Vacaciones en el mar nuevo proyecto de Ruben Martin de Lucas

 

 

 

Martin de Lucas es un ingeniero de caminos que se sumergio en el mundo del arte y a golpe de brochazo y spray con su crew del colectivo Boa Mistura se ha forjado una carrera mas que prometedora.

Conocimos el año pasado (en la feria de arte contemporaneo Art Madrid’15) su serie “La Aldea Flotante”, un colorista retrato de la fragilidad y la resiliencia a traves de un viaje que hizo el artista por el sudeste asiatico. Hace apenas unos meses Rubén Martín de Lucas inauguraba su proyecto “Stupid Borders”, una reflexion sobre los limites fisicos y psicologicos (barreras sociales, territoriales, religiosas, ideológicas…) que “construimos” y con los de determinamos nuestra relacion con el entorno. Ahora, presenta “Vacaciones en el mar”, un análisis en clave pictórica sobre los flujos migratorios que se repiten cada verano hacia las zonas costeras de España.

 

 

 

 

 

 

 

En “Vacaciones en el mar”, Rubén fotografía el éxodo urbano que sufren cada año las ciudades y el recorrido de miles individuos que emigran buscando el calor, el ocio y el disfrute como si de una enorme manada se tratara, manada que queda contabilizada y registrada como se hace con las especies animales. Igualmente registrado aparece su hábitat, sombrillas, tumbonas, toldos… y sus ritos, el baño, la caña, la siesta...

 

 

 

 

 

 

“Me interesa el fenómeno, a nivel demográfico y sociológico, que surge a raíz del boom inmobiliario en la costa Mediterránea. Me llama la atención que una gran masa poblacional que vive todo el año en la ciudad, se desplace para pasar sus días de relax y descanso en otra localidad también masificada. Si uno se aleja un poco y lo observa con cierta distancia, el fenómeno no es muy distinto a las migraciones de flamencos o sardinas en las que el individuo busca el abrigo del grupo. Con un toque más kitsch desde luego, pero parecido al fin y al cabo. Y esta peculiar migración me parece fascinante, tanto a nivel sociológico como a nivel visual, con un catálogo de situaciones tan alucinantes como divertidas”, explica el artista.

 

 

 

 

 

 

La serie de fotografía intervenida con pintura, consta de 4 bloques temáticos: “Movimientos”, “Recuentos”, “Masas” y “Situaciones” gracias a los que el interés por estudiar el impacto del hombre en el entorno y el propio comportamiento del individuo, arrastrado por una corriente de costumbre social convertida en ritual estival, da paso a una crítica indirecta sobre el porqué de este fenómeno y sus consecuencias en el paisaje y en la generación de economías estacionales.

 

“Vacaciones en el mar”, de 17 de diciembre de 2015 al 30 de enero de 2016 en Galería BAT Alberto Cornejo.

 

El CEART inaugura este jueves 14 de noviembre en la sala A una exposición dedicada a este maestro de la fotografía, que estará abierta al público hasta el 9 de febrero. La muestra recoge uno de los últimos proyectos del artista, centrado en el duro trabajo que llevaban a cabo los mineros de Serra Pelada, una mina abierta de oro en el corazón de Brasil donde los empleados se jugaban la vida diariamente.

La inmigración, la pobreza, la vida marginal, el trabajo esclavo, la relación del hombre con la tierra, el aprovechamiento de recursos naturales… son temas que desde siempre han fascinado a Salgado. Desde el comienzo de su carrera como fotógrafo, su obra se ha decantado por dar visibilidad a los colectivos más desfavorecidos y por crear con sus imágenes un relato visual vívido e impactante sin demasiados artificios. Con un duro blanco y negro, la obra de este autor transita entre el fotoreportaje y la fotografía naturalista.

Y como idea que impregna todo su trabajo está la dignididad humana. Salgado retrata a los empleados, mineros y recolectores desde un planteamiento puramente humanista que quiere poner en valor su integridad, su fortaleza y su resiliencia.

“Si fotografías a un humano, de manera que no se le represente de forma noble, no hay motivo para hacer la fotografía. Esa es mi forma de ver las cosas”.

Salgado no se abrió paso en esta disciplina hasta tiempo después de haber concluido sus estudios de economía entre Brasil y Estados Unidos, y un doctorado en estadística en Francia. Pero en 1973 su vida dio un vuelco y decidió emprender su carrera como fotógrafo llegando a trabajar en la Agencia Gamma y en Magnum Photos durante más de 15 años hasta que en 1994 fundó su propia agencia Amazonas Imagen.

Con el proyecto “Gold”, el fotógrafo retrata una dura realidad que se sucede en la mina de Serra Pelada, nombre dado a un enclave minero totalmente devastado y excavado de manera anárquica, la mayor mina de oro a cielo abierto del mundo, por la que pasaron más de 50.000 personas. Al calor de las leyendas sobre el misterioro Dorado, el fervor por este metal precioso llevó a desarrollar prácticas de explotación extenuantes para los trabajadores y a originar relatos de pena y gloria, de victoria y derrota humanas entre la tierra, los túneles y los cestos de carga.

La exposición del CEART reúne el porfolio completo de Salgado en su característico blanco y negro y con fotografías de gran formato que no dejan a nadie indiferente.