La Galería Marc Calzada en Art Madrid\'15

Sin título. Miquel Barceló.

 

La Galeria Marc Calzada lleva 9 años en Barcelona ofreciendo una perfecta combinación de arte moderno y contemporáneo. En estas casi dos décadas ha participado en numerosas ferias de arte nacionales con el fin de apoyar el coleccionismo de particulares e instituciones, a los que acerca obras de artistas con amplia trayectoria y una proyección igualmente indudable. La línea de la galería se centra mayoritariamente en las vanguardias de la primera mitad del S. XX y en el arte contemporáneo.

 

L' Ange Vase. Niki de Saint Phalle.

 

En su espacio dentro de Art Madrid’15 podremos disfrutar de piezas de: Pierre Alechinsky, Niki de Saint Phalle, A.R. Penck, Miquel Barceló, Antoni Tàpies y Joan Miró.

Terril. Pierre Alechinsky

 

Pierre Alechinsky nació en Bruselas en 1927. Pintor y grabador cuyo estilo es gestual, vigoroso, cercano al expresionismo abstracto, pero con elementos que lo aproximan al surrealismo. Fue uno de los miembros destacados del grupo Cobra, fundado en 1948 por Asger Jorn, Karl Appel, Christian Dotremont, Constant y Corneille, entre otros artistas plásticos. Tras la disolución de Cobra, en 1951, viajó a París, donde estudió técnicas de Grabado. En 1955 un viaje a Japón le hará dar un giro en su carrera y empieza a rodear sus pinturas con notas al margen, llenando sus obras de narraciones paralelas. Algunos de sus temas recurrentes son trazos orientales, dibujos infantiles y figuras rupestres. Su obra forma parte de colecciones como la del Fine Arts Museum de San Francisco o el Museo Reina Sofía de Madrid.

 

Selbts Autorretrato. A.R. PENK.

 

Tras la firma de A.R.Penk se encuentra Ralf Winkler (Dresden, 1939). Cotizado representante del neoexpresionismo alemán, se trasladó en 1980 a la RFA. Desde entonces su obra, que comprende pinturas, esculturas y objetos, ha estado presente en la Bienal de Venecia, la Documenta de Kassel y los más relevantes museos y galerías del mundo. En ella combina la abstracción simplificadora y el pensamiento analítico y, en un intento de reflejar las intrincadas estructuras del mundo actual, crea entramados sociales y psicológicos de gran complejidad con una mezcla de expresionismo y arte primitivo. Ralf Winkler adoptó su seudónimo A.R. Penck en homenaje a un geólogo estudioso del periodo glacial.

 

 

El acercamiento al arte se hace desde la experiencia sensorial. El arte se ve, se oye, se palpa… Sobre la base de esta vivencia a través de los sentidos, se ha abordado históricamente la clasificación de las disciplinas artísticas: artes visuales, música, danza o teatro. Pero estas categorías presentan problemas cuando la obra bebe de una y otra técnicas dando lugar a creaciones híbridas, que incorporan sonido e imagen, intervención y vídeo, pintura y pantallas, y una infinidad de combinaciones que vienen a enriquecer el panorama actual de la producción contemporánea.

Pablo Picasso, “Femme dans un fauteuil”, 1929. Museu colecçião Berardo, Lisboa. © Sucession Pablo Picasso, VEGAP. Madrid 2019

La carga visual de esta aproximación al arte es innegable. Pero cuando pasamos de la pura experiencia al estudio académico, nos enfrentamos a un conocimiento plasmado siempre por escrito donde el objeto de análisis se separa de su realidad tangible y queda transformado en una idea abstracta e incorpórea sobre la que se discute, razona y argumenta. Casi todas las ramas del conocimiento han incluido un capítulo especial dedicado, casi podríamos decir, al autoanálisis y la autoevaluación. La elaboración de una metodología propia para cada campo es síntoma de que existe una área de estudio reconocida y autónoma, como ocurre con el arte.

Alfred. H. Barr Jr., Diagrama de la evolución estilística del arte de 1890 a 1935, cubierta de “Cubism and Abstract Art”. New York: The Museum of Modern Art, 1936. Archivo Lafuente

Los propios protagonistas del sector se han cuestionado en diversas ocasiones la forma en que la historia del arte se ha abordado, desde el academicismo y la elaboración teórica. Por eso, muchos de ellos han propuesto maneras alternativas de exponer ese conocimiento con una mayor carga visual, rindiendo homenaje a las propias obras que componen el relato evolutivo de la creación artística.

Estos días la Fundación Juan March acoge la exposición “Genealogías del arte, o la historia del arte como arte visual”, en la que se ha reproducido el célebre diagrama que Alfred H. Barr, Jr., propuso para la cubierta del catálogo “Cubism and Abstract Art” (1936) en el que explicaba la evolución estilística del arte desde 1890 a 1935. Este comisario, que fue fundador en 1929 del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) y también su primer director, quiso sintetizar en un gráfico los grandes hitos del arte de transición hacia el s. XX para que fuese fácil de asimilar de un solo vistazo.

Vasili Kandinsky, “Landscape with Two Poplars”, 1912, © Arthur Jerome Eddy Memorial Collection (via artic.edu)

Sobre este esquema, la exposición se presenta como una muestra documental, con 350 obras y más de 100 documentos que jalonan el diagrama en cada uno de sus marcas históricas. Se recogen obras de artistas de vanguardia como Pablo Picasso, Constantin Brancusi, Kazimir Malévich, César Domela, Francis Picabia, Robert Delaunay y Vasili Kandinsky, entre otros. Además, se encuentran algunas obras que estuvieron presentes en la exposición original de Barr, como “Landscape with Two Poplars”, 1912, de Vasili Kandinsky y “Femme dans un fauteuil”, 1929, de Pablo Picasso.