ART PHOTO BCN CONTRA LA FUGA DE TALENTOS

 

 

Con más de 2000 participantes, entre ellos 100 fotógrafos, 12 galerías y 6 escuelas especializadas, la IV Edición de dicho festival apuesta por un reforzamiento de la visión del artista denunciando así la fuga de talentos que se sufre en la actualidad. Impulsada por Art Deal Project, agencia de arte liderada por Isabel Lázaro, comisaria, historiadora del arte y galerista, ésta reunión se ha consolidado gracias a la muestra de fotografía emergente.

 

 

 

 

Art Photo BCN se define como un escaparate artístico y punto de inflexión, en el cual todos los profesionales del sector aportan su particular granito de arena. El festival, cuenta con un nutrido comité de selección compuesto por Gonzalo Golpe (editor independiente), Moritz Neumüller (comisario de Arte), Semíramis González (comisaria de Arte), Jesús Micó (director de la Kursala, UCA), Simona Rota (Fotógrafa), Isabel Lázaro (Art Photo Bcn), Stefano Marchei (Art Photo Bcn) y Ariadna Serra (diseñadora), así como visionadores que aportan la calidad extra a un evento de estas características. En esta edición contarán con nombres como: Gonzalo Golpe (Editor), Moritz Neumüller (Comisario), Elina Norandi (Comisaria y directora del Festival MAV en Cataluña), Erika Bornay (UB), Angel Samblancat (Marchante), Flor Vacherand (CC Pati Llimona), Ada Sbricolli y Arola Valls (CFD Barcelona), Carmen Dalmau (Galería Cero - EFTI),  Roger Batista y Xavier Frances (COPIA), Alejandro Maureira (NEXO FOTO) y Gustavo Alemán (Fuego Books).

 

 

 

 

Gracias a la colaboración de dichos profesionales, se otorgarán una serie de premios según la categoría pertinente:

 

PREMIO ART PHOTO BCN Imagen y espacio de exposición en la próxima edición del festival Art Photo Bcn
PREMIO CFD Exhibición
PREMIO CENTRE CIVIC PATI LLIMONA Exhibición
PREMIO EFTI Beca de formación en EFTI. Centro Internacional de Fotografía y Cine. Madrid
COPIAS WALL AWARD Producción y exhibición
PREMIO IDEP Beca de formación en IDEP para cursar el Postgrado de Fotografía Artística Contemporánea durante el curso 2017-18

 

Fotógrafos y proyectos:
– Gema Polanco, Como Dios manda
– Barbara Traver, Retrato
– Oriol Miñarro, LOBULO OCCIPITAL
– Leafhopper - Blanca Galindo & David Simon Martret, It´s a wonderful life
– Antonio González Caro, Hunting shadows
– Fernando García Berdeja, Primera ficción: divergencias
– José Luis Carrillo, Los hijos del ciervo
– Tiago Casanova, Uncover

 

 

 

 

Además se celebrarán una serie de actividades que engloban Workshop, Fotografía escénica/Performing Photography. Masterclass, El curioso mundo del fotolibro. Instalaciones, Relaciones y dependencias. La fotografía y la instalación por Lola Guerrera. Conferencias, talleres, Taller La meta es el camino. Mesa redonda, como· Fenómeno fotolibro. Protagonistas y procesos. Con la participación de: Jon Uriarte, Toni Amengual, Alberto Salván (Tres Tipos Gráficos), entre otros, y el curso impartido por Abel Azcona, Empoderamiento visual: del cuerpo a la imagen. Para más información info@artphotobcn.com

 

 

 

 

 

Dentro de los perfiles profesionales especializados que se pueden encontrar en el sector cultural, y más concretamente, en el ámbito de las artes visuales, una de las ocupaciones más recientes es la del comisario. Si la década de los 80 fue el auge del rol del artista, con su carácter innovador y la puesta en valor de su figura como articulador esencial de las propuestas creativas, el final de siglo trasladó el interés hacia los propios centros expositivos y su labor como custodios de la producción actual y como espacios para dar cabida a todas las propuestas. El cambio de milenio introdujo con fuerza en este panorama el rol del comisario. Quizás unido a una crisis de identidad social, quizás a la complejidad que está adquiriendo actualmente los proyectos contemporáneos, la necesidad de construir, articular y ahondar en los discursos artísticos se hizo evidente.

Aunque las funciones encomendadas a esta profesión no son nuevas en su totalidad, pues antes habían sido asumidas por conservadores, críticos o expertos según las temáticas, el rol ha adquirido solidez porque aúna todas estas finalidades al tiempo que permite la especialización de otros profesionales en sus respectivos ámbitos de competencia. Ahora bien, como algunos comisarios mismos señalan, no debe olvidarse el espíritu genuino de esta figura, que ha nacido para facilitar el entendimiento del discurso, crear narrativas dentro de un contexto en ocasiones caótico y disperso, mediar entre las obras y el espectador y crear puentes entre el arte contemporáneo y la sociedad.

El arte de nuestros días plantea multitud de incógnitas para el visitante que debe enfrentarse a propuestas muchas veces alejadas de los cánones estéticos pautados, lo que da paso a la incertidumbre y el desconcierto; pero, a su vez, estas obras emplean un lenguaje más cercano, unos materiales y hasta composiciones desprendidas de la sofisticación y el alarde técnico de antaño, algo que, lejos de favorecer la proximidad con el mensaje, genera cierto distanciamiento. Lo que acabamos de describir es parte de la esencia misma del arte actual. El cuestionamiento de las pautas formalistas y el recurso a elementos tangibles más utilitarios que embellecedores son los nuevos criterios de la creación, donde, por encima de todo prima el mensaje que se quiere transmitir.

Asimismo, otra característica intrínseca de la obra de nuestro tiempo es la preocupación de los artistas por temáticas más inmediatas, por cuestiones de carácter social, político y económico que buscar crear un revulsivo narrativo y conceptual, dejando atrás la prioridad estética o, mejor dicho, haciendo del discurso su propia estética. En este contexto, por extraño que pueda parecer, la creación contemporánea se encuentra con una barrera lingüística dificultando el entendimiento del espectador. Y a esta circunstancia se suma la abundante producción actual, abarcando un amplio abanico de temáticas que no son sino trasunto de nuestra sociedad diversa y globalizada.

El comisario contribuye a facilitar esa comprensión articulando un discurso coherente que permita la agrupación de ideas conexas para cohesionar el mensaje. Esto exige tener un profundo conocimiento del estado actual del arte, de las líneas de trabajo de los creadores, de las propuestas estéticas más recientes y de las demandas reales de la sociedad para tender un puente al diálogo y permitir el acercamiento al arte. Si el arte se ocupa de los mismos asuntos que nos preocupan a todos, ¿cómo no vamos a compartir sus postulados? La mediación cultural requiere del trabajo de los comisarios para abrir una pequeña ventana a la reflexión y para posibilitar un espacio de intercambio y de generación de ideas. Compartimos el pensamiento que José Guirao expresó en una entrevista reciente: “El comisario es alguien que desvela algo nuevo y sería un error que los comisarios se conviertan en gestores”.

Entendido así el papel del comisario, muchas instituciones se han subido al carro de crear convocatorias específicas para que los nuevos profesionales puedan dar salida a sus propuestas. Recordemos a modo de ejemplo la convocatoria “Inéditos” de La Casa Encendida, “Se busca comisario”, de la Comunidad de Madrid, o la convocatoria de Comisariado de La Caixa.