?TODO PROCEDE DE LA SINRAZÓN? ANTOLOGÍA DE CARMEN CALVO

Grave pasión encantadora, 2014 Técnica mixta: collage y fotografi?a 120 x 90 cm. Colección de la artista©Carmen Calvo, VEGAP Madrid 2016

 

 

Carmen Calvo (Valencia, 1950) es una artista conceptual española. Formada en la Universidad de Bellas artes de Valencia, ha obtenido premios tan prestigiosos como el Premio Nacional de Bellas Artes en 2013. La obra de Carmen es un reflejo de su vida, sus tres puntos geográficos han sido Madrid, París y Valencia. Estas tres ciudades están presentes en las diferentes etapas de su dossier. Su trampolín fue exponer en los años 80 en la “New images from Spain”, en The Solomon R. Guggenheim Museum de Nueva York. Desde ahí su carrera despegó hasta nuestros días, y ésto le coloca en el panorama artístico internacional.

 

 

S/T, 1969. Técnica míxta: gouache sobre tablero de madera 90 x 65 cm. Coleccio?n de la artista©Carmen Calvo, VEGAP Madrid 2016

 

 

La muestra recrea desde una mirada antológica, una recopilación de 77 obras. La disposición ecléctica de la sala, comisariada por Alfonso de la Torre, abarca distintas disciplinas como pueden ser la pintura, la escultura, el dibujo y las instalaciones. Lo más característico de dicha muestra es su organización cronológica y estructurada. Dividida en 5 partes, estas secciones ayudan al espectador a dibujar una imagen global del sentimiento artístico y a conocer a la propia artista.


La primera parte, “Una arqueología de lo imaginario”, hace referencia a su estancia en París. Hablamos de los años 80 y la manera de representarlo es con pinturas y elementos de barro cocido cosidos. Esta parte nos hace recordar la pasión por la arqueología de la artista y su relación con el mundo de la cerámica, ya que uno de sus primeros trabajos fue en una fábrica de ésta.

 

 

Sin título, 1996-1997. Técnica mixta sobre pizarra. Conjunto de 21 piezas de 100 x 130 cm c/u. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía ©Carmen Calvo, VEGAP Madrid 2016

 

 

La sección, “Ceremonia y objeto”, nos hace un salto en el tiempo de 10 años. Basada en la época de los 90, hace todo un giro ceremonial hacia la relación de la artista con el objeto. Un claro vestigio de cómo estos influyen a la hora de crear su obra y el significado que les dota. La tercera, “Canibalismo de las imágenes” estrecha la mano a la fotografía, una de las características principales de su obra. La manipulación de éstas no es  ningún secreto  para Carmen, y es una de las marcas de la casa. Desde mediados de los 80 es una de las técnicas más recurridas, el agrandar y alterar sus características primigenias, es un disfrute para los sentidos.

 

 

Silencio II. Te prometo el infierno, 1995. Colección Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía ©Carmen Calvo, VEGAP Madrid 2016

 

 

La cuarta, “ Las alucinaciones son innumerables”, dedica su discurso a la obra sobre papel, el collage y el dibujo. Y el último capítulo pero no menos importante, hace un guiño al contenido multimedia. Este campo, muy querido por la artista, desvela su afición por el cine y la música. Dos modalidades artísticas que siempre la han acompañado. Con este último dato podemos dotar de significado a todo su trabajo. Por ello ha creado la obra  “Et pourlèche la face ronde”. Esta es la mejor despedida, para una exposición llena de miradas al interior de sí misma y para difundir el deleite de las artes.
 

 

 

 

 

El CEART inaugura este jueves 14 de noviembre en la sala A una exposición dedicada a este maestro de la fotografía, que estará abierta al público hasta el 9 de febrero. La muestra recoge uno de los últimos proyectos del artista, centrado en el duro trabajo que llevaban a cabo los mineros de Serra Pelada, una mina abierta de oro en el corazón de Brasil donde los empleados se jugaban la vida diariamente.

La inmigración, la pobreza, la vida marginal, el trabajo esclavo, la relación del hombre con la tierra, el aprovechamiento de recursos naturales… son temas que desde siempre han fascinado a Salgado. Desde el comienzo de su carrera como fotógrafo, su obra se ha decantado por dar visibilidad a los colectivos más desfavorecidos y por crear con sus imágenes un relato visual vívido e impactante sin demasiados artificios. Con un duro blanco y negro, la obra de este autor transita entre el fotoreportaje y la fotografía naturalista.

Y como idea que impregna todo su trabajo está la dignididad humana. Salgado retrata a los empleados, mineros y recolectores desde un planteamiento puramente humanista que quiere poner en valor su integridad, su fortaleza y su resiliencia.

“Si fotografías a un humano, de manera que no se le represente de forma noble, no hay motivo para hacer la fotografía. Esa es mi forma de ver las cosas”.

Salgado no se abrió paso en esta disciplina hasta tiempo después de haber concluido sus estudios de economía entre Brasil y Estados Unidos, y un doctorado en estadística en Francia. Pero en 1973 su vida dio un vuelco y decidió emprender su carrera como fotógrafo llegando a trabajar en la Agencia Gamma y en Magnum Photos durante más de 15 años hasta que en 1994 fundó su propia agencia Amazonas Imagen.

Con el proyecto “Gold”, el fotógrafo retrata una dura realidad que se sucede en la mina de Serra Pelada, nombre dado a un enclave minero totalmente devastado y excavado de manera anárquica, la mayor mina de oro a cielo abierto del mundo, por la que pasaron más de 50.000 personas. Al calor de las leyendas sobre el misterioro Dorado, el fervor por este metal precioso llevó a desarrollar prácticas de explotación extenuantes para los trabajadores y a originar relatos de pena y gloria, de victoria y derrota humanas entre la tierra, los túneles y los cestos de carga.

La exposición del CEART reúne el porfolio completo de Salgado en su característico blanco y negro y con fotografías de gran formato que no dejan a nadie indiferente.