Art Madrid'24 – ARTISTAS, WELCOME HOME!

Se avista el futuro: ¡Está llegando la feria!

Regresa Art Madrid y la emoción del reencuentro se percibe en los posts, stories y tags que han ido llegando durante las últimas semanas a través de nuestras redes sociales ¡Y eso nos encanta! Es una de las partes más emocionantes que tiene esta fase previa al evento. Sin embargo, lo más reconfortante después de un año de trabajo, es encontrarnos frente a ese gran listado de artistas provenientes de todo el mundo, e imaginar las sorpresas que tendrán preparadas para el público.

Ajarb Bernard Ategwa. Sweet family. Acrílico Sobre Lienzo, 200 x 225 cm, 2023.

Los artistas han sido los grandes protagonistas de Art Madrid en cada una de sus ediciones. Siempre de una manera singular, atractiva y conmovedora, han sabido contar en imágenes sus experiencias de vida; sus mensajes y reclamos han tocado las sensibilidades del público que vuelve a su encuentro una y otra vez.

Irina Grechuina. Solaristics Deadlock. Óleo sobre tela, 200 x 200 cm, 2022.

Y es que, queridos lectores, la Semana del Arte ha cambiado de fechas y en este 2024 nos recibe entre el 6 y el 10 de marzo; así, imbuidos en el frenetismo de los cambios, damos también la bienvenida a los casi doscientos artistas que nos acompañarán durante la 19ª edición de Art Madrid.

Luchio Lim. Story 1. Técnica mixta, papel tradicional coreano, 92 x 92 cm, 2023.

Si nos remitimos a los datos que arroja ese gran listado de nombres, los artistas participantes en la edición representan a treinta países de África, Asia, Europa y Latinoamérica. Un dato bastante importante si tenemos en cuenta que el 75% de los expositores que participan en Art Madrid son nacionales y el 25% restante lo integran galerías internacionales. Quiere decir que, la mayoría de galerías tiene una nómina diversa y multicultural, lo que hace que la presencia y convivencia de creadores provenientes de cuatro continentes se traduzca en una propuesta expositiva heterogénea.

Silvia Flechoso. No Sugar, No Mami. Óleo sobre lienzo, 73 x 54 x 3 cm, 2023.

Y si esos datos no han sido suficientes para llamar tu atención, espera, que ahora viene lo mejor: la mayoría de los trabajos que verás en Art Madrid son de reciente creación (2023-2024) y las manifestaciones punteras vuelven a ser: la pintura, la escultura y el dibujo; sin perder de vista las sorpresas que tienen reservadas para ti la fotografía y la instalación en nuestro próximo encuentro. Más de la mitad de los artistas participan por primera vez y lo hacen abordando temáticas que incluyen: la migración, la hibridez cultural, cuestiones raciales y de género, la sostenibilidad, la deconstrucción de formas tradicionales de representación, los valores de la crítica de arte y el sistema del arte. La arquitectura, el diseño, los lenguajes de la artesanía tradicional y los entornos digitales, han sido también universos de los que se han retroalimentado las propuestas expositivas de la edición.

Ana Monsó. All I wanna hear. Acrílicos, pasteles, lápices, rotuladores, spray sobre lienzo, 200 x 167 cm, 2023.

La bienvenida a los artistas de Art Madrid’24 se convierte en un reencuentro que celebra la diversidad y la innovación, creando un espacio donde las fronteras entre las distintas formas de expresión se desdibujan para dar paso a un diálogo creativo sin límites. Las obras transmiten una destreza técnica excepcional, así como una profunda exploración de la forma, el color y las texturas. Desde paisajes evocadores hasta retratos íntimos, cada pincelada, captura instantánea o forma tridimensional, revela el compromiso que tienen los artistas con su profesión. Propuestas estéticamente impactantes que invitan a la reflexión sobre la naturaleza misma del arte y su relación con el entorno que lo rodea.

HUANG Shung-Tin. Blank 042. Acrílico sobre lino,91 x 65 cm, 2023.

Te invitamos a conocer a los artistas participantes en Art Madrid’24:



Francesca Poza. Cortesía de la artista.

ARTE & PALABRA. CONVERSACIONES CON CARLOS DEL AMOR

El hilo es uno de los materiales más aparentemente frágiles que existe y sin embargo, una conjunción de hilos puede ser indestructible. Es la victoria de la fragilidad frente a la fuerza bruta.

El hilo tiene, entre sus muchas virtudes, su significado, el real y el imaginado. Es un término que rezuma poesía y que nos lleva a pensar en seguir un rastro, en ocasiones infinito. A las ya muchas virtudes del hilo, Francesca Poza (Mataró, 1965) suma la palabra escrita, dotando así a sus obras de una firmeza siempre delicada pero casi imposible de romper. Teje entre letras y memoria, piezas que buscan asentar lo vivido, dejar huella en un mundo cada vez más efímero, más escurridizo, más líquido, más huidizo. En su obra se entrelazan de una manera armoniosa la poesía, la literatura y el tiempo, dando como resultado creaciones de una bella originalidad tan sutiles como contundentes.

Quizá Francesca ha logrado dar respuesta a aquello que se preguntaba Carmen Laforet en “Nada”, cuando decía: ¿Quién puede entender los mil hilos que unen las almas de los hombres y el alcance de sus palabras?

El poeta renacido. Tejido realizado con papel de libro. 2023.

Si tuvieras que definirte como artista, en una frase, ¿cómo te definirías?

Me podría definir como una artista multidisciplinar que poetiza la materia.

El hilo es incluso anterior a la aparición de la escritura, quizá no sea exacto pero me gusta pensar que se empezó a “escribir” hilando… Luego llegó la palabra escrita y en ese encuentro lleno de historia y ancestros está tu obra. ¿Palabras hiladas, suena bien, no?

Palabras hiladas suena bien, la sutileza del hilo que organiza el tiempo, el vínculo, la continuidad, el ritmo de la literatura sin lectura, puesto que es una frase muy recurrente dentro de mi obra, que al hacerse y deshacerse la trama resurge la obra y la poesía.

Como si de cadenas se tratase. Tejido realizado con papel de libro. 2023.

¿Por qué todo el mundo dice que eres inclasificable? ¿No piensas también que vivimos deseando poner etiquetas? Es bonito ser difícil de clasificar. ¿Te sientes “bicho raro”...?

No, no me siento un bicho raro. Me gusta el hecho de ser inclasificable. Es difícil definirme, escultora, grabadora, tejedora. Yo intento hacer poesía con el material que tengo, entonces consigo que lo frágil nos hable, que nos transporte; que el papel, siendo materia y el hilo un símbolo, nos entren dentro.

Cuando uno se detiene ante tu obra tiene dos sensaciones, bueno tres, una de tranquilidad, las otras dos son paradójicas porque la primera impresión es la de fragilidad, sin embargo, al poco compruebas que esos “hilos” son fuertes porque están unidos y han hecho causa común. Es un poco como tantas cosas en la vida, ¿no?

Sí, realmente es lo que busco, que expresen ante todo paz y tranquilidad. Estamos pasando momentos muy difíciles y me gusta expresar lo bueno que llevamos dentro las personas.

Testamento de Oscar Wilde. Tejido realizado con papel de libro.2023.

La memoria es un territorio íntimo que en ocasiones nos traiciona siendo el olvido su principal enemigo. ¿Es tu obra contra el olvido?

Sí, el arte de la memoria y el olvido son un tema recurrente en mi obra, ya que he tenido y tengo el pensamiento de que tenemos que ser algo, que en la memoria nos tiene que quedar algo. Entonces, intento dar lugar a una poética plasmada en diferentes aspectos de la creatividad. Podríamos decir que esa esencia de conjunto de necesidades, de dejar constancia permanente, es porque no queremos que nos olviden, y esta es una manera que tengo de expresarme.

Tu obra es sumamente poética… ¿Qué crees que es imposible de poetizar?

Imposible no hay nada, nada que no se pueda poetizar. Y sí, mi obra es poética. ¿Por qué tejer? ¿Para qué? Poemas y tejidos viajan en la imaginación y se unen. Arte visual, arte manual, en pocas palabras: poesía.

Música de ventanas rotas, Papel Hahnemühle de 300gr.2023.

El hilo deja rastro, las palabras dejan rastro…Tus obras dejan rastro. ¿Dónde te gustaría que condujera?

Las palabras dejan rastro y me gustaría que mis obras dejaran rastro: los sentimientos y sensaciones del observador. Que la obra de arte no fuera simplemente para decorar, sino algo que cuando te levantas por la mañana mires y te sientas otra vez diferente, que te deje algo que sentir.

¿Hacia dónde crees que va tu obra?

Mi obra en sí no sé a dónde va, lleva el camino, me va guiando en el día a día. Me gustaría poder seguir tejiendo poemas que viajaran en la imaginación, entrar y salir a través de los múltiples caminos a donde me van llevando el material y los sentimientos.