LLEGA LA GRAN FIESTA DEL AÑO DE MEDIALAB PRADO

MediaLab Prado se enfrenta como cada diciembre a un reto difícil: resumir en una jornada el trabajo de todo un año y compartirlo con la ciudadanía. Con esta premisa, la fecha imprescindible en la agenda se va acercando. El próximo día 14 no puedes perderte “Un día en un año. Festival anual de MediaLab Prado”. Con un intenso y variado programa de actividades, el centro abre sus puertas a familias, curiosos y vecinos con el propósito de convertir esta cita prenavideña en un acontecimiento de intercambio, conocimiento y entretenimiento pensado para todos: de 0 a 99 años.

Para los más pequeños, MediaLab Prado ha creado una programación especial que tratará de estimular todos los sentidos. Comenzado con cuentacuentos musicados, seguidos de clases de percusión japonesa, pasando por actuaciones que recuperan los poemas de García Lorca, Alberti o Gloria fuertes. Y eso no es todo, porque también habrá espacio para la fantasía y la imaginación en actividades que implican cuerpo y mente. Algunos de estos talleres están a cargo de Blanca Helga, una ilustradora infantil especializada en libros-juego artísticos para niños que publica en la editorial “Hopitihop” fundada por ella misma. Con Blanca, los peques podrán crear personajes fantásticos a partir de recortables y collages, además de iniciar su primer libro de artistas con herramientas digitales. Y prestando atención a la expresión corporal, habrá también un taller de experimentación sobre el cuerpo y el modo en que lo entendemos, de la mano de Giz&Gif.

LabRS, Grupo de investigación en procesos y técnicas de desarrollo de Realidad Virtual, Aumentada y Mixta.

La conexión entre arte y tecnología estará al alcance de los visitantes con una experiencia inmersiva de realidad virtual a lo largo de casi toda la jornada. Esta propuesta está a cargo de Laboratorio de Realidades Sintéticas (LabRS), uno de los grupos de trabajo del centro que investiga sobre el desarrollo de estos entornos virtuales. Por otro lado, se hará una presentación con todos los proyectos llevados a cabo a lo largo del año, entre los que destacamos “Luz oscura”, fruto de la colaboración con Debajo del sombrero, BIVO y “Autofabricantes”. El primero de ellos mostrará el resultado de las residencias realizadas en el centro por artistas autistas seleccionados por la asociación Debajo del Sombrero a lo largo de 2019, con proyectos surgidos de una naturalidad y espontaneidad sin condicionamientos. Por su parte, BIVO es una iniciativa que trata de concienciar sobre la necesidad de un consumo de energía responsable, al tiempo que investiga en la fabricación de prototipos que permitan generar energía mediante el movimiento humano. “Autofabricantes” es un espacio en el que indagar en los avances tecnológicos aplicados a la elaboración de prótesis mediante código abierto, además de mantener una comunidad de intercambio y apoyo entre los participantes y las familias, bajo la guía y aportación del grupo Exando una mano.

Obras de Andrés Fernández, "Luz oscura"

Y no podía faltar el aprovechamiento de la plaza. Además de un desayuno con roscón y chocolate a primera hora para abrir la jornada, a partir de las 18h. la fachada de leds se pondrá a disposición de los visitantes, primero con un juego interactivo al ping pong, y acontinuación una muestra de los proyectos creados para este dispositivo a lo largo del año por institutos, universidades y academias.

Esto es solo un anticipo de todo lo que se podrá disfrutar el siguiente sábado en un encuentro pensado para que todos disfruten y participen. Os invitamos a consultar el resto de la programación AQUÍ y hacer un hueco en la agenda para esta cita imprescindible.

 

La difícil tarea de definir el trabajo de Eduardo Balanza se hace más sencilla cuando compartes con él una experiencia en directo. La visita a su taller que pudimos disfrutar el sábado 22 de febrero, dentro del programa de acciones “Art Madrid-Proyector’20”, fue la ocasión perfecta de acercarnos a conocer su trabajo y su personalidad, y entender las claras conexiones que existen entre sus diversas obras. Entre ecléctico, versátil, tecnológico, experimental, audiovisual, editorial… y otro muchos calificativos aplicables al trabajo de este autor, el encuentro con Eduardo nos sirvió para descubrir a un artista generoso, preocupado sobre todo por cuestiones sociopolíticas y medioambientales, que aplica la tecnología de una manera muy racional a sus proyectos y que no se conforma con una lectura simple de sus piezas.

Foto de Txema Alcega

Eduardo Balanza (Murcia, 1971) se graduó en Medios Audiovisuales, estudió cine documental y guión cinematográfico en la Escuela Internacional de Cine y Televisión de La Habana, así como en la Escuela de Artes Visuales de Nueva York. Lleva la necesidad de viajar en la sangre, y durante varios años estuvo en itinerancia entre Berlín y España al tiempo que trabajaba en compañías de teatro como escenógrafo. Como artista plástico, ha desarrollado una obra multidisciplinar tomando el sonido y la música como punto de partida sobre el que investigar y construir piezas, instalaciones y representaciones. Sin embargo, incluso estos intentos por explicar su trayectoria se quedan cortos, ya que, si bien es evidente la influencia del vídeo en muchos de sus trabajos, en otros la construcción de artefactos o la emergencia de un discurso conceptual a través de una publicación periódica son la esencia de la pieza. Como él mismo admite: “Cierto es que estudié fotografía, serigrafía, 3D, trabajé en cine, en moda como fotógrafo, publicidad y campañas, teatro… Lo multidisciplinar supone actitud e inquietud creativa”. En efecto, Eduardo es actitud e inquietud.

Foto de Melisa Medina

Lo que está claro es que Eduardo Balanza demuestra una gran humildad y transparencia en todo su trabajo. La transformación de cada experiencia vital en un aprendizaje pone de manifiesto la complejidad de nuestro mundo, la diversidad que lo puebla, los diferentes modos de entender que existen y la necesidad de amoldarnos que tenemos, más allá de la pura supervivencia. En una entrevista reciente, Eduardo explicaba: “Vivir se ha convertido también en resistir un poco. Vivir requiere adaptarse, como en una glaciación”. Y una parte de esa adaptación consiste en admitir los errores, saber rectificar, porque nada es lineal y la sociedad actual nos impone una obligación dictatorial de permanente éxito totalmente impostado sin margen a la equivocación. Sobre esto, el artista comenta:

A veces el fracaso es placentero. Hay que perder batallas, verse tirado en el barro y tener que levantarte. No hay que tener miedo a empezar de cero; de los fracasos se aprende mucho. Nos frustramos muy rápidamente, no tenemos ningún aguante.

Foto de Txema Alcega

Este enfoque humanista de su propia trayectoria vital ha hecho de la identidad, la música y la guerra sus tres ejes principales de trabajo. La música como factor de unión, y la guerra, de separación, y en el fondo de estas fuerzas encontradas, que a veces colisionan y otras apuntan en la misma dirección, está la identidad colectiva. La exploración artística de estas realidades intangibles, pero impulsoras de muchos movimientos sociales actuales, se transforma en una infinidad de proyectos que este autor elabora desde la experiencia personal, queriendo trasladar a sus obras toda la crudeza, aridez y armonía que el mundo real nos ofrece. Eduardo explica que:

Donde no llega la cultura, llega la barbarie. (...) Se nota una clara ausencia de muchos valores. La música, la identidad, la identidad colectiva, los movimientos de grupo son tendencia y lo más interesante ahora mismo es el collage. Guerra, música e identidad son mis temas, al final todo el mundo habla de lo mismo.

Durante la visita en su taller en Madrid, Eduardo nos presentó la obra “B71”, un instrumento electroacústico inspirado en los órganos barrocos que aúna sonido y tecnología con un impresionante resultado. El órgano B71 es un instrumento que funciona activado por altavoces vibradores sobre planchas capaz de conectarse a webs de datos meteorológicos, según las coordenadas introducidas en el sistema para generar música envolvente basada en loops. B71 trabaja tanto en modo manual como automático, generando por sí mismo sonidos propios. Los visitantes pudimos entender bien su funcionamiento y probar el órgano mientras Eduardo nos explicaba todas las implicaciones técnicas de esta obra instalativa.

Fotograma de "La fragilidad de habitar", 2019, Eduardo Balanza

Además de esto, y de conocer algunas de sus piezas editoriales en el proyecto FEU: Frente Electrónico Unido, también pudimos disfrutar de su trabajo en vídeo. En el garaje de su taller, que hace las veces de sala de proyección, nos adentramos en su última propuesta: “La fragilidad de habitar”, una obra de videoarte documental que muestra la situación de extrema necesidad de los asentamientos de chabolas de temporeros en Níjar (Almería). Esta pieza, de 2019, creada en su mayoría creada a partir de planos cenitales, saca a la luz una realidad muchas veces ignorada y evidencia unos modos de vida basados en la más absoluta subsistencia. Hoy la obra está en exposición en la Fundación Cepaim, en Madrid.

Y mientras, Eduardo sigue trabajando. En la actualidad está desarrollando una investigación en video sobre los complejos hidroeléctricos en Noruega, la “Transformación del Paisaje” y la generación de sonidos en esos espacios naturales, apoyado por la Skien Komune de Telemark.

Desde aquí le damos las gracias por habernos abierto la puerta de su estudio y haber compartido con nosotros una excelente mañana de sábado mientras aprendíamos un poco más sobre su trabajo.