PORTUGAL, ARTE HERMANO EN ART MADRID’18

Más cerca imposible, física y simbólicamente, los artistas y profesionales portugueses pueden considerar a Art Madrid “su feria”. En esta ocasión participan en el Programa General de la feria las galerías Art Lounge y Arte Periférica, ambas de Lisboa, y Paulo Nunes Arte Contemporânea, de Vila Franca de Xira. La galería Nuno Sacramento se estrena en ONE PROJECT.

João Santos

Sin título, 2017

Plexifoto

100 x 70cm

Art Lounge, con la dirección de Sofía Tenreiro Da Cruz tiene como intención divulgar la obra de artistas internacionales reconocidos por la calidad de sus trabajos. Convencida de la importancia del intercambio cultural, la galería intenta mostrar en Portugal artistas extranjeros todavía poco conocidos en el país y, en una segunda fase, pretende fomentar la internacionalización de las artes plásticas nacionales contemporáneas. La propuesta de Art Lounge para Art Madrid’18 es múltiple: Uiso Alemany, Carmen Calvo, Fabio Camarotta, Fernando Coelho, Vinita Dasgupta, Daniel Merlín, Brice Munier, João Noutel y Florian Raiss.

Carmen Calvo, “Alegría es uno de sus adornos más vulgares”, técnica mixta, collage y fotografía.

La obra de Carmen Calvo siempre merece una pausa. Premio Nacional de Artes Plásticas 2013, Calvo es una de las grandes representantes de la conceptualización contemporánea del fragmento, su obra tiene una esencia de hallazgo y de reminiscencia. Materiales como el cemento, el mármol, el cristal, el barro, el yeso y un largo etcétera forman parte de sus composiciones que se han renovado con el paso de las décadas en una evolución que le llevó a representar a España en el Pabellón de la Bienal de Venecia de 1997 junto al barcelonés Joan Brossa. Junto a ella, el colorido y las formas casi infantiles de Brice Mounier, los retratos matéricos de Merlín o el arte social de Vinita Dasgupta, que pretender que el espectador sienta y participe en sus imágenes, en el proceso de descubrimiento, la síntesis de los sentimientos personales, el color que le inspira y la técnica empleada.

Isabelle Faria

Purity-Finally time had come IV, 2017

Óleo sobre lienzo

80 x 80cm

Isabelle Faria

Purity-Finally time had come VI, 2017

Óleo sobre lienzo

40 x 40cm

También en Lisboa, Arte Periférica lleva 25 años como promotora del arte contemporáneo internacional en la ciudad. Dirigida por Anabela Antunes y Pedro Reigadas también apuestan por una colectiva ambiciosa formada por las artistas Isabel Sabino, Isabelle Faria, Jessica Burrinha, António Trindade, Moisés Duarte y Sylvie Lei.

Destacamos aquí el contraste entre la obra de la francesa Isabelle Faria, licenciada en Artes Plásticas, Pintura, Dibujo y Video en la Escuela Central Saint Martins de Londres en 2003 y volcada en un estilo de dibujo y pintura muy expresionista, rápido, casi gestual, y lleno de humor ácido para representar la parte atormentada del ser humano: sus vicios, sus miedos, sus pecados… Con la obra del pintor abstracto asiático Sylvie Lei quien, con una paleta casi etérea e inspirándose en los efectos de la luz de los neones y las pantallas produce pinturas que tratan sobre la naturaleza problemática de la realidad virtual en el contexto social contemporáneo y su forma de cambiar nuestro espacio-tiempo.

Mário Macilau

Sem Título, 2017

Técnica mixta sobre lienzo

80 x 120cm

Regresa a Art Madrid la Galería Paulo Nunes Arte Contemporânea, situada en el centro histórico de la ciudad de Vila Franca de Xira. Fundada en diciembre de 2010, tiene como objetivo principal la divulgación de artistas consolidados y emergentes, nacionales e internacionales, en todas las disciplinas. No sólo organizan sus propias exposiciones y llevan a sus artistas a ferias en todo el mundo, si no que también hacen asesoría a coleccionistas. Una de sus apuestas es la de cerrar alianzas con otras galerías internacionales para promocionar sus artistas buscando el intercambio entre los creadores y sus obras. Rui Dias Monteiro, Mário Macilau, Gilvan Nunes, Ana Pais Oliveira y Manuel Patinha son los creadores elegidos por ellos para presentar en la Semana del Arte de Madrid.

El trabajo del africano Mário Macilau, fotógrafo documentalista que también experimenta con la pintura, pretende visibilizar las condiciones sociales en su país y del continente africano. Empezó en el mundo de la fotografía en el año 2003, pero no fue hasta 2007 cuando se dedicó de manera profesional y ya ha participado en exposiciones internacionales como la Bienal de la Fotografía Africana de Bamako 2011, el BESTphoto 2011 de Portugal, la VI Edición del Chobi Mela Photo Festival de Bangladesh 2011, el Photospring de Pekín 2011 o el LagosPhoto I y II edición. Además, es miembro del comité de artistas y comisarios del festival de fotografía que se celebra en África organizado por el Instituto Goethe. Destacamos también la obra de Rui Dias Monteiro, fotógrafo y poeta que mezcla estas disciplinas creando imágenes con gran carga conceptual, ideas gráficas que él interviene con pintura pura sobre el papel fotográfico para crear piezas únicas.

La Galería Nuno Sacramento, con sede en Aveiro (Portugal), participa en el programa ONE PROJECT con un solo-show del artista puertoriqueño Bernardo Medina, pero de ésto os hablaremos en detalle más adelante.

Dentro de los perfiles profesionales especializados que se pueden encontrar en el sector cultural, y más concretamente, en el ámbito de las artes visuales, una de las ocupaciones más recientes es la del comisario. Si la década de los 80 fue el auge del rol del artista, con su carácter innovador y la puesta en valor de su figura como articulador esencial de las propuestas creativas, el final de siglo trasladó el interés hacia los propios centros expositivos y su labor como custodios de la producción actual y como espacios para dar cabida a todas las propuestas. El cambio de milenio introdujo con fuerza en este panorama el rol del comisario. Quizás unido a una crisis de identidad social, quizás a la complejidad que está adquiriendo actualmente los proyectos contemporáneos, la necesidad de construir, articular y ahondar en los discursos artísticos se hizo evidente.

Aunque las funciones encomendadas a esta profesión no son nuevas en su totalidad, pues antes habían sido asumidas por conservadores, críticos o expertos según las temáticas, el rol ha adquirido solidez porque aúna todas estas finalidades al tiempo que permite la especialización de otros profesionales en sus respectivos ámbitos de competencia. Ahora bien, como algunos comisarios mismos señalan, no debe olvidarse el espíritu genuino de esta figura, que ha nacido para facilitar el entendimiento del discurso, crear narrativas dentro de un contexto en ocasiones caótico y disperso, mediar entre las obras y el espectador y crear puentes entre el arte contemporáneo y la sociedad.

El arte de nuestros días plantea multitud de incógnitas para el visitante que debe enfrentarse a propuestas muchas veces alejadas de los cánones estéticos pautados, lo que da paso a la incertidumbre y el desconcierto; pero, a su vez, estas obras emplean un lenguaje más cercano, unos materiales y hasta composiciones desprendidas de la sofisticación y el alarde técnico de antaño, algo que, lejos de favorecer la proximidad con el mensaje, genera cierto distanciamiento. Lo que acabamos de describir es parte de la esencia misma del arte actual. El cuestionamiento de las pautas formalistas y el recurso a elementos tangibles más utilitarios que embellecedores son los nuevos criterios de la creación, donde, por encima de todo prima el mensaje que se quiere transmitir.

Asimismo, otra característica intrínseca de la obra de nuestro tiempo es la preocupación de los artistas por temáticas más inmediatas, por cuestiones de carácter social, político y económico que buscar crear un revulsivo narrativo y conceptual, dejando atrás la prioridad estética o, mejor dicho, haciendo del discurso su propia estética. En este contexto, por extraño que pueda parecer, la creación contemporánea se encuentra con una barrera lingüística dificultando el entendimiento del espectador. Y a esta circunstancia se suma la abundante producción actual, abarcando un amplio abanico de temáticas que no son sino trasunto de nuestra sociedad diversa y globalizada.

El comisario contribuye a facilitar esa comprensión articulando un discurso coherente que permita la agrupación de ideas conexas para cohesionar el mensaje. Esto exige tener un profundo conocimiento del estado actual del arte, de las líneas de trabajo de los creadores, de las propuestas estéticas más recientes y de las demandas reales de la sociedad para tender un puente al diálogo y permitir el acercamiento al arte. Si el arte se ocupa de los mismos asuntos que nos preocupan a todos, ¿cómo no vamos a compartir sus postulados? La mediación cultural requiere del trabajo de los comisarios para abrir una pequeña ventana a la reflexión y para posibilitar un espacio de intercambio y de generación de ideas. Compartimos el pensamiento que José Guirao expresó en una entrevista reciente: “El comisario es alguien que desvela algo nuevo y sería un error que los comisarios se conviertan en gestores”.

Entendido así el papel del comisario, muchas instituciones se han subido al carro de crear convocatorias específicas para que los nuevos profesionales puedan dar salida a sus propuestas. Recordemos a modo de ejemplo la convocatoria “Inéditos” de La Casa Encendida, “Se busca comisario”, de la Comunidad de Madrid, o la convocatoria de Comisariado de La Caixa.