COMENZANDO EL 2018 CON UNA BREVE AGENDA DE EXPOSICIONES

Joan Brossa "Tinter abocat", 1969. Foto: Toni Coll.

 

 

 

La exposición del MACBA dedicada a Joan Brossa (Barcelona, 1919-1998) con el título “Poesía Brossa” nos dice adiós en el mes de febrero. Si aún no has tenido la oportunidad de visitarla, aprovecha esta ocasión para acercarte a la obra más ocurrente, irónica y desconcertante de este poeta plástico. La muestra saca a la luz buena parte del fondo artístico de la Fundación Joan Brossa, legado al museo en 2011.

 

 

 

Ed Van der Elsken: “Girl in the subway”, en la Fundación Mapfre.

 

 

 

La sala Bárbara de Braganza de la Fundación Mapfre clausura la muestra dedicada al fotógrafo Nicholas Nixon el próximo 7 de enero, y trabaja en la preparación de su próxima exposición con la obra de Ed Van Der Elsken, que se inaugurará el día 25. Este creador holandés que se sumergió en el mundo de la fotografía y el cine ha llegado a ser uno de los trabajadores de la imagen más reconocidos del siglo XX. Esta retrospectiva es la más extensa jamás dedicada a este autor en España.

 

 

 

Anni Albers, “Orquesta III (Orchestra III)”, 1980. The Josef and Anni Albers Foundation, Bethany CT Foto: Tim Nighswander/Imaging4Art. ©The Josef and Anni Albers Foundation, VEGAP, Bilbao, 2017

 

 

 

Moviéndonos por el norte, el Guggenheim Bilbao cierra el 14 de este mes la exposición dedicada a Anni Albers. “Tocar la visita” reúne algunas de las piezas más representativas de esta artista que trabaja con materiales textiles, un trabajo a medio camino entre la artesanía, la tradición y la innovación que pone en valor el uso de estas técnicas y su importancia como vehículo de manifestación artística.

 

 

 

Equipo crónica, “Guernica”, 1971.

 

 

 

En la Fundación Picasso Museo Casa Natal de Málaga la muestra “Guernica y otros desastres” se acerca a su clausura el día 21 de enero. Con ocasión del 80 aniversario de esta obra, el centro ha organizado esta exposición en la que se genera un diálogo histórico sobre cómo las catástrofes bélicas y sus consecuencias han sido retratadas por varios creadores.

 

 

 

Vista de la sala de exposición en el MAC.

 

 

 

También es el último mes para disfrutar de la última obra de Pablo Genovés en la muestra organizada por el MAC, Museo de Arte Contemporánea Gas Natural Fenosa en A Coruña. Estas “Mutaciones polimórficas” reúnen algunos de los espacios invadidos, las construcciones inundadas en contextos hiperbólicos que tanto caracterizan a este autor, uno de los creadores españoles con mayor reconocimiento dentro y fuera de nuestro país.

 

Hablar de fractales nos remite comúnmente a patrones geométricos relacionados con la proporción áurea que la naturaleza nos ofrece en su inmensa variedad. Descubrir algo que ya estaba ahí y ponerle nombre es, aunque resulte sorprendente, algo muy reciente. Así, el concepto fractal no es nuevo para las matemáticas, que ya lo estudió en detalle a principios del siglo pasado dentro de la teoría de las medidas; sin embargo, el término específico no se acuñó hasta 1975 por el matemático Benoît Mandelbrot, quien distinguió varios tipos de fractales en función de su mayor o menor exactitud en la copia y la posibilidad o no de reproducción infinita.

Pero ¿qué entendemos por fractal? La palabra comenzó a utilizarse para designar los patrones de formas que no encajaban en las descripciones geométricas tradicionales a pesar de guardar una estructura ordenada. Un análisis de proximidad revelaba que estos patrones se componían de pequeños elementos iguales entre sí, componiendo dibujos que se repetían a mayor escala guardado la misma distribución. La naturaleza está repleta de ejemplos de este tipo, como los copos de nieve o las semillas de los girasoles.

Diseño 3D aplicando fractales

El estudio de este concepto tuvo una aplicación práctica inmediata en el campo del diseño gráfico. El uso de estructuras fractales en las nubes, las montañas o el mar dotaba a los gráficos de un mayor realismo que mejoraba notablemente el resultado final. Igualmente, la música está repleta de fractales y muchas obras clásicas de Beethoven, Bach y Mozart trabajan con este concepto en sus composiciones. Con la presencia constante de estos patrones en nuestro entorno, aunque desapercibida durante largo tiempo, muy pronto este interés hizo acto de presencia en el arte. La transposición plástica de esta idea abría un mundo de posibilidades expresivas aún por explorar, y más en las obras de carácter abstracto, donde el juego de geometrías parecía empezar a agotarse.

M. C. Escher, “Smaller & Smaller”, 1956

Entre los primeros artistas que trabajaron con este concepto debemos mencionar a Escher. El conjunto de su producción es difícil de clasificar, aunque puede señalarse una clara inclinación por el dibujo y el grabado, con los que daba cabida a sus inquietudes intelectuales y planteamientos sobre términos opuestos, como lo infinito frente a lo limitado, el blanco y negro, los equívocos, las simetrías de doble lectura... Si bien las obras más conocidas de este autor son las que plantean juegos ópticos y paradojas visuales, también indagó sobre los fractales con obras que sintetizan a la perfección este concepto, aun cuando todavía no había sido acuñado.

Jackson Pollock, “Number one”, 1950

También se ha dicho de la pintura de Jackson Pollock que contiene infinidad de estructuras fractales. La fascinación que siempre ha despertado este artista, con una vida tan breve y una producción tan prolija, llevó a los científicos australianos Richard P. Taylor, Adam P. Micolich y David Jonas a acometer un estudio pormenorizado de su obra en 1999. El trabajo de este representante del expresionismo abstracto se basaba en la técnica “drip and splash”, trazando líneas y manchas por goteo y proyección sobre el lienzo. La conclusión es que la proporción fractal de su pintura aumenta con los años y se perfecciona, y así, se mantiene la misma sensación caótica de patrón disperso si observamos un detalle de una de sus obras o la pieza en su totalidad.

Kerry Mitchell, “Jungle”, 1998

Más allá de estos ejemplos de arte más tradicional, muchos creadores contemporáneos abordan sus trabajos a partir de composiciones hechas por ordenador donde la presencia de algoritmos fractales combinados con los cambios de color originan imágenes impactantes. Por este motivo, el arte fractal aparece íntimamente conectado con el arte computacional, una nueva corriente en la que despuntan creadores que habitualmente tienen un bagaje previo en el mundo de las ciencias o de la informática. Podemos citar como ejemplos a Scott Draves, William Latham, Greg Sams o Kerry Mitchell.