Mujeres protagonistas del surrealismo

Frida Kahlo, El venado herido, 1946

 

Eileen Agar, Claude Cahun, Leonora Carrington, Germaine Dulac, Maruja Mallo, Frida Kahlo, Dora Maar, Dorothea Tanning y Remedios Varo, son algunos de los nombres de las artistas que forman parte de la exposición “Somos plenamente libres. Las mujeres artistas y el surrealismo”, que estará abierta al público del 10 de octubre al 28 de enero de 2018. Más de cien obras de arte entre pintura, dibujo, escultura, collage, fotografía y películas reunidas en las salas de la pinacoteca bilbaína. 

 

 

Maruja Mallo (1902-1995). Kermés. 1928. © Centre Pompidou, MNAM-CCI, Dist. RMN-Grand Palais / Jacques Faujour © Maruja Mallo, VEGAP, Málaga, 2017

 

 

Marginadas y opacadas algunas de ellas por sus parejas masculinas, fueron auténticas guerreras que lucharon sin miedo por ser libres en su vida artística y personal. La exposición está comisariada por el profesor José Jiménez, catedrático de Estética y Teorías de las Artes de la Universidad Autónoma de Madrid y como él mismo señala: “pone la atención en la mujer como autora, como artista, protagonista del surrealismo, y no como muchas veces ha sido considerada y atendida”. 

 

 

Leonor Fini (1908 – 1996). La guardiana del huevo negro. 1955 © Colección FEMSA © Leonor Fini, VEGAP, Málaga, 2017.

 

 

De todos los movimientos de vanguardia, el surrealismo fue el que a más féminas artistas atrajo, por varios motivos: defendía la libertad de la mujer y su independencia creativa y daba importancia a lo erótico y a lo poético. Las mujeres artistas ligadas al movimiento criticaban la represión y la imposición de reglas en razón del tipo de género. Con el tiempo, muchas acabaron decepcionadas y decidieron alejarse del entorno del surrealismo, pasando a experimentar con otros movimientos. 

 

 

Lee Miller (1907 – 1977). Tanja Ramm dentro de una campana de cristal. 1930 © Lee Miller Archives, Inglaterra 2017. 

 

 

La muestra, como es costumbre en el Museo Picasso de Málaga, se complementa con un completo programa de actividades paralelas (cine, talleres, conferencias…) y una publicación. 

 

 

El CEART inaugura este jueves 14 de noviembre en la sala A una exposición dedicada a este maestro de la fotografía, que estará abierta al público hasta el 9 de febrero. La muestra recoge uno de los últimos proyectos del artista, centrado en el duro trabajo que llevaban a cabo los mineros de Serra Pelada, una mina abierta de oro en el corazón de Brasil donde los empleados se jugaban la vida diariamente.

La inmigración, la pobreza, la vida marginal, el trabajo esclavo, la relación del hombre con la tierra, el aprovechamiento de recursos naturales… son temas que desde siempre han fascinado a Salgado. Desde el comienzo de su carrera como fotógrafo, su obra se ha decantado por dar visibilidad a los colectivos más desfavorecidos y por crear con sus imágenes un relato visual vívido e impactante sin demasiados artificios. Con un duro blanco y negro, la obra de este autor transita entre el fotoreportaje y la fotografía naturalista.

Y como idea que impregna todo su trabajo está la dignididad humana. Salgado retrata a los empleados, mineros y recolectores desde un planteamiento puramente humanista que quiere poner en valor su integridad, su fortaleza y su resiliencia.

“Si fotografías a un humano, de manera que no se le represente de forma noble, no hay motivo para hacer la fotografía. Esa es mi forma de ver las cosas”.

Salgado no se abrió paso en esta disciplina hasta tiempo después de haber concluido sus estudios de economía entre Brasil y Estados Unidos, y un doctorado en estadística en Francia. Pero en 1973 su vida dio un vuelco y decidió emprender su carrera como fotógrafo llegando a trabajar en la Agencia Gamma y en Magnum Photos durante más de 15 años hasta que en 1994 fundó su propia agencia Amazonas Imagen.

Con el proyecto “Gold”, el fotógrafo retrata una dura realidad que se sucede en la mina de Serra Pelada, nombre dado a un enclave minero totalmente devastado y excavado de manera anárquica, la mayor mina de oro a cielo abierto del mundo, por la que pasaron más de 50.000 personas. Al calor de las leyendas sobre el misterioro Dorado, el fervor por este metal precioso llevó a desarrollar prácticas de explotación extenuantes para los trabajadores y a originar relatos de pena y gloria, de victoria y derrota humanas entre la tierra, los túneles y los cestos de carga.

La exposición del CEART reúne el porfolio completo de Salgado en su característico blanco y negro y con fotografías de gran formato que no dejan a nadie indiferente.