Susy Gómez y “El baile de la vida”

 

 

Susy Gómez, “El baile de la vida”  

 

 

 

Susy Gómez nació en Pollença (Mallorca) en 1964. Estudió Bellas Artes en Barcelona y allí comenzó su carrera artística con una exposición en la Fundación Miró, en 1993. En 1995,  formó parte del Salón de los 16, una iniciativa expositiva anual que promovía la obra de 16 artistas tanto nacionales como internacionales. La artista ha realizado numerosas exposiciones dentro y fuera de España. Su variada obra, compuesta por dibujos, pinturas, esculturas, instalaciones, fotografías, vídeos y performance, se dirige actualmente hacia un tipo de escultura informalista, normalmente de grandes tamaños y formada por materiales encontrados, que suele tener carácter participativo e incluso terapéutico. El espacio en el que se sitúa la pieza cobra para la artista especial relevancia.

 

 

 

Susy Gómez, “El baile de la vida”  

 

 

 

El título de la exposición, expuesta previamente en el Museu d’Art Contemporani d’Eivissa (MACE), hace referencia a una obra de Edward Munch, artista que siempre ha interesado a Susy Gómez por la importancia que le da al mundo interior y por su manera de retratar “lo invisible.” Otro artista que ha ejercido influencia sobre ella, y se aprecia en el carácter teatral que esta aporta a sus obras, es el escritor noruego Henrik Ibsen. La artista persigue la participación del espectador, haciendo que este se sienta identificado con varios personajes, más allá de la identificación con uno solo. Tiene influencia, además, de las terapias alternativas, que estudia desde hace trece años. Un ejemplo son las constelaciones familiares, una terapia que trabaja fundamentalmente a partir del inconsciente y las relaciones de familia.

 

 

 

Susy Gómez, “El baile de la vida”  

 

 

 

Las piezas de Susy Gómez son reivindicativas y expresan su descontento con la sociedad occidental, que borra las huellas del paso del tiempo. La artista trabaja el concepto de ruina, de lo que cae en desuso. En sus esculturas emplea materiales extraídos de casas derrumbadas de principios de siglo, que han dejado de ser válidos. Ella los presenta para que no queden en un olvido invisible. La artista quiere acercar al visitante a su universo, siendo este acercamiento de carácter abierto, pues es cada cual quien va a interpretar la obra según su propia experiencia.

 

 

 

Susy Gómez, “El baile de la vida”  

 

 

 

Las salas de Tabacalera de Lavapiés acogen el mundo escenográfico de Susy Gómez y su “baile de la vida”, del que el visitante podrá participar, hasta el próximo 3 de septiembre.

 

 

 

 

El pasado fin de semana Salamanca se llenó de luz. Por tercer año consecutivo, el festival Luz y Vanguardias inundó las fachadas de esta ciudad con proyecciones y creaciones que por unos días generan un puente de convivencia entre el pasado y el futuro, entre el patrimonio histórico y la contemporaneidad.

Las obras están concebidas para su proyección sobre la zona monumental salmantina. El Ayuntamiento (Plaza Mayor), la Casa de las Conchas, la Plaza de Anaya junto a la Catedral Nueva y la Iglesia del Convento de San Esteban son algunos de los edificios seleccionados para esta edición. Además, el festival se estructura en cuatro secciones donde tienen cabida tanto al talento joven como a los grandes estudios internacionales: la sección de artistas invitados, la sección de concurso, la de jóvenes creadores y la programación paralela +Luz.

Uno de los platos fuertes de esta propuesta es el Concurso Internacional de Videomaping para proyectos creativos en torno a la fachada del ayuntamiento de la ciudad. Este año ha batido récords de participación, con obras venidas de varios rincones del mundo: veintinueve artistas y estudios de España, Hungría, Italia, Rumanía, Austria, Tailandia, Canadá, México y Colombia. La obra “Pneuma” del estudio VideomapingPro (España) ha sido la ganadora de este año, y el premio del público ha recaído sobre “R_Evolution”, del mexicano Jesús Gutiérrez Mercado.

Para potenciar el talento joven, el festival dedica un apartado a los estudiantes universitarios de las facultades de artes plásticas y audiovisuales de la ciudad. Las obras seleccionadas se proyectan sobre la fachada de la Casa de las Conchas. En esta edición han participado 52 estudiantes con 35 propuestas, de distintas temáticas y técnicas. Por su parte, la sección Luz+ abre la puerta a las creaciones de diferentes espacios artísticos de la ciudad que giran en torno al concepto de la luz.

Los artistas invitados en esta edición fueron Juan López (Alto Maliaño, Cantabria 1979), Eugenio Ampudia (Melgar, Valladolid, 1958), Darya von Berner (México, 1960) y Charles Sandison (Escocia, 1969). La característica compartida de estos creadores es la conexión de su obra con las nuevas tecnologías que resulta en instalaciones, videos, proyecciones y obra en los espacios públicos.