RUBÉN MARTÍN DE LUCAS OS DA LA BIENVENIDA A ART MADRID’19

Llegó el día, ¡hoy celebramos la inauguración de Art Madrid’19! Casi un millar de obras de arte, cientos de artistas y galeristas os esperan en la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles desde el miércoles 27 de febrero hasta el domingo 3 de marzo. Y para daros la bienvenida de una forma muy especial, os desvelamos una de las sorpresas que encontraréis en la entrada de la feria: ¡una impresionante instalación audiovisual de Rubén Martín de Lucas os dará la bienvenida a la 14ª edición de Art Madrid!

Rubén Martín de Lucas, imagen de "República nº14", 2019.

Hoy, miércoles 27, inauguramos la nueva edición de Art Madrid, una edición que destaca la creciente participación internacional y el firme compromiso con los jóvenes creadores y las creaciones más contemporáneas. Galeristas, artistas, agentes culturales, personalidades de múltiples ámbitos, invitados especiales y visitantes nos acompañarán en una cita en la que se podrá descubrir un espectacular panorama del arte contemporáneo. Además, a partir de las 13 h. los asistentes podrán disfrutar de un cóctel y conversar directamente con muchos de los protagonistas de esta edición.

Rubén Martín de Lucas, imagen de "República nº 13", 2019.

En Art Madrid’19 no podían faltar las sopresas, y aunque nos ha costado no compartir con todos con vosotros una de las grandes novedades de este año, ahora podemos contaros cómo será la obra destacada que os dará la bienvenida a la feria. Gracias a la colaboración de Sono, hemos creado una gran instalación de vídeo en la que se expondrán los nuevos trabajos de Rubén Martín de Lucas.

El Artista Invitado de esta edición es un creador multidisciplinar que, tras su paso como cofundador por el colectivo Boa Mistura, ha continuado con éxito su carrera en solitario desde 2015. Desde entonces, su principal línea de trabajo se ha situado en torno a la relación que establecen las personas con el territorio. Martín de Lucas presenta nuevas obras de la serie “Repúblicas Mínimas”, dentro del celebrado proyecto “Stupid Borders”: un trabajo apasionante sobre las fronteras geopolíticas y el sentido de la propiedad bajo una mirada a la vez crítica y poética. En Art Madrid se presenta de forma inédita dentro de una impresionante instalación de vídeo en la que se aprecian de manera simultánea doce de las “repúblicas” de Martín de Lucas, una gran pieza que además conecta directamente con la línea temática del Programa Paralelo de actividades de este año, el videoarte.

Rubén Martín de Lucas, imagen de "República nº 12", 2019.

Las “Repúblicas Mínimas” son acciones performativas con las que el artista interviene simbólicamente el paisaje. El proceso es sencillo: se apropia de 100m2, dibuja una forma elemental en el territorio elegido y vive en ese nuevo espacio en soledad durante 24 horas. Precisamente las tres últimas ediciones de este trabajo son las que el artista ha realizado de forma exclusiva para Art Madrid, tres piezas inéditas que se descubrirán en la instalación de la entrada. De este arte de acción siempre se conserva un cuidado material documental, vídeo creación y fotografía que se convierte en “gestos poéticos, dotados de una mordiente ironía”, como explica el creador.

La instalación de vídeo que podréis disfrutar en la entrada de Art Madrid, formada por 12 pantallas, se ha realizado con la colaboración de Sono, marca líder en la ingeniería audiovisual e integración de sistemas. Con 45 años de experiencia, desde 1972 esta marca pionera crea experiencias de comunicación basadas en tecnología audiovisual, tanto a nivel nacional como internacional. Miles de instalaciones, proyectos y eventos realizados durante estos años manifiestan su éxito en un sector siempre en crecimiento y con gran nivel de competitividad.

El equipo de Sono está especializado en la integración profesional de tecnología audiovisual, y ofrece variados servicios que van desde la instalación efímera, en ferias, congresos o pasarelas; también la instalación fija, en museos, estadios, escenografías de televisión u otros tipos de espacios corporativos; hasta la producción de contenidos. En este último aspecto, cabe destacar la creación de materiales interactivos, como proyecciones en 360º, realidad aumentada, en 3D, imagen virtual y hologramas, vídeo mapping o lo más avanzado en tecnología Kinect. Justamente son tecnologías que empiezan a tener una presencia más destacada en los circuitos del arte que apuestan por los nuevos medios, y cada vez son más los artistas que investigan las posibilidades de estas herramientas y se expresan a través de estos lenguajes.

Con una amplia gama de equipos y sistemas audiovisuales para cubrir cualquier necesidad, Sono ha realizado instalaciones para instituciones foráneas tan destacadas como la Exposición Universal de 2010 en Shanghai, en la que destacó su intervención en el Pabellón de España, el Museo Etihad de Dubai o el Museo Olímpico de Catar; al igual que a nivel nacional han desarrollado proyectos para Fitur, el Museo Marítimo de Barcelona, el Recinto Modernista de Sant Pau, los conciertos celebrados en la Sagrada Familia, el Madrid Roca Gallery o el Primavera Sound, entre otros.

Posiblemente, el arte audiovisual es uno de los tipos de creación que más claramente requiere un tiempo por parte del espectador, y por eso, esta instalación de “Repúblicas Mínimas” de Martín de Lucas solo podrá ser realmente apreciada y disfrutada en la feria, ¡os esperamos en la nueva edición de Art Madrid!

 

Dentro de los perfiles profesionales especializados que se pueden encontrar en el sector cultural, y más concretamente, en el ámbito de las artes visuales, una de las ocupaciones más recientes es la del comisario. Si la década de los 80 fue el auge del rol del artista, con su carácter innovador y la puesta en valor de su figura como articulador esencial de las propuestas creativas, el final de siglo trasladó el interés hacia los propios centros expositivos y su labor como custodios de la producción actual y como espacios para dar cabida a todas las propuestas. El cambio de milenio introdujo con fuerza en este panorama el rol del comisario. Quizás unido a una crisis de identidad social, quizás a la complejidad que está adquiriendo actualmente los proyectos contemporáneos, la necesidad de construir, articular y ahondar en los discursos artísticos se hizo evidente.

Aunque las funciones encomendadas a esta profesión no son nuevas en su totalidad, pues antes habían sido asumidas por conservadores, críticos o expertos según las temáticas, el rol ha adquirido solidez porque aúna todas estas finalidades al tiempo que permite la especialización de otros profesionales en sus respectivos ámbitos de competencia. Ahora bien, como algunos comisarios mismos señalan, no debe olvidarse el espíritu genuino de esta figura, que ha nacido para facilitar el entendimiento del discurso, crear narrativas dentro de un contexto en ocasiones caótico y disperso, mediar entre las obras y el espectador y crear puentes entre el arte contemporáneo y la sociedad.

El arte de nuestros días plantea multitud de incógnitas para el visitante que debe enfrentarse a propuestas muchas veces alejadas de los cánones estéticos pautados, lo que da paso a la incertidumbre y el desconcierto; pero, a su vez, estas obras emplean un lenguaje más cercano, unos materiales y hasta composiciones desprendidas de la sofisticación y el alarde técnico de antaño, algo que, lejos de favorecer la proximidad con el mensaje, genera cierto distanciamiento. Lo que acabamos de describir es parte de la esencia misma del arte actual. El cuestionamiento de las pautas formalistas y el recurso a elementos tangibles más utilitarios que embellecedores son los nuevos criterios de la creación, donde, por encima de todo prima el mensaje que se quiere transmitir.

Asimismo, otra característica intrínseca de la obra de nuestro tiempo es la preocupación de los artistas por temáticas más inmediatas, por cuestiones de carácter social, político y económico que buscar crear un revulsivo narrativo y conceptual, dejando atrás la prioridad estética o, mejor dicho, haciendo del discurso su propia estética. En este contexto, por extraño que pueda parecer, la creación contemporánea se encuentra con una barrera lingüística dificultando el entendimiento del espectador. Y a esta circunstancia se suma la abundante producción actual, abarcando un amplio abanico de temáticas que no son sino trasunto de nuestra sociedad diversa y globalizada.

El comisario contribuye a facilitar esa comprensión articulando un discurso coherente que permita la agrupación de ideas conexas para cohesionar el mensaje. Esto exige tener un profundo conocimiento del estado actual del arte, de las líneas de trabajo de los creadores, de las propuestas estéticas más recientes y de las demandas reales de la sociedad para tender un puente al diálogo y permitir el acercamiento al arte. Si el arte se ocupa de los mismos asuntos que nos preocupan a todos, ¿cómo no vamos a compartir sus postulados? La mediación cultural requiere del trabajo de los comisarios para abrir una pequeña ventana a la reflexión y para posibilitar un espacio de intercambio y de generación de ideas. Compartimos el pensamiento que José Guirao expresó en una entrevista reciente: “El comisario es alguien que desvela algo nuevo y sería un error que los comisarios se conviertan en gestores”.

Entendido así el papel del comisario, muchas instituciones se han subido al carro de crear convocatorias específicas para que los nuevos profesionales puedan dar salida a sus propuestas. Recordemos a modo de ejemplo la convocatoria “Inéditos” de La Casa Encendida, “Se busca comisario”, de la Comunidad de Madrid, o la convocatoria de Comisariado de La Caixa.