LOS IMPRESCINDIBLES DE ART MADRID'20

Art Madrid’20 cuenta en esta edición con 41 galerías y más de 200 artistas que llegados de todas partes del mundo expondrán su obra durante cinco días en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles.

Con una amplia y variada propuesta expositiva, esta edición cuenta con un millar de obras entre la pintura, la fotografía, la escultura, la instalación y el videoarte. Art Madrid acoge obras de artistas emergentes y de mediana carrera hasta profesionales consolidados con una destacada carrera internacional que permiten observar en su conjunto una propuesta variada y amplia del arte contemporáneo.

Hemos realizado una selección de los imprescindibles de Art Madrid para que no te pierdas los must de esta edición en tu visita:

Las metafísicas y etéreas fotografías de Aqua Aura en la galería Luisa Catucci.El entrenamiento personal del artista continúa con viajes dentro de museos, en laboratorios de investigación y a través de enormes espacios del entorno natural. Su gama de estudios abarca desde el campo de la astrofísica hasta la física de partículas, la biogenética, la filosofía y la psicología de la percepción. Gracias a la participación por primera vez de la berlinesa galería Luisa Catucci podremos disfrutar de la obra de este artista.

Aqua Aura

Museum Highlight The Basement, 2018

Impresión

153 x 96cm

Aqua Aura

Museum Highlights The Great White Hall, 2019

Impresión

153 x 96cm

Marta Fábregas y su serie de mujeres “Colonizadas” en el expositorio de Pigment Gallery. Su principal talento es saber captar de una forma rápida y natural la belleza que hay en las cosas que nos rodean, por eso sus obras son tan potentes. Poner el punto de brillo y la chispa a todo lo que pasa por su objetivo. Sin duda, su empatía, implicación y creatividad hacen que cada proyecto en el que trabaja tenga una fuerza y un carácter que lo hacen especial y único. Apostamos porque su serie de mujeres “Colonizadas” no dejará indiferente al público con tal mezcla de elegancia, belleza y carácter.

Marta Fàbregas

Colonitzada nº52, 2019

Fotografía antigua, mix media sobre papel de acuarela sobre tela

130 x 100cm

Marta Fàbregas

Colonitzada nº61, 2019

Fotografía antigua, mix media sobre papel de acuarela sobre tela

130 x 100cm

Los paneles post arquitectónicos de Hendrik Czakainski con la galería Urban Spree. El artista se convierte en un arquitecto forense, recolectando la evidencia de desastres, pasados, presentes y futuros, incorporándolos en composiciones surrealistas de grandes proporciones, creando paisajes tridimensionales que se han vuelto vacíos de la presencia humana y hermosos al mismo tiempo. Sus creaciones nos llevan a un estado de contemplación preguntándonos si la humanidad sigue siendo parte de la ecuación global o si el punto de inflexión ya se ha alcanzado; si una reversión es incluso posible.

Hendrik Czakainski

26390, 2019

Cartón y pintura sobre MDF

250 x 150cm

Hendrik Czakainski

Circle Crash, 2019

Cartón y pintura sobre MDF

156 x 88cm

Las coloridas obras de Misterpiro en galería Kreisler. Tras sus inicios en el graffiti en su ciudad de adopción, evolucionó en su estudio hacia las acuarelas, los acrílicos y técnicas basadas en agua. Su técnica se basa en la improvisación, donde la agresividad del spray y la delicadeza de la acuarela se mezclan en todo tipo de soporte, creando un mundo que nos hace viajar de la abstracción completa a lo figurativo.

Misterpiro

Meanwhile, 2019

Esmalte acrílico y spray sobre panel de madera

120 x 120cm

Misterpiro

Meanwhile, 2019

Esmalte acrílico y spray sobre panel de madera

120 x 120cm

La técnica con alambres de Patricia Escutia con la galería Bea Villamarín. La artista participa con su obra por primera vez en Art Madrid. Con una técnica muy personal donde los alambres asemejan las palabras perdidas, “Transcripciones”, recoge los mensajes perdidos de aquello que ha pasado por nuestra vida sin dejar huella; textos, apuntes, pintadas, palabras... poniendo de manifiesto la falta de comunicación entre los individuos, cuando estos pertenecen a realidades distintas. Para evidenciar este hecho, la artista crea una forma de no-lenguaje que abstrae el sistema de signos que le sirve al ser humano para comunicarse, lo que se materializa en una escritura abstracta, tridimensional, que convierte esos mensajes en una sucesión de líneas vacías de contenido.

Patricia Escutia

Page 53-54, 2018

Alambre e hilo de caucho sobre lienzo

81 x 124cm

Patricia Escutia

Page 50, 2018

Alambre e hilo de caucho sobre lienzo

73 x 60cm

Los collages fotográficos de Jorg Karg en galería BAT Alberto Cornejo. El artista alemán ha vivido a lo largo de su vida una obsesión por las imágenes. Toma, reorganiza y abstrae el material fotográfico, utilizando un software de edición, dando como resultado imágenes llenas de surrealismo y delicadeza. Sus imágenes, que parten de fotografías propias y ajenas, son fragmentadas, superpuestas y mutiladas para que nuestros ojos hagan el trabajo restante y compongan una nueva estampa llena de belleza y sensualidad.

Jorg Karg

Slow Rain, 2018

Impresión por pigmento bajo vidrio acrílico sobre dibond de aluminio, MÁS TAMAÑOS DISPONIBLES

80 x 58cm

Jorg Karg

One mile light, 2019

Impresión por pigmento bajo vidrio acrílico sobre dibond de aluminio

80 x 76cm

Mari Quiñonero y sus pasteles sobre papel con la galería taiwanesa Yiri Arts. La artista ha creado su propio universo creativo a través de diferentes técnicas que van desde la acuarela y el acrílico al dibujo y el collage, hasta lograr un estilo propio, sosegado donde la calma y el orden encaminan la mirada.

Mari Quiñonero

No.130, 2018

Pastel sobre papel

60 x 42cm

Mari Quiñonero

No.151, 2018

Pastel sobre papel

60 x 42cm

Luciano Ventrone y su realismo extremo en la galería italiana Stefano Forni. A pesar de que Luciano Ventrone es reconocido internacionalmente como uno de los pintores realistas maestros de su generación, él considera que sus obras son realmente sobre óptica: "La pintura no trata de la mera representación de un objeto, sino de su color y luz". Para cada una de sus obras, Ventrone escenifica cuidadosamente un tema bajo luces de estudio. Las pintura de Luciano "invitan al espectador a un ambiente de pura contemplación"; son obras de gran habilidad y belleza estética suprema. Ventrone muestra las cosas con mayor claridad y claridad de lo que nos parecen en realidad; todo está enfocado, todo es examinado.

Luciano Ventrone

Profondo rosso, 2013

Óleo sobre tela

60 x 70cm

La escultura de Nicolás Laiz con su serie “Nopalia”. El artista unifica lo natural y lo artificial, lo que se desea y lo que viene impuesto. Trabaja en la reflexión, a través de diferentes técnicas, de conceptos como el paisaje, el exotismo y la construcción de la naturaleza como concepto cultural, social y económico.

Nicolás Laiz

Nopalia III, 2019

polvo de mármol, resina, hierro y laca

95 x 43cm

Nicolás Laiz

Política Natural I, 2018

Resina, fibra de vidrio, aridos y pintura doble componente

80 x 30cm

Las sorprendentes cabezas de Samuel Salcedo, Galería 3 punts. Sus esculturas y personajes siempre cuestionan al espectador con su sutil ironía y vulnerabilidad. La obra escultórica de Salcedo se caracteriza por la excelencia técnica. Uno puede ver su maestría en la diversidad de los materiales que utiliza (resina, madera, aluminio, bronce) y que integra la pintura.

Samuel Salcedo

Pinball Wizard 1, 2019

Aluminio

95 x 95cm

Samuel Salcedo

Toy Land - Mirror Mirror, 2019

Resina poliuretano policromada

27 x 10cm

 

La adquisición de la primera obra de arte siempre infunde respeto. Un sentimiento difícil de definir que mezcla el vértigo con la adrenalina. Pero por encima de la incertidumbre y la cautela, se impone una sensación placentera de conexión, entendimiento y deseo. Esa obra que, una vez vista, se queda en la memoria, reaparece en el recuerdo varias veces al día y parece querer decirte que está dispuesta a formar parte de tu hogar, es la candidata perfecta para decantar la decisión.

En los primeros pasos, muchos coleccionistas coinciden en señalar que no se parte de un plan establecido, sino que uno va adquiriendo piezas en función del gusto y de la conexión que siente con ellas hasta que, pasado el tiempo, se dan cuenta de que el volumen de obras que acumula puede recibir la etiqueta de “colección”. Así lo relata, por ejemplo, Alicia Aza, cuando afirma que

“No fui consciente de que estaba coleccionando hasta muchos años después, cuando un tercero me nombró como coleccionista y habló de mi colección. En 2005 tomé conciencia de lo que supone coleccionar y decidí articular una colección con una identidad de criterios y soportes”.

Comparte esta misma opinión Marcos Martín Blanco, cofundador, junto a su mujer Elena Rueda, de la Colección MER:

“Coleccionar ha sido una pasión, movida por un estado visceral que te incita a ello. La colección en cuanto a las adquisiciones no ha sido especialmente complicada porque, reconozcámoslo: es fácil comprar porque son todas cosas bellas y tienes alguna idea clara de por dónde quieres ir, pero al principio esas preferencias no estaban tan claras. Es con el tiempo cuando va conformándose un criterio”.

No siempre sucede así, por supuesto, pero para el comprador que se inicia en este sendero, la vinculación personal que traba con su primera pieza es fundamental. Ahí está el germen de una relación duradera que no se limita a una simple cuestión estética, sino que es una ventana abierta al conocimiento, a la exploración, a un mundo que muchas veces nos es desconocido y despierta nuestra fascinación. La semilla de esa conexión es puramente sentimental, y es precisamente ese impulso el que determina las primeras adquisiciones. La primera pieza nunca se olvida.

Art Madrid'20, foto de Ana Maqueda

Superando las recomendaciones habituales que se hacen por parte de asesores y agentes, rara es la ocasión en que el amante del arte se decide a comprar por pura inversión. Esos caminos suelen abrirse más adelante, cuando ya el volumen de piezas es considerable. Además, hay quien está un poco en contra de este concepto clásico del coleccionista tradicional, abordado desde una visión excéntrica, elitista y poco accesible. Muy al contrario, los compradores de arte son, por encima de todo, amantes del arte, seres sensibles y permeables al estímulo creativo que en un momento dado se deciden a profundizar en esa relación que ya mantienen con el arte para llevarse una pieza a su casa.

No es tan complicado superar esa pequeña barrera psicológica que convierte al visitante en comprador si se aborda el tema desde una óptica más personal e intimista que de consideración social. Para ello son de gran ayuda las obras de pequeño formato, la obra gráfica o la fotografía seriada, cuya horquilla de precios, por lo general más asumible, permite hacer una comparación más próxima a los gastos que pueden abordarse de manera cotidiana. De este modo, la compra de arte entra dentro del abanico de actividades factibles y se transforma en algo próximo y posible.

Art Madrid'20, foto de Marc Cisneros

En ese momento comienza una relación con el arte distinta, basada en la pura experiencia y en la convivencia con la pieza adquirida. Quizás pueda verse como un acto de atrevimiento, pero en numerosas ocasiones es más una cuestión de necesidad y de transformación. Los coleccionistas también coinciden en señalar que la adquisición de obra es un ejercicio de análisis personal y de abrirse a un nuevo campo de conocimiento que antes nos era ajeno. Alicia Aza explica que la razón por la que adquirió su primera pieza de videoarte, de Sergio Prego, es porque no la entendía y porque la veía como un reto y una oportunidad de superarse personalmente. Esta ventana abierta al conocimiento da lugar a nuevas conexiones y a entablar vínculos con los creadores, como una de las partes más fascinantes del proceso. Candela Álvarez Soldevilla explica que

“creo que lo más interesante en el mundo del arte es hablar con los artistas. Son personas provistas de una sensibilidad especial a las que escuchar y entender”

Y Alicia Aza también dice:

“Puedo compartir la satisfacción de poder contar hoy en mi círculo de amistades más cercanas con muchos artistas y eso supone un largo camino recorrido”.

Así, con obras que se presentan como asumibles dentro del horizonte de gastos que cada uno estima viable, es fácil encontrar una pieza que nos atrape. Desde ese momento, nuestro hogar también evoluciona hacia un espacio en el que el arte tiene un lugar y una presencia permanentes, y no cabe duda de que eso nos transforma por dentro.

Art Madrid'20, foto de Henar Herguera

Jaime Sordo, propietario de la colección Los Bragales y fundador de la Asociación de Coleccionistas de Arte Contemporáneo 9915, siempre ha definido su relación con el arte como una verdadera pasión y una necesidad vital. Para los compradores que se inician en esta senda tiene la siguiente recomendación:

“Es condición imprescindible que sienta la necesidad de convivir con la pasión de disfrutar de las obras. Otro aspecto muy importante es que antes de la toma de decisiones para las compras se informen, con lo cual es necesario leer prensa y libros especializados, visitar exposiciones y museos y mucho contacto con el galerismo, que es una fuente importante de información y muy concreta de los artistas que representa. Por último, la presencia en ferias de arte nacionales e internacionales. Todo ello genera información y formación”.

En efecto, las ferias se han convertido en un buen lugar para el descubrimiento porque condensan una amplia oferta y permiten una toma de contacto diversa y global de forma concentrada. Por esta razón, muchos compradores de nueva generación se inician en el contexto de un evento como Art Madrid, cuya cercanía y calidad constituyen una oportunidad única de conocer, empaparse y contagiarse de la pasión por el arte.


(*) citas extraídas de varias entrevistas difundidas en medios de comunicación públicos entre 2013 y 2019.