicos, en diferentes estadios de maduración, para completar el afinado del queso y así convertir cada pieza en un producto único, diferente y con un sello propio, el del afinador.

En el perfil del Maestro Martín Afinador se funden la experiencia y el conocimiento puro. Martín Afinador es asesor y consultor de queserías artesanales y diseño de producto, y de las mejores tiendas especializadas del país, director de Gourmetquesos, director y coordinador del Campeonato de los Mejores Quesos de España durante 9 ediciones, director Técnico y jurado en concursos y catas nacionales e internacionales de quesos, colaborador del Ministerio de Agricultura y de la Academia de Gastronomía Española, director y coordinador de la sección de quesos de la Guía Repsol de los mejores Alimentos de España y formador para escuelas de hostelería y centros de enseñanza, entre otras actividades.

El afinado del queso es un proceso complejo que requiere tiempo y dedicación, además de un uso desarrollado de los sentidos. El Maestro Quesero Afinador, como técnico especialista en la materia, trabaja todos los estadíos del queso (variados y complejos), controla todas las etapas de transformación de la materia prima, supervisa la evolución y desarrollo de los quesos según las características de cada uno de ellos, verifica la calidad y el estado en que llegan los quesos a sus cavas, su cuidado y conservación, y; por último, controla su embalaje y el tipo de envoltorio adecuados para su mejor conservación.

En Qava de Quesos cuentan con dos Cavas de Afinado de Quesos. En estas “cuevas de afinación” o cámaras frigoríficas diseñadas en condiciones constantes de temperatura, humedad y aireación, “cuidamos con mimo los quesos hasta llevarlos a su punto óptimo de consumo”. El trabajo del afinado conlleva disponer los quesos en baldas de madera, volteado diario y/o lavados frecuentes, cepillados periódicos, así como otras manipulaciones con carácter regular.

Entre los servicios que ofrece Qava de Quesos podemos encontrar cursos y talleres específicos, realización de eventos para grupos y empresas, y asesoramiento sobre diseño de tiendas y cavas de afinado.