NUESTROS PARTNERS GASTRONÓMICOS AM17 ALIMENTAN CUERPO Y MENTE

CERVEZAS LA VIRGEN

 

 

 

 

Cervezas La Virgen es una de esas empresas que ha revolucionado su sector, en este caso el de la cerveza de calidad, y se han comprometido a hacer la mejor. Sin trucos, sin prisas.

 

La fábrica es el corazón de Cervezas La Virgen y es una visita obligada para entender su filosofía de vida y de trabajo (¡no dudéis en preguntarnos en la feria cómo podéis visitar la fábrica!). Ellos elaboran cerveza de manera tradicional, respetando los tiempos de fermentación y reposo, seleccionando cuidadosamente todos los ingredientes sin perder su visión de empresa moderna y sostenible.

 

 

 

 

Todas sus máquinas se calientan con biomasa (hueso de aceituna), el grano usado alimenta al ganado local, el lúpulo abona su huerta. El agua caliente sobrante se reutiliza para las siguientes cocciones… y así consiguen los bouquets inigualables de su Jamonera, de la Madrid360, la IPA o la clásica Madrid Lager. Cervezas de máxima calidad con las que han sido nombrados por los World Beer Awards, como la mejor Lager estilo helles de España y han recibido el premio a la mejor Imperial Stout nacional con su Carajillo Stout. La Virgen es una cerveza pura, viva y fresca, con malta de cebada, lúpulo, levadura, agua de Madrid y amor, mucho amor, el mismo que le ponen a los platos que nos preparan en su barra, hotdogs gourmet, bocata de carrillera, sandwiches… delicias para comer con las manos y chuparse los dedos.

 

 

FISAN- IBÉRICOS

 

 

 

 

La familia Sánchez lleva desde 1920 dedicada al Ibérico de Bellota. Tres generaciones que han sabido adaptarse a las nuevas necesidades de los clientes, sin dejar de vigilar la parte tradicional de todo el proceso productivo, desde la crianza a la curación, que define el sabor único de FISAN.

 

Ubicado en Guijuelo, cuna de los mejores ibéricos de bellota por su situación geográfica única que lo hace perfecto para la curación del jamón, FISAN colabora con grandes chefs españoles para promover el uso del sabor de bellota en la alta gastronomía.

 

 

 

La evolución se encuentra en FISAN permanentemente; pues el trabajo, la investigación y la dedicación constante han resultado la única receta posible para conservar en estos tiempos de cambios y exigencias crecientes el sabor tradicional de los mejores ibéricos como ideal. Como bandera. Ibéricos que podremos disfrutar en el cóctel inaugural de Art Madrid’17 en el que FISAN hará un guiño al arte con bodegones diseñados para la feria.

 

 

BODEGA PAGO DE CIRSUS

 

 

 

 

La Finca Bolandín, donde se ubican el viñedo, la Bodega de Pago de Cirsus, el Hotel-Chateau y Restaurante, se encuentra en Ablitas, municipio al sur de la Comunidad foral de Navarra (España), a una altitud de 395 metros sobre el nivel del mar. La finca la forma un único cuerpo de viñedo con atributos singulares que lo hacen distinto de cualquier otro viñedo, por las características propias del “Terroir” o medio vitícola sobre el que se asienta, como por las cuidadosas técnicas de cultivo que se emplean.

 

 

 

 

Con 220 hectáreas totales, la finca está compuesta por 136.7 hectáreas de viñedo plantadas hace 16 años. La superficie se reparte entre las distintas variedades de Chardonnay, Moscatel Grano Menudo, Cabernet Sauvignon, Merlot, Syrah, Tempranillo y Garnacha, de las que salen vinos amparados por el máximo nivel de exigencia “Denominación de Origen vino de Pago”, es decir, el terreno, un microclima y las variedades que aquí se cultivan aportan a los vinos un carácter diferencial del resto de los vinos de la zona.

 

Pago de Cirsus y Art Madrid han creado una fuerte alianza basada en la confianza mutua y la máxima calidad, y sus vinos nos acompañan siempre, siendo un protagonista más de nuestra Semana del Arte.

 

 

ONE SHOT HOTELS

 

 

 


Los hoteles One Shot (ya en Madrid, en Sevilla y en Valencia), se vinculan directamente al coleccionismo y a la fotografía. De la misma manera que una fotografía es una obra de arte única, con una sensibilidad muy especial, sus hoteles son todos distintos y cada uno te deja un recuerdo único. Su principal objetivo, es ofrecer garantía y una esmerada atención personal, comodidad, diseño y calidad; de forma que, el huésped solo se tenga que preocupar de hacer su mejor fotografía.

 

 

 

 

One Shot ofrece localizaciones inmejorables, una arquitectura singular y mucha personalidad, con un cuidado interiorismo y un proyecto de mecenazgo artístico: One Shot Projects, convocatoria que selecciona fotógrafos cuyas obras formarán parte de la colección privada del hotel y de las exposiciones que organizan en sus espacios. Según sus huéspedes es un “hotel espontáneo, irrepetible y único que impulsa el Arte”.

 

One Shot es el HOTEL OFICIAL ART MADRID y allí se alojan los galeristas, coleccionistas y clientes de la feria, a los que garantizamos una estancia irrepetible. Su moto: “Sabemos lo que somos, pero aún no sabemos lo que podemos llegar a ser” (W. Shakespeare)


 

Uno de los propósitos del programa “Art Madrid-Proyector’20” fue ofrecer actividades en las que conocer la obra de algunos creadores invitados, y, a través de una charla interactiva, permitir al público abrir un diálogo directo con ellos. Por esta razón, del 12 al 14 de febrero, se organizaron en Medialab Prado tres clases magistrales con Patxi Araújo, Olga Diego y Lois Patiño, todos ellos autores que trabajan con la imagen en movimiento, pero que abordan sus proyectos desde una óptica diametralmente opuesta. Con esta agenda, pudimos tratar tres líneas esenciales de la videocreación actual: la fusión con la tecnología y la inteligencia artificial, la plasmación de performances con finalidades documentales y el videoarte con tintes fílmicos. Ya tuvimos ocasión de recordar la sesión con Patxi Araújo y su obra site specific “Sherezade” creada para la fachada de Medialab Prado. Hoy hablaremos del encuentro que tuvimos con Olga Diego y Lois Patiño.

Olga diego, foto de Javier Adiego

La clase magistral de Olga Diego se tituló “El vuelo como materia creativa”. Olga es una artista multidisciplinar que en los últimos años ha centrado su trabajo en la escultura y la performance o el arte de acción, que luego documenta con fotografía y vídeo. Este último aspecto es uno de los que más interés despierta para ella al reflexionar sobre cómo se produce la transformación de la pieza de un formato experiencial a uno grabado, y cómo los individuos nos hemos acostumbrado a consumir esta clase de productos finales, menos invasivos y desde un espacio de confort que nos proporcionan la intimidad de nuestros dispositivos.

Una de las principales líneas de investigación de Olga se relaciona con los sistemas de vuelo autónomo y la creación de artefactos capaces de elevarse sin apenas energía. ¿Se puede crear un material más ligero que el propio aire? Esta idea la ha llevado a experimentar con numerosas formas y conceptos científicos, a la vez que hacía un recorrido histórico por los inicios del vuelo y los progresos de la humanidad para inventar aparatos capaces de volar. No se trata solo de recuperar la historia de la aviación, algo que tiene una vertiente mucho más tecnológica y mercantilista, sino de indagar en las ideas, experimentos y pruebas que trataban de analizar el comportamiento del aire, las dinámicas de flujos y el diseño de estructuras aerodinámicas individuales, una inquietud que el ser humano puso de manifiesto desde el Renacimiento, con Leonardo Da Vinci.

Olga Diego, foto de Mario Gutiérrez Cru

Olga recupera muchos de estos conceptos y los aplica a sus proyectos recientes. En sus últimas propuestas ha trabajado también con figuras hinchables, como una alternativa al vuelo dirigido, empleando materiales plásticos para su construcción. Su última exposición “El jardín autómata”, que pudo disfrutarse en el Museo de Arte Contemporáneo de Alicante y la Sala de Exposiciones Lonja del Pescado, también en Alicante, es una gigantesca instalación formada por casi un centenar de esculturas inflable-electrónicas inspiradas en los hermosos, extravagantes y sugerentes personajes del Jardín de las Delicias, del Bosco. Esta nube de figuras humanoides y zoomorfas, que se mueven y laten gracias a los mecanismos electrónicos que los mantienen permanentemente inflados, retrata también los excesos del hombre, su falta de preocupación por la invasión del entorno, la sobreexposición al plástico y la explotación de los recursos naturales. Una composición que se fija en “el pecado”, como mensaje indirecto que se extraía, también, en la obra del Bosco.

Clase magistral de Lois Patiño. Foto de Marta Suárez-Mansilla

Por su parte, la trayectoria de Lois Patiño está íntimamente conectada al trabajo cinematográfico. Su clase magistral se tituló “Tiempo e imagen”. Sus piezas de vídeo, sean breves o largometrajes, encierran una preocupación muy ligada al lenguaje fílmico, pero en una senda que deja al margen las narrativas convencionales. Dentro de los motivos principales que ocupan su obra, Lois se decanta por estéticas más contemplativas, donde se prioriza el poder expresivo de la imagen en sí misma, sin buscar demasiados efectos añadidos en el cine convencional a través de efectos de sonido, diálogos u otros artificios.





Por eso, el trabajo de Lois resulta tan poético y lírico. Sus propuestas incorporan innovaciones tecnológicas para provocar efectos muy concretos en sus trabajos, pero todo ello ayuda a ahondar en los temas que preocupan a este creador y que, desde sus inicios, están presentes en su obra.

Lois Patiño, foto de Mario Gutiérrez Cru

Lois Patiño se ha interesado siempre por la relación del individuo con el paisaje y por cómo éste puede modular nuestra forma de comportarnos en sociedad y determinar nuestra idiosincrasia. ¿Hasta qué punto somos dependientes de nuestro entorno? ¿Cómo la cultura se define por la conexión con el paisaje? Estas y otras preguntas plagan la obra del autor en la que abundan muchas imágenes contemplativas.

Además, Lois nos presentó en primicia el trailer de su último largometraje “Lúa vermella” que a los pocos días de la clase magistral fue a presentar oficialmente a la Berlinale - International Film Festival de Berlín de 2020.