V Bienal de Arte Contemporáneo de la Fundación ONCE

La Bienal de Arte Contemporáneo de la Fundación ONCE nació en 2006 como respuesta a la necesidad que tienen las personas con discapacidad de acceder a la cultura de una forma normalizada, para eliminar prejuicios sobre la creación artística y para hacer efectiva la profesionalización de las personas con discapacidad en el mundo del Arte. En este sentido, la Bienal persigue los dos grandes objetivos de la Fundación ONCE: accesibilidad (cultura accesible para todos trabajando desde distintos ámbitos de actuación, accesibilidad universal y poder disfrutar de la cultura en igualdad de condiciones ) e inclusión (acceso de los artistas con discapacidad al circuito del mercado del Arte, consiguiendo así su inclusión social y la inserción laboral).

Este 2014, la quinta edición de la Bienal, abierta al público en CentroCentro Cibeles del 21 de mayo al 15 de septiembre de 2014, gira temáticamente en torno a la diversidad humana y el cuerpo “valorando la diferencia como una cualidad del ser y la discapacidad como un potencial, siendo la inclusión uno de los objetivos fundamentales”, según la organización de Fundación ONCE.

Según el director de Accesibilidad Universal de Fundación ONCE, Jesús Hernández, “la Fundación pretende transmitir las preocupaciones de la entidad a través de las Bienales de Arte. En este sentido, en anteriores ediciones se ha tratado el tema del lenguaje o el paisaje para hablar de accesibilidad y, en la actual edición, se habla de la diversidad humana para reivindicar que todos somos diferentes pero todos tenemos los mismos derechos”.

Serie HUMANAE, de Angélica Dass

La V Bienal de Arte Contemporáneo de Fundación ONCE presenta, con una cuidada selección llevada a cabo por los comisarios Miguel Cereceda y Giulietta Speranza), la obra de 39 artistas que más allá de su tipo de discapacidad o sin ella, muestran su interpretación del mundo y una manera personal de comunicarse.

De Natura Deorum, de Carlos Aires
La muestra, incluida en el circuito de Photo España 2014, incluye obra de José María Cano junto a su hijo Daniel Cano (que padece síndrome de Asperger), de Luis Pérez-Mínguez (fotógrafo con discapacidad física reconocido como uno de los artistas de la denominada movida madrileña), de Cristina García Rodero, primera fotógrafa española miembro de la agencia internacional de fotografía Magnum, del joven Víctor Meliveo (fotógrafo y videoartista con discapacidad visual) además de piezas de Ángel Baltasar, Javier Campano, José Manuel Egea, Carlos Franco, Miriam Jiménez, Ramón Losa, Eduardo Matute (DUDU), Paloma Navares, Carme Ollé i Coderch, Ricardo Rocío, Ricardo Rojas, Ángel Rojo, Rafael Sanz Lobato, Cuco Suárez, Vicens Talens, Juan Torre, Kurt Weston, Marina Abramovic, Carlos Aires, Miquel Barcelo, Daniel Canogar, Pedro Castrortega, Angélica Dass, Esther Ferrer, Daniel Firman, Jorge Fuembuena, Germán Gómez, Kaarina Kaikkonen, Francisco Leiro, Isabel Muñoz, Jaume Plensa, Bernardí Roig, Belen Serrano y Marina Vargas.
Equipo de MÁSCARAS, dentro del Ciclo de Cine de la V Bienal Fundación ONCE.
Dentro de la Bienal también se incluye un programa de actividades paralelas accesibles para todos, talleres, mesas redondas, ciclos de artes escénicas (danza, cine y teatro) y proyecciones de películas. Este año, además, la Bienal cuenta con obras de artistas consagrados como Jaume Plensa, cedidas por el MACBA (Museu d'Art Contemporani de Barcelona); Marina Abramovic, prestadas por Colección Telefónica; Miquel Barceló, facilitadas por el mismo artista, o Juan Muñoz, de la Colección Helga de Alvear.

 

El CEART inaugura este jueves 14 de noviembre en la sala A una exposición dedicada a este maestro de la fotografía, que estará abierta al público hasta el 9 de febrero. La muestra recoge uno de los últimos proyectos del artista, centrado en el duro trabajo que llevaban a cabo los mineros de Serra Pelada, una mina abierta de oro en el corazón de Brasil donde los empleados se jugaban la vida diariamente.

La inmigración, la pobreza, la vida marginal, el trabajo esclavo, la relación del hombre con la tierra, el aprovechamiento de recursos naturales… son temas que desde siempre han fascinado a Salgado. Desde el comienzo de su carrera como fotógrafo, su obra se ha decantado por dar visibilidad a los colectivos más desfavorecidos y por crear con sus imágenes un relato visual vívido e impactante sin demasiados artificios. Con un duro blanco y negro, la obra de este autor transita entre el fotoreportaje y la fotografía naturalista.

Y como idea que impregna todo su trabajo está la dignididad humana. Salgado retrata a los empleados, mineros y recolectores desde un planteamiento puramente humanista que quiere poner en valor su integridad, su fortaleza y su resiliencia.

“Si fotografías a un humano, de manera que no se le represente de forma noble, no hay motivo para hacer la fotografía. Esa es mi forma de ver las cosas”.

Salgado no se abrió paso en esta disciplina hasta tiempo después de haber concluido sus estudios de economía entre Brasil y Estados Unidos, y un doctorado en estadística en Francia. Pero en 1973 su vida dio un vuelco y decidió emprender su carrera como fotógrafo llegando a trabajar en la Agencia Gamma y en Magnum Photos durante más de 15 años hasta que en 1994 fundó su propia agencia Amazonas Imagen.

Con el proyecto “Gold”, el fotógrafo retrata una dura realidad que se sucede en la mina de Serra Pelada, nombre dado a un enclave minero totalmente devastado y excavado de manera anárquica, la mayor mina de oro a cielo abierto del mundo, por la que pasaron más de 50.000 personas. Al calor de las leyendas sobre el misterioro Dorado, el fervor por este metal precioso llevó a desarrollar prácticas de explotación extenuantes para los trabajadores y a originar relatos de pena y gloria, de victoria y derrota humanas entre la tierra, los túneles y los cestos de carga.

La exposición del CEART reúne el porfolio completo de Salgado en su característico blanco y negro y con fotografías de gran formato que no dejan a nadie indiferente.