LOS IMPRESCINDIBLES DE ART MADRID'20

Art Madrid’20 cuenta en esta edición con 41 galerías y más de 200 artistas que llegados de todas partes del mundo expondrán su obra durante cinco días en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles.

Con una amplia y variada propuesta expositiva, esta edición cuenta con un millar de obras entre la pintura, la fotografía, la escultura, la instalación y el videoarte. Art Madrid acoge obras de artistas emergentes y de mediana carrera hasta profesionales consolidados con una destacada carrera internacional que permiten observar en su conjunto una propuesta variada y amplia del arte contemporáneo.

Hemos realizado una selección de los imprescindibles de Art Madrid para que no te pierdas los must de esta edición en tu visita:

Las metafísicas y etéreas fotografías de Aqua Aura en la galería Luisa Catucci.El entrenamiento personal del artista continúa con viajes dentro de museos, en laboratorios de investigación y a través de enormes espacios del entorno natural. Su gama de estudios abarca desde el campo de la astrofísica hasta la física de partículas, la biogenética, la filosofía y la psicología de la percepción. Gracias a la participación por primera vez de la berlinesa galería Luisa Catucci podremos disfrutar de la obra de este artista.

Aqua Aura

Museum Highlight The Basement, 2018

Impresión

153 x 96cm

Aqua Aura

Museum Highlights The Great White Hall, 2019

Impresión

153 x 96cm

Marta Fábregas y su serie de mujeres “Colonizadas” en el expositorio de Pigment Gallery. Su principal talento es saber captar de una forma rápida y natural la belleza que hay en las cosas que nos rodean, por eso sus obras son tan potentes. Poner el punto de brillo y la chispa a todo lo que pasa por su objetivo. Sin duda, su empatía, implicación y creatividad hacen que cada proyecto en el que trabaja tenga una fuerza y un carácter que lo hacen especial y único. Apostamos porque su serie de mujeres “Colonizadas” no dejará indiferente al público con tal mezcla de elegancia, belleza y carácter.

Marta Fàbregas

Colonitzada nº52, 2019

Fotografía antigua, mix media sobre papel de acuarela sobre tela

130 x 100cm

Marta Fàbregas

Colonitzada nº61, 2019

Fotografía antigua, mix media sobre papel de acuarela sobre tela

130 x 100cm

Los paneles post arquitectónicos de Hendrik Czakainski con la galería Urban Spree. El artista se convierte en un arquitecto forense, recolectando la evidencia de desastres, pasados, presentes y futuros, incorporándolos en composiciones surrealistas de grandes proporciones, creando paisajes tridimensionales que se han vuelto vacíos de la presencia humana y hermosos al mismo tiempo. Sus creaciones nos llevan a un estado de contemplación preguntándonos si la humanidad sigue siendo parte de la ecuación global o si el punto de inflexión ya se ha alcanzado; si una reversión es incluso posible.

Hendrik Czakainski

26390, 2019

Cartón y pintura sobre MDF

250 x 150cm

Hendrik Czakainski

Circle Crash, 2019

Cartón y pintura sobre MDF

156 x 88cm

Las coloridas obras de Misterpiro en galería Kreisler. Tras sus inicios en el graffiti en su ciudad de adopción, evolucionó en su estudio hacia las acuarelas, los acrílicos y técnicas basadas en agua. Su técnica se basa en la improvisación, donde la agresividad del spray y la delicadeza de la acuarela se mezclan en todo tipo de soporte, creando un mundo que nos hace viajar de la abstracción completa a lo figurativo.

Misterpiro

Meanwhile, 2019

Esmalte acrílico y spray sobre panel de madera

120 x 120cm

Misterpiro

Meanwhile, 2019

Esmalte acrílico y spray sobre panel de madera

120 x 120cm

La técnica con alambres de Patricia Escutia con la galería Bea Villamarín. La artista participa con su obra por primera vez en Art Madrid. Con una técnica muy personal donde los alambres asemejan las palabras perdidas, “Transcripciones”, recoge los mensajes perdidos de aquello que ha pasado por nuestra vida sin dejar huella; textos, apuntes, pintadas, palabras... poniendo de manifiesto la falta de comunicación entre los individuos, cuando estos pertenecen a realidades distintas. Para evidenciar este hecho, la artista crea una forma de no-lenguaje que abstrae el sistema de signos que le sirve al ser humano para comunicarse, lo que se materializa en una escritura abstracta, tridimensional, que convierte esos mensajes en una sucesión de líneas vacías de contenido.

Patricia Escutia

Page 53-54, 2018

Alambre e hilo de caucho sobre lienzo

81 x 124cm

Patricia Escutia

Page 50, 2018

Alambre e hilo de caucho sobre lienzo

73 x 60cm

Los collages fotográficos de Jorg Karg en galería BAT Alberto Cornejo. El artista alemán ha vivido a lo largo de su vida una obsesión por las imágenes. Toma, reorganiza y abstrae el material fotográfico, utilizando un software de edición, dando como resultado imágenes llenas de surrealismo y delicadeza. Sus imágenes, que parten de fotografías propias y ajenas, son fragmentadas, superpuestas y mutiladas para que nuestros ojos hagan el trabajo restante y compongan una nueva estampa llena de belleza y sensualidad.

Jorg Karg

Slow Rain, 2018

Impresión por pigmento bajo vidrio acrílico sobre dibond de aluminio, MÁS TAMAÑOS DISPONIBLES

80 x 58cm

Jorg Karg

One mile light, 2019

Impresión por pigmento bajo vidrio acrílico sobre dibond de aluminio

80 x 76cm

Mari Quiñonero y sus pasteles sobre papel con la galería taiwanesa Yiri Arts. La artista ha creado su propio universo creativo a través de diferentes técnicas que van desde la acuarela y el acrílico al dibujo y el collage, hasta lograr un estilo propio, sosegado donde la calma y el orden encaminan la mirada.

Mari Quiñonero

No.130, 2018

Pastel sobre papel

60 x 42cm

Mari Quiñonero

No.151, 2018

Pastel sobre papel

60 x 42cm

Luciano Ventrone y su realismo extremo en la galería italiana Stefano Forni. A pesar de que Luciano Ventrone es reconocido internacionalmente como uno de los pintores realistas maestros de su generación, él considera que sus obras son realmente sobre óptica: "La pintura no trata de la mera representación de un objeto, sino de su color y luz". Para cada una de sus obras, Ventrone escenifica cuidadosamente un tema bajo luces de estudio. Las pintura de Luciano "invitan al espectador a un ambiente de pura contemplación"; son obras de gran habilidad y belleza estética suprema. Ventrone muestra las cosas con mayor claridad y claridad de lo que nos parecen en realidad; todo está enfocado, todo es examinado.

Luciano Ventrone

Profondo rosso, 2013

Óleo sobre tela

60 x 70cm

La escultura de Nicolás Laiz con su serie “Nopalia”. El artista unifica lo natural y lo artificial, lo que se desea y lo que viene impuesto. Trabaja en la reflexión, a través de diferentes técnicas, de conceptos como el paisaje, el exotismo y la construcción de la naturaleza como concepto cultural, social y económico.

Nicolás Laiz

Nopalia III, 2019

polvo de mármol, resina, hierro y laca

95 x 43cm

Nicolás Laiz

Política Natural I, 2018

Resina, fibra de vidrio, aridos y pintura doble componente

80 x 30cm

Las sorprendentes cabezas de Samuel Salcedo, Galería 3 punts. Sus esculturas y personajes siempre cuestionan al espectador con su sutil ironía y vulnerabilidad. La obra escultórica de Salcedo se caracteriza por la excelencia técnica. Uno puede ver su maestría en la diversidad de los materiales que utiliza (resina, madera, aluminio, bronce) y que integra la pintura.

Samuel Salcedo

Pinball Wizard 1, 2019

Aluminio

95 x 95cm

Samuel Salcedo

Toy Land - Mirror Mirror, 2019

Resina poliuretano policromada

27 x 10cm

 

Los orígenes del arte de acción pueden situarse en los movimientos dadaístas y surrealistas de 1920, donde empiezan a verse los primeros acontecimientos o encuentros en los que se consolidan los término collage o assemblage; sin embargo, no es hasta la década de los 60 cuando estas manifestaciones adquieren entidad propia y se constituyen en un movimiento artístico independiente. El arte de acción, también llamado arte en vivo, ahonda en la idea de que no se puede separar el proceso de creación artística de la propia vivencia, como si todo estuviese conectado y el verdadero arte es el que tiene lugar en los procesos, no tanto en los resultados materializados.

Olga Diego preparándose para la performance. Foto de Marc Cisneros

A la evolución de esta idea contribuyó notablemente Allan Kaprow, un artista nacido en Atlantic City y que otorgó verdadero significado a los términos happening o performance. En la visión de este autor, el arte cobra sentido en la interrelación del artista con el espectador en el proceso de creación artística. Kaprow acuñó una frase célebre en este movimiento:

La línea entre el arte y la vida debe mantenerse tan fluida, y quizá indistinta, como sea posible

Artista incansable, contribuyó notablemente a los movimientos fluxus y body art, y realizó infinidad de “actividades” (así las llamaba) a lo largo de su carrera. Hoy debemos mucho a este precursor, que se dejó llevar por el impulso creador canalizado en acciones donde lo efímero y lo vivencial se fusionan.

Eunice Artur y Bruno Gonçalves durante la performance. Foto de Sara Junquera

Hoy el arte performativo sigue despertando una enorme curiosidad, pese a haber transcurrido 60 años desde su nacimiento. No obstante, dentro de la historia del arte, sigue siendo una corriente aún novedosa y minoritaria. Precisamente por ello, Art Madrid quiso trasladar el arte de acción al entorno de la feria y compartir con el público una experiencia artística, distinta de la oferta expositiva de las galerías participantes, para que el contacto con el pulso contemporáneo actual se transformase en un recuerdo, un acontecimiento, una vivencia. El carácter momentáneo de estas acciones, su naturaleza efímera en que solo existen en el aquí y ahora, hace que cada propuesta sea doblemente interesante porque es totalmente irrepetible.

El programa “Art Madrid-Proyector’20” incluyó cuatro intervenciones durante los días de la feria. Hemos tenido ocasión de recordar dos de estas performances en las que dominaba el sonido y la imagen de vídeo, de la mano de Iván Puñal y Arturo Moya y Ruth Abellán. Hoy damos paso a las otras dos, cuya principal característica es la generación de un espacio intimista, una suerte de realidad paralela que plantea dudas en el espectador sobre qué está viendo y cómo debe interpretarlo.

Eunice Artur durante la performance. Foto de Sara Junquera

Una de estas obras fue “Partidura”, de la artista portuguesa Eunice Artur en colaboración con Bruno Golçalves, que tuvo lugar el jueves 27 a las 20h. Este proyecto explora la idea de elaborar una notación musical para las nuevas formas de sonido electrónico, y lo hace a través de una intervención en directo a la que se incorporan elementos vegetales, cuerdas que vibran con el sonido y mucho polvo de carboncillo, con el propósito de que sean las ondas sonoras las que muevan los elementos y “dibujen” su propia representación gráfica. La performance muestra a Eunice interactuando con estos elementos mientras Bruno emite sonidos amplificados con una guitarra eléctrica. El conjunto resulta misterioso y poético, al mismo tiempo. El deseo de transformar el sonido en una plasmación pictórica se despliega en acciones delicadas, medidas y sigilosas para interferir lo menos posible en el proceso. Eunice se mueve entre pliegos de papel colgados del techo cubiertos de polvo de grafito, y busca el ángulo apropiado para hacer vibrar unas cuerdas que atraviesan los pliegos en diagonal. Este proceso de creación en directo se basa en la espera y la contemplación, envuelto en una música que parece un mantra venido de otras tierras.

Olga Diego y Mario Gutiérrez Cru antes de la performace. Foto de Marc Cisneros

La última performance del ciclo fue protagonizada por Olga Diego, el sábado 29. La entrada de la feria se transformó en un escenario improvisado en el que la artista llevó a cabo su acción “The bubble woman show”. Olga Diego lleva tiempo trabajando sobre el concepto de vuelo y su integración en el arte a través de artefactos que puedan volar de manera autónoma, sin combustión. Uno de sus proyectos más ambiciosos en este tema es “El jardín autómata”, una enorme instalación de un centenar de figuras hinchables hechas con plástico transparente que ocupó los 1.000 m2 de Museo de Arte Contemporáneo de Alicante y la Sala de Exposiciones Lonja del Pescado, también en Alicante. Esta propuesta, además de ahondar en la investigación sobre la ligereza de los materiales y la capacidad de mantenerse en suspensión con el máximo ahorro energético, es una crítica abierta al uso desmesurado del plástico en nuestro entorno y a su aberrante poder de contaminación.

Foto de Ricardo Perucha

“The bubble woman show” es una acción que implica al espectador. Olga se introduce en una burbuja gigante de plástico translúcido sin que el aire de su interior se escape, y así, como si fuese una pompa de jabón, se mueve por el espacio hasta que invita a alguien del público a entrar con ella en la burbuja y compartir un momento íntimo. Ese diálogo personal es la parte más desconocida y misteriosa del proceso, y nos invita a reflexionar sobre las situaciones de aislamiento, sobre el retorno al útero materno, sobre la necesidad de resguardarse del excesivo ruido de este mundo acelerado.

Ambas acciones despertaron el asombro de los visitantes y convirtieron la feria en un espacio en el que el arte en vivo tuvo un papel transformador dentro de la amplia oferta artística que el evento ofrece cada año.