De Chirico en Barcelona: su trayectoria en 150 obras

 

 

El enigma de un día, 1914

 

 

 

Giorgio de Chirico (1888-1978), pintor italiano de origen griego, se formó en Grecia, en Italia y en Alemania. Tuvo influencia, entre otras, de la antigüedad clásica grecorromana, de la arquitectura renacentista y de la filosofía de Niestche y Shopenhauer. Se mantuvo, en cierta medida, ajeno a las vanguardias que tuvieron lugar en la capital francesa, para desarrollar su propio estilo artístico.

 

 

 

Aparición (dibujo), 1917

 

 

 

Fue el pionero de la pintura metafísica, que recreaba ambientes misteriosos a través de la representación de objetos cotidianos fuera de su contexto habitual. La pintura metafísica fue antecesora del surrealismo, puede recordar a las pinturas de Dalí. Son escenas sombrías, desoladoras, melancólicas, donde acentuadas perspectivas proyectan sombras irreales y en las que no hay muestras de vida ni personas, sino esculturas clásicas o maniquíes que transmiten silencio y soledad. Vivió en la ciudad de Ferrara, en Italia, que se convirtió en la ciudad metafísica por excelencia. Compañero de De Chirico en esta corriente fue su propio hermano Alberto Savinio (Andrea de Chirico) y su amigo Carlo Carrá.

 

 

 

Las musas inquietantes, 1917

 

 

 

La exposición, organizada en colaboración con la Fundación Giorgio e Isa de Chirico, está comisariada por Katherin Robinson, de dicha Fundación, y por Mariastella Margozzi, de la Galleria Nazionale (Roma). Se estructura en seis líneas temáticas que abarcan los puntos clave de la trayectoria artística de De Chirico, considerado uno de los artistas italianos más importantes del s.XX. Los temas representados abarcan la pintura metafísica, la influencia de la iconografía clásica, los retratos y los inquietantes paisajes urbanos, sus investigaciones técnicas sobre la pintura de grandes maestros y la neo-metafísica, mediante la cual dirige una mirada a sus primeras obras inspirado por el eterno retorno nietzscheano.

 

 

 

 

Las musas inquietantes (bronce dorado), 1968

 

 

 

De manera paralela a la exposición, CaixaForum Barcelona propone otras actividades educativas, como visitas comentadas para público general y para familias y una conferencia a cargo de las comisarias. Se podrá disfrutar de este acercamiento a la obra de Giorgio de Chirico hasta el 22 de octubre.

 

 

 

Los Dioscuros, 1974

 

 

 

Compartimos con vosotros nuestra selección personal de exposiciones en Madrid. No están todas las que son, pero sí son todas las que están.

 

“Lujo y luto”, de Estefanía Martín Sáenz, en el Museo ABC de la Ilustración.

Dentro del programa “Conexiones” iniciado hace siete años por el museo en colaboración con la Fundación Santander se propone a un artista invitado el desarrollo de un proyecto creativo inspirado en dos obras que le sirvan de punto de partida. En esta ocasión, las piezas escogidas fueron un bodegón de Juan de Arellano de la colección Banco Santander y una portada de “Blanco y Negro” de Manuel Escudero, perteneciente a la colección del museo. Partiendo de estas dos obras, Estefanía Martín ha elaborado una propuesta que juega con los conceptos que dan título a la exposición. Lujo y luto conviven en composiciones con reminiscencias orientales y obras que representan muy bien el estilo de esta artista, con motivos florales, bordados y telas. Hasta el 30 de septiembre.

“Victor Vasarely. El nacimiento del Op Art”, en el Museo Thyssen-Bornemisza.

Esta exposición propone un recorrido por la trayectoria de este creador de origen húngaro y afincado en París, desde sus inicios hasta el final de su carrera. Una figura paradigmática a la hora de definir este estilo que, aunque efímero, ha enriquecido los movimientos artísticos posmodernos de la primera mitad del siglo XX. Hasta el 9 de septiembre. Más información aquí

Victor Vasarely, Amir "(Rima)", 1953, Vasarely Múzeum, Budapest

“Eusebio Sempere” en el Museo Centro de Arte Reina Sofía

Esta retrospectiva dedicada a Sempere recoge la carrera de este artista cuya obra presenta conexiones con el arte cinético, un movimiento en plena eclosión en el París de mediados de los 50, época que marcó su despegue como artista reconocido. Desde ese momento, Sempere inicia su proyección internacional, con exposiciones dentro y fuera del país que lo consolidan como un creador de referencia del arte geométrico nacional. Hasta el 17 de septiembre.

Eusebio Sempere, “El reloj”, gouache sobre tabla, 1966.

“En un instante, Marruecos”, en la Casa Árabe

Dentro de la programación de PhotoEspaña 2018, la Casa Árabe organiza esta exposición con obras de nueve fotógrafos marroquíes que retratan la realidad cotidiana de esta país ofreciendo una visión de su sociedad, costumbres y día a día para muchos desconocida. Una invitación a conocer más de cerca a las gentes del país vecino y acercarnos al pulso de su producción contemporánea. Hasta el 23 de septiembre.

M’hamed Kilito. Destinies, 2017 © M’hamed Kilito

“Vistas de Roma”, de Henryk Dąbrowski y la Colección Lázaro, en el Museo Lázaro Galdiano.

Esta exposición plantea un diálogo entre los trabajos de Henryk Dąbrowski sobre la ciudad de Roma, reconocido arquitecto polaco, y las piezas que integran la colección Lázaro Galdiano, quien también era un apasionado de esta ciudad italiana. La exposición se ha organizado en colaboración con el Instituto Polaco de Cultura y la Embajada de Polonia, y ha sido comisariada por Carmen Espinosa, conservadora jefe del museo. Hasta el 9 de septiembre.

“Auschwitz. No hace mucho. No muy lejos”, Centro de Exposiciones Arte Canal de Madrid.

Aunque resulte duro enfrentarse a este período de nuestra historia reciente convertido en una tragedia de magnitudes impensables, es necesario recordar para no olvidar, para no repetir en el futuro, los errores del pasado. La exposición está organizada por el Museo Estatal de Auschwitz-Birkenau y llega a España en colaboración con la compañía Musealia. Nuestro país es la primera parada de esta macro exposición que pasará a continuación por otras trece ciudades europeas y norteamericanas. Hasta el 7 de octubre.

Pawel Sawicki © Auschwitz-Birkenau State Museum - Musealia