ONE PROJECT: UN DIÁLOGO, UNA PAUSA, UNA REFLEXIÓN

El programa One Project de Art Madrid, comisariado por quinto año consecutivo por Carlos Delgado Mayordomo, se ha convertido en un verdadero escaparate para nuevos talentos. Estos son los 8 proyectos de la 13ª edición de la feria.

Alejandro Monge

The European Dream 2, 2017

Acero galvanizado policromado

42 x 52cm

Alejandro Monge

Mickey L. Mouse (Age from 2 to 99), 2015

Resina de poliuretano

19 x 10cm

Alejandro Monge, Candela Muniozguren, Antonyo Marest, Carlos Nicanor, Bernardo Medina, Jugo Kurihara, Aina Albo Puigserver y Vânia Medeiros son los 8 artistas seleccionados por el comisario independiente Carlos Delgado Mayordomo para conformar el Programa One Project en Art Madrid’18, programa diseñado para artistas jóvenes y de media carrera con proyectos específicos pensados para su exposición en la feria.

En One Project, 8 artistas desarrollan una propuesta concreta para un stand individual, lo que se traduce en 8 proyectos con una entidad rotunda y coherente que dialogan entre ellos guiados por la mano del comisario. El objetivo es cautivar al público, permitirle una pausa dentro del contexto comercial de la feria de arte. “One Project ha servido para establecer una relación dinámica, polivocal y abierta con aquellos visitantes interesados en establecer una mirada más pausada y reflexiva dentro de un contexto tan abrumador y sobresaturado de información como es una feria de arte contemporáneo”, explica Carlos Delgado Mayordomo.

Candela Muniozguren

Pink Up 01, 2016

Acero lacado

55 x 28cm

Candela Muniozguren

Shenbazuru 01, 2017

Latón

42 x 52cm

En la edición de Art Madrid’18, One Project lo conforman los proyectos de:

Alejandro Monge (Zaragoza, 1988) con 3 Punts Galeria (Barcelona). Dotado de una sólida formación plástica e interesado por los complejos cauces de la figuración en la creación actual, la investigación reciente de Alejandro Monge busca indagar en las contradicciones económicas de nuestro presente. Conformada como serie y agrupada bajo el título “European Dream”, su última propuesta se organiza en torno a la conceptualización del dinero como índice que modula nuestra comprensión del mundo en un contexto mediado por la crisis financiera de 2008.

Candela Muniozguren (Madrid, 1986) con Bea Villamarín (Gijón). La obra escultórica de esta artista plantea una comunicación íntima entre sus desarrollos creativos, donde dominan las formas minimalistas, y la multiplicidad de efectos cromáticos.

Antonyo Marest

Hugonnard, 2018

Esmalte en spray sobre madera

60 x 60cm

Antonyo Marest

Euclid, 2018

Esmalte en spray sobre madera

60 x 60cm

Antonyo Marest (Alicante, 1987) con Diwap Gallery (Sevilla). Los saltos de escala, la salida del interior de un museo a la claridad de las calles, el estilo urbano compartido con el público en forma de pintura, escultura y fotografía. Marest tiene la geometría como símbolo de crecimiento personal y positivismo sobre la arquitectura, la línea, el plano y el color. Desde Sevilla, DIWAP Gallery trabaja inmersa en el arte contemporáneo más actual, con el objetivo de acercarse a un público exigente y siempre en continua búsqueda de nuevas aportaciones al panorama artístico local y nacional. Con una especial inclinación hacia el arte joven y urbano, DIWAP Gallery se ha ido definiendo mediante la representación de sus artistas y sus trabajos. En definitiva, en DIWAP se invierte en la investigación de nuevas líneas de trabajos contemporáneos y nuevas formas de proyectos curatoriales, preferentemente ligados al arte mural y la instalación.

Carlos Nicanor

Marina mimética, 2017

Bronce

67 x 35cm

Carlos Nicanor (Las Palmas de Gran Canaria, 1974) con galería Artizar (La Laguna, Tenerife). Escultor brossaniano, su creatividad aspira a crear obras que sean al tiempo alteración cáustica del objeto y su sentido. La intensidad escultórica de Nicanor es de naturaleza poética.

En el año 1989, en pleno centro de la ciudad de San Cristóbal de La Laguna, en la isla de Tenerife, comienza su andadura la galería de arte Artizar, con el principal objetivo de dar a conocer e instaurar un punto de encuentro para el arte en Canarias y de Canarias. Por sus paredes ha pasado un extenso abanico de artistas de las islas, desde pintura de los siglos XVIII, XIX y XX, pintores contemporáneos de reconocido prestigio nacional e internacional y como no, jóvenes artistas que han crecido con la galería.

Bernardo Medina

Isla de Todos, 2017

Fibra de vidrio

182 x 76cm

Bernardo Medina (San Juan, Puerto Rico, 1965) con Nuno Sacramento (Ílhavo, Portugal). Distinguido por su habilidad para integrar objetos encontrados en sus viajes, para crear hermosas y fuertes piezas abstractas, el desarrollo artístico de Bernardo Medina ha sido resultado de un largo proceso de estudio y experimentación desde lo cotidiano hasta proyectarse en pinturas y esculturas dotadas de una fuerte poética visual.

La Galería Nuno Sacramento, desarrolla su actividad desde el año 2003 con la apertura de su primera galería en la ciudad de Aveiro, Portugal. En 2009 se trasladó a la cercana ciudad de Ilhavo, a un espacio especialmente diseñado para una galería de arte contemporáneo, donde se mantiene de forma continua hasta esta fecha. Desarrolla anualmente alrededor de seis exposiciones individuales y tres colectivas, en las disciplinas de pintura, escultura, fotografía, instalación y vídeo.

Jugo Kurihara

Sin título 3, 2017

Tinta japonesa sobre papel satinado

24 x 18cm

Jugo Kurihara (Japón, 1977) con Pantocrator Gallery (Suzhou, China). En sus obras, combina los lenguajes artísticos asiáticos y europeos y lo convierte con éxito en su propia expresión: imágenes de una inquietante belleza, capaces de referir mundos inéditos, de trazar escrituras complejas y, sobre todo, de movilizar al espectador ante una pintura fluyente que siempre parecen estar a punto de estabilizarse en una iconografía concreta.

Pantocrator Gallery es un proyecto para la difusión y producción de arte contemporáneo de artistas emergentes internacionales en cualquiera de sus disciplinas. Actualmente Pantocrator Gallery, como proyecto nómada que es, tiene su sede física en la ciudad china de Suzhou, dejando en el camino ciudades como Barcelona, Berlín o Shanghai en las que siguen trabajando puntualmente. Pantocrator Gallery trabaja como puente cultural entre Asia y Occidente.

Aina Albo Puigserver

Dubte, 2016

Madera, contrachapado y laca

109 x 109cm

Aina Albo Puigserver

Desolació, 2016

Técnica mixta

53 x 39cm

Aina Albo Puigserver (Palma de Mallorca, 1982) con Pep Llabrés Art Contemporani (Palma de Mallorca). Experiencias que van más allá de los sentidos, Aina Albo indaga y se acerca a sus emociones y sensaciones para entenderlas mejor, dándoles forma y color en un intento de convertir lo abstracto en concreto.

Pep Llabrés, después de un largo recorrido en el sector, abrió las puertas de su propio espacio en abril de 2015, y desde entonces centra su actividad en el ámbito del arte contemporáneo, dando visibilidad a jóvenes valores con nuevos lenguajes de expresión, sin olvidar la aportación al mundo del arte de artistas con más trayectoria, tanto nacionales como internacionales.

Vânia Medeiros (Salvador de Bahía, Brasil, 1984) con la galería RV Cultura e Arte (Salvador de Bahía, Brasil). Artista visual y editora cuyo trabajo versa sobre los mapas humanos y emocionales y crea cartografías subjetivas y formas de expresar gráficamente las experiencias de un cuerpo (de)ambulante en la ciudad.

Vânia Medeiros

Intuição, 2016

Pigmentos sobre papel

42 x 60cm

Vânia Medeiros

Intuição, 2016

Pigmentos sobre papel

42 x 60cm

RV Cultura e Arte es una galería de arte contemporáneo con sede en Salvador de Bahía centrada en obra sobre papel (dibujo, pintura, collage y procesos de impresión) y artistas brasileños emergentes. Inaugurada en 2008 por Larissa Martina y Ilan Iglesias, RV Cultura e Arte lleva a cabo un programa anual diverso ofreciendo al menos cuatro exposiciones además de talleres, charlas, visitas guiadas y visionados que fomentan una relación más próxima con la comunidad local, coleccionistas y comisarios. Desde 2011, RV Cultura e Arte también desarrolla un proyecto editorial con libros de artista y novelas gráficas.

Una selección mixta e internacional, distintas perspectivas y puntos de partida que encuentran, en One Project, frecuencias comunes en las que dialogar y compartir un puñado de conceptos. Sin embargo, como explica Delgado Mayordomo, “estas líneas funcionan sólo como una caja de herramientas para pensar acerca del trabajo de los artistas sin negar la pertinencia de otras construcciones”.

La adquisición de la primera obra de arte siempre infunde respeto. Un sentimiento difícil de definir que mezcla el vértigo con la adrenalina. Pero por encima de la incertidumbre y la cautela, se impone una sensación placentera de conexión, entendimiento y deseo. Esa obra que, una vez vista, se queda en la memoria, reaparece en el recuerdo varias veces al día y parece querer decirte que está dispuesta a formar parte de tu hogar, es la candidata perfecta para decantar la decisión.

En los primeros pasos, muchos coleccionistas coinciden en señalar que no se parte de un plan establecido, sino que uno va adquiriendo piezas en función del gusto y de la conexión que siente con ellas hasta que, pasado el tiempo, se dan cuenta de que el volumen de obras que acumula puede recibir la etiqueta de “colección”. Así lo relata, por ejemplo, Alicia Aza, cuando afirma que

“No fui consciente de que estaba coleccionando hasta muchos años después, cuando un tercero me nombró como coleccionista y habló de mi colección. En 2005 tomé conciencia de lo que supone coleccionar y decidí articular una colección con una identidad de criterios y soportes”.

Comparte esta misma opinión Marcos Martín Blanco, cofundador, junto a su mujer Elena Rueda, de la Colección MER:

“Coleccionar ha sido una pasión, movida por un estado visceral que te incita a ello. La colección en cuanto a las adquisiciones no ha sido especialmente complicada porque, reconozcámoslo: es fácil comprar porque son todas cosas bellas y tienes alguna idea clara de por dónde quieres ir, pero al principio esas preferencias no estaban tan claras. Es con el tiempo cuando va conformándose un criterio”.

No siempre sucede así, por supuesto, pero para el comprador que se inicia en este sendero, la vinculación personal que traba con su primera pieza es fundamental. Ahí está el germen de una relación duradera que no se limita a una simple cuestión estética, sino que es una ventana abierta al conocimiento, a la exploración, a un mundo que muchas veces nos es desconocido y despierta nuestra fascinación. La semilla de esa conexión es puramente sentimental, y es precisamente ese impulso el que determina las primeras adquisiciones. La primera pieza nunca se olvida.

Art Madrid'20, foto de Ana Maqueda

Superando las recomendaciones habituales que se hacen por parte de asesores y agentes, rara es la ocasión en que el amante del arte se decide a comprar por pura inversión. Esos caminos suelen abrirse más adelante, cuando ya el volumen de piezas es considerable. Además, hay quien está un poco en contra de este concepto clásico del coleccionista tradicional, abordado desde una visión excéntrica, elitista y poco accesible. Muy al contrario, los compradores de arte son, por encima de todo, amantes del arte, seres sensibles y permeables al estímulo creativo que en un momento dado se deciden a profundizar en esa relación que ya mantienen con el arte para llevarse una pieza a su casa.

No es tan complicado superar esa pequeña barrera psicológica que convierte al visitante en comprador si se aborda el tema desde una óptica más personal e intimista que de consideración social. Para ello son de gran ayuda las obras de pequeño formato, la obra gráfica o la fotografía seriada, cuya horquilla de precios, por lo general más asumible, permite hacer una comparación más próxima a los gastos que pueden abordarse de manera cotidiana. De este modo, la compra de arte entra dentro del abanico de actividades factibles y se transforma en algo próximo y posible.

Art Madrid'20, foto de Marc Cisneros

En ese momento comienza una relación con el arte distinta, basada en la pura experiencia y en la convivencia con la pieza adquirida. Quizás pueda verse como un acto de atrevimiento, pero en numerosas ocasiones es más una cuestión de necesidad y de transformación. Los coleccionistas también coinciden en señalar que la adquisición de obra es un ejercicio de análisis personal y de abrirse a un nuevo campo de conocimiento que antes nos era ajeno. Alicia Aza explica que la razón por la que adquirió su primera pieza de videoarte, de Sergio Prego, es porque no la entendía y porque la veía como un reto y una oportunidad de superarse personalmente. Esta ventana abierta al conocimiento da lugar a nuevas conexiones y a entablar vínculos con los creadores, como una de las partes más fascinantes del proceso. Candela Álvarez Soldevilla explica que

“creo que lo más interesante en el mundo del arte es hablar con los artistas. Son personas provistas de una sensibilidad especial a las que escuchar y entender”

Y Alicia Aza también dice:

“Puedo compartir la satisfacción de poder contar hoy en mi círculo de amistades más cercanas con muchos artistas y eso supone un largo camino recorrido”.

Así, con obras que se presentan como asumibles dentro del horizonte de gastos que cada uno estima viable, es fácil encontrar una pieza que nos atrape. Desde ese momento, nuestro hogar también evoluciona hacia un espacio en el que el arte tiene un lugar y una presencia permanentes, y no cabe duda de que eso nos transforma por dentro.

Art Madrid'20, foto de Henar Herguera

Jaime Sordo, propietario de la colección Los Bragales y fundador de la Asociación de Coleccionistas de Arte Contemporáneo 9915, siempre ha definido su relación con el arte como una verdadera pasión y una necesidad vital. Para los compradores que se inician en esta senda tiene la siguiente recomendación:

“Es condición imprescindible que sienta la necesidad de convivir con la pasión de disfrutar de las obras. Otro aspecto muy importante es que antes de la toma de decisiones para las compras se informen, con lo cual es necesario leer prensa y libros especializados, visitar exposiciones y museos y mucho contacto con el galerismo, que es una fuente importante de información y muy concreta de los artistas que representa. Por último, la presencia en ferias de arte nacionales e internacionales. Todo ello genera información y formación”.

En efecto, las ferias se han convertido en un buen lugar para el descubrimiento porque condensan una amplia oferta y permiten una toma de contacto diversa y global de forma concentrada. Por esta razón, muchos compradores de nueva generación se inician en el contexto de un evento como Art Madrid, cuya cercanía y calidad constituyen una oportunidad única de conocer, empaparse y contagiarse de la pasión por el arte.


(*) citas extraídas de varias entrevistas difundidas en medios de comunicación públicos entre 2013 y 2019.